Pablo Casado, presidente del PP.

Pablo Casado, presidente del PP. PP

España

Casado se aleja de Vox: Si pretenden retirar la ley de violencia de género, Susana seguirá en el poder

Pablo Casado ha intentado alejarse del discurso de Vox este martes y ha señalado que no cederá a la petición del partido de Santiago Abascal para derogar la ley de Violencia de Género en Andalucía, como condición para apoyar el pacto de Gobierno con Ciudadanos en Andalucía. "Si la legislatura depende de eso yo creo que Vox va a tener muy difícil explicar a los ciudadanos que Susana siga en el poder por querer retirar las ayudas a las mujeres víctimas de violencia de género", ha asegurado.

Pablo Casado considera que sus declaraciones la pasada semana "fueron tergiversadas" y que "el compromiso del PP con la violencia de género es innegable". "Lo que dijimos es que queremos ampliar ese compromiso a todas las víctimas de violencia. La ley de violencia de género es compatible con la protección de las víctimas de violencia doméstica", ha dicho en una entrevista en Onda Cero.

Preguntado sobre si considera que la ley de violencia de género discrimina a los hombres, como ha señalado Vox en varias ocasiones, Casado ha contestado que no conoce en profundidad la ley de violencia de género y que "si hay alguna ley que discrimina por género, sería discriminatoria" pero que "en España lo que hay es una situación de mujeres víctimas de malos tratos que tienen que seguir apoyándose".

Egea pide "centrarnos en elegir al presidente andaluz"

El secretario general del partido, Teodoro García Egea, también se ha mostrado este martes crítico con la postura de Vox. "No podemos debatir leyes por Twitter y derogarlas en platós de televisión", ha reclamado. Sólo admitirán posturas en torno a un texto ya escrito y articulado para "enmendar o mejorar" la legislación actual. "Deberíamos tener más sensibilidad, estamos hablando de dramas familiares que se viven en el seno de un hogar".

García Egea ha tratado de añadir más presión a los de Santiago Abascal para conseguir el apoyo a Juanma Moreno en Andalucía y que sea el primer candidato en someterse a la investidura, dejando la violencia de género atrás y "centrándonos en elegir al presidente de la Junta de Andalucía".

"Que el 16 de enero no hubiese investidura sería una mala noticia para todos. Un mal presagio, una muestra inequívoca de que las negociaciones no van bien, un serio riesgo ante el desastre de que Susana Díaz sea presidenta", ha indicado el secretario general popular. Por eso, les ha pedido "que faciliten este Gobierno, que trabajemos como hemos hecho hasta ahora". 

Las autonomías, la mayor discrepancia con Vox

Pablo Casado también ha repasado sus discrepancias con Vox, de quienes ha admitido que no le gustan algunos puntos del programa como "la supresión de las Autonomías". Sin embargo, señala que todo lo que el partido de Abascal propone para Andalucía "está dentro de la Constitución" y destaca que "suprimir el Senado es igual de anticonstitucional que suprimir las Autonomías", por lo que no acepta "lecciones de la izquierda". 

Sobre los Presupuestos, que Sánchez ha anunciado que presentará en el Congreso el próximo viernes, Casado se ha mostrado abierto a negociar, aunque recalca que "la línea que ya ha anunciado va completamente en contra de lo que plantea el PP" y añade "esos Presupuestos responde a un pacto con Podemos" y "una línea ideológica radical en vez de seguir por la senda de crecimiento".

"Yo me he mostrado dispuesto a negociar los Presupuestos en los momentos posteriores a la moción de censura y si cumplían tres requisitos: respetar la senda de déficit, bajar los impuestos y reducir la deuda pública. Y nada de eso se ha mantenido", ha dicho.

Casado considera que este viernes Sánchez volverá a "poner de manifiesto sus apoyos en el Congreso" pactando "con Podemos y los independentistas".