Nadia Calviño, en una imagen de archivo.

Nadia Calviño, en una imagen de archivo.

España PRESUPUESTOS

El Gobierno ya rebaja sus previsiones de crecimiento en una décima (y aún no ha empezado a gastar)

  • El Gobierno estima que España crecerá ahora un 2,6% en 2018 y un 2,3% en 2019.
  • Calviño lo atribuye a la bajada de la demanda externa pero asegura que los Presupuestos cumplirán con los compromisos europeos. 
  • La previsión del déficit se mantiene en un 1,8% aunque el Congreso sólo autoriza un 1,3%. 

Noticias relacionadas

La desaceleración económica ya está aquí. La ministra de Economía, Nadia Calviño, ha confirmado una ralentización del crecimiento previsto por el Gobierno, que ha rebajado sus previsiones respecto a las estimaciones que confirmó en julio. 

Así, la economía española no crecerá un 2,7% en 2018, como había previsto el Gobierno de Mariano Rajoy y confirmó al llegar el de Pedro Sánchez. Lo hará una décima menos, el 2,6%. Lo mismo ocurrirá en 2019, cuando el crecimiento será del 2,3%. 

La revisión ha conllevado cambios en los principales indicadores que Calviño ha justificado para redactar sobre estas bases unos Presupuestos que se guíen por un criterio "prudente" y "realista".

La demanda externa está en la base de esta ralentización, según ha explicado Calviño, que ha asegurado que España cumplirá con sus compromisos europeos en materia de consolidación presupuestaria.

La ministra ha informado de esos objetivos en la rueda de prensa posterior a un Consejo de Ministros extraordinario para aprobar el cuadro macroeconómico de los Presupuestos tras el pacto alcanzado con Podemos el viernes. La documentación será ahora remitida a Bruselas, que debe valorar si las grandes cifras de los Presupuestos cumplen la legislación y directrices comunitarias. 

A partir de aquí, el Gobierno tendrá que presentar el proyecto de Presupuestos completo, es decir, la letra pequeña de los ingresos y gastos que remitirá al Congreso de los Diputados, donde debe convencer a ERC, PDeCAT y PNV para que vean la luz. 

Una senda de déficit (por ahora) imposible

El Gobierno prepara unos Presupuestos con un objetivo de déficit del 1,8% del PIB, cinco décimas más de lo que le autoriza el Congreso de los Diputados y el Senado, donde el Ejecutivo no ha logrado las mayorías necesarias para elevar la previsión actual, del 1,3%. 

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha explicado que en el momento de remitir al Congreso las cuentas lo harán con el objetivo que esté en vigor, pero ha pedido a la Cámara Baja celeridad para tramitar su reforma y dar más oxígeno al Gobierno.

Montero ha aprovechado para criticar que el Presupuesto del año en vigor no cumplía los objetivos de déficit y hubiera dejado un déficit del 2,7% del PIB, por lo que reducirlo del 2,7% al 1,3% hubiera supuesto una contracción de la economía. Según ella, era una "falacia" pensar que en este año se hubiera alcanzado el 2,2% que prometía el Gobierno de Rajoy.