María Jesús Montero, ministra de Hacienda, aplaudida en un mitin en Sevilla el mes pasado.

María Jesús Montero, ministra de Hacienda, aplaudida en un mitin en Sevilla el mes pasado. Flickr

España ELECCIONES GENERALES

Sánchez tendrá que imponer a Montero frente a Díaz si quiere que encabece la lista por Sevilla

Los cercanos a Sánchez: Montero queda novena entre la militancia; Celis, décimo. Salazar logra siete votos en su agrupación. Guirao, ninguno en Almería. 

Noticias relacionadas

Según el alcalde de Dos Hermanas (Sevilla), Quico Toscano, el PSOE de Andalucía, en el que milita, está "echando un pulso" al presidente del Gobierno. El veterano alcalde es una de los principales aliados de Pedro Sánchez en Andalucía, pero estos días ha asistido atónito al desarrollo de las asambleas locales en los que los militantes proponen los nombres que quieren que sean sus candidatos al Congreso y al Senado. 

Según Toscano, adversario interno de Susana Díaz, la dirección regional del partido debería haber "puesto orden", pero "tristemente hay miopía y no hay generosidad" por parte de ésta, según declaró a Europa Press. 

¿A qué se refiere Toscano? Los militantes no están incluyendo en masa los nombres de los aspirantes que Ferraz ya ha anunciado que irán en las listas. El ejemplo más notable está en la propia provincia de Sevilla, donde la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, está llamada a encabezar la candidatura. Montero es una ministra en claro ascenso en el Gobierno y goza del favor de Sánchez.

Aunque ella es querida en Sevilla, los militantes están optando por otros nombres como el de los diputados Antonio Pradas o Carmen Cuello, en la actualidad diputados en el Congreso, con una intensa vida orgánica en la provincia y cercanos a Díaz. Así ocurrió en las asambleas locales celebradas el lunes y, según fuentes socialistas, también en las del martes. "No es que María Jesús no esté saliendo. No es cierto. Hay militantes que la están proponiendo y así se hará constar", explican fuentes del PSOE andaluz. Lo que pasa es que no son mayoría. 

Guirao, ni un voto en Almería

Igual paso están llevando otros cercanos al presidente, como Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, delegado del Gobierno en Andalucía, o Francisco Salazar, asesor en Moncloa. Este último ha logrado "ni más ni menos que siete votos" en su agrupación de Montellano (Sevilla), a pesar de que fue alcalde cinco años y también secretario general de la agrupación socialista. El ministro de Cultura, José Guirao, no ha recibido ningún voto de los militantes en la agrupación de la capital de Almería, pero está llamado a encabezar la lista. 

Aún con el recuento parcial, Pradas, que lideró la lista en 2015 y 2016, era el más votado en la noche del martes. La ministra de Hacienda y el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis quedaron en los puestos diez y once, respectivamente, según fuentes socialistas.

Así funcionan las votaciones

El sistema de votación indica que cada asamblea local ha de proponer los nombres que decidan los militantes. Ordenados por votos, se remitirán a la Ejecutiva provincial, que es la que elaborará la lista definitiva. La provincia es la circunscripción electoral, por lo que tiene sentido que en los órganos de decisión del partido en ese ámbito se deposite parte del peso de la decisión.

Después, los órganos autonómicos del partido ratifican esas propuestas, generalmente sin cambios, antes de remitirlas a la Comisión federal de Listas, un órgano donde los más cercanos a Sánchez son mayoría. Es ahí donde, con toda probabilidad, el órgano federal corrija la decisión provincial, algo que después será ratificado por la Ejecutiva y el Comité Federal. 

Ferraz ya ha anunciado que Montero será la número 1 por Sevilla y, en realidad, en San Vicente, sede del PSOE regional, lo dan por hecho. En juego están los demás puestos en las listas. Y Díaz aspira a que se incluyan, con el aval de la militancia, cuantos más cercanos a ellos, mejor. En cualquier caso, se da por hecho que Montero encabezará por Sevilla, José Guirao, ministro de Cultura, por Almería, Luis Planas, de Agrigultura, por Córdoba, y Fernando Grande-Marlaska, de Interior, por Cádiz, a pesar de que no tiene ninguna vinculación conocida con la provincia. 

El PSOE se encuentra, de nuevo, entre dos legitimidades: la de los militantes que eligen en las asambleas locales y la de la Comisión de Listas del partido, un órgano elegido por un congreso, donde también participaron los militantes a través de delegados. Pero, según Toscano, hay "batallitas" e "interés partidista y localista" a la hora de hacer las listas. Y, según los partidarios de Sánchez, el equipo de Díaz ha hecho saber a los militantes cuáles son los nombres que prefiere la Ejecutiva regional. Es decir, que los socialistas más cercanos a Sánchez denuncian juego sucio por parte de Díaz y los partidarios de la líder regional denuncian que Sánchez no quiere respetar el resultado de la democracia interna.