El comisario José Manuel Villarejo.

El comisario José Manuel Villarejo. EFE

España OPERACIÓN TÁNDEM

La red internacional del 'caso Villarejo': cuentas en Beirut, empresas en Arabia Saudí y terrenos en Brasil

Asuntos Internos y la Fiscalía Anticorrupción encontraron también pruebas de una red de sociedades en Rumanía para inversión inmobiliaria.

La madeja de cuentas, sociedades e inversiones en paraísos fiscales y territorios remotos que la Audiencia Nacional investiga en la llamada operación Tándemya conocida como caso Villarejo, se extiende desde Brasil hasta Rumanía pasando por territorios opacos y balnearios fiscales como Uruguay, Suiza o Bielorrusia.

Según la documentación a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, en el registro de la oficina y el domicilio del excomisario José Manuel Villarejo tras ser detenido, los agentes localizaron numerosa información sobre cuentas bancarias en el extranjero, inversiones inmobiliarias y operaciones financieras que la Justicia trata de desentrañar. El primer paso en la investigación es determinar si la documentación pertenece a los negocios personales de Villarejo o responde a alguno de los trabajos policiales que realizaba para el Ministerio del Interior

La investigación a Villarejo, en primera instancia de Blanqueo de Capitales y más tarde de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía, truncó sus planes para fundar varias sociedades en Arabia Saudí, según la documentación encontrada. A través de esas sociedades pretendía cerrar -como él mismo explicaba a Enrique García Castaño en uno de los audios que obra en el sumario- la venta de un terreno para la creación de un centro comercial. Con ese fin viajó en distintas ocasiones a Riad.

En el registro los agentes también localizaron, por ejemplo, varios talonarios de cheques de una sucursal del BBVA en Uruguay, un listado de saldos de cuentas en el HSBC o información financiera sobre un depósito en el Credit National S.A.L. de Beirut (Líbano).

Inversiones en Brasil o Rumanía

Otro de los legajos incautados por la Policía Nacional en su despacho correspondía a información sobre una cuenta en el ING Bank de Holanda. En uno de los cajones de la oficina, ubicada en la planta novena de la Torre Picasso de Madrid, apareció también una tarjeta de visita a la atención del presidente de la República de Bielorusia, considerado uno de los principales paraísos fiscales de Europa. 

Según los informes policiales del caso, el excomisario guardaba además información sobre normativa y legislación de Delaware (EEUU). Este Estado es uno de los mayores paraísos fiscales del planeta, ya que su normativa permite que el accionariado de las sociedades que allí se inscriben sea prácticamente opaco y que el pago de impuestos para sociedades que operan en el extranjero sea nulo.

Además, la Policía también dio con un dossier sobre un proyecto inmobiliario en Brasil. Un programa de viviendas sociales para personas desfavorecidas llamado Minha Casa Minha Vida dependiente del Gobierno Federal brasileño. 

Por otro lado, los miembros del equipo de Asuntos Internos de la Policía localizaron información sobre 11 sociedades abiertas en Rumanía de las que cabe analizar su accionariado y sus beneficiarios, y seis certificados de tasaciones sobre terrenos en el mismo país, que vive desde hace años una subida de precios que le ha convertido en objetivo de los inversores inmobiliarios internacionales.