Un periodista de la televisión pública valenciana se niega a preguntar en castellano a una entrevistada que no entiende las preguntas.

Un periodista de la televisión pública valenciana se niega a preguntar en castellano a una entrevistada que no entiende las preguntas. E.E.

España POLÍTICA LINGÜÍSTICA

La TV valenciana se niega a hablar en español a una entrevistada pese a no entender las preguntas

  • Tras pedir cinco veces las preguntas en castellano, la portavoz de Jusapol en Alicante se desespera: "Me estoy quedando a medias. No puedo contestar una pregunta que no entiendo".
  • La cadena pública impulsada por el Gobierno autonómico de Ximo Puig (PSPV) y Mónica Oltra (Compromís) cuesta a los valencianos 55 millones de euros.

"Antes de nada, les pido que me hagan las preguntas en castellano". Así comenzaba sus respuestas una entrevistada en la televisión pública valenciana, que controlan desde el gobierno de la comunidad el PSOE y Compromís. Pero el presentador del canal promovido por Ximo Puig y Mónica Oltra, con sonrisa nerviosa, se negó: "No se preocupe, son 'molt faciletes', no habrá problema", contestó en valenciano el periodista. Pero sí lo hubo. Hasta cinco veces reclamó la portavoz del sindicato policial Jusapol en Alicante, María Victoria, que por favor le preguntaran en la otra lengua oficial de la región. Pero no.

La entrevista versaba sobre la manifestación de la asociación de policías y guardias civiles en Barcelona con motivo del 1-O el domingo pasado. Pero en realidad se centró en los incidentes que provocaron los independentistas CDR que convocaron otra concentración en el mismo escenario y a la misma hora y acabaron reventando la de los agentes.

Además, mientras Victoria trataba de comprender las preguntas, "disculpe, ¿me la puede repetir, que no le he entendido?", la entrevista fue virando hacia si en el Cuerpo Nacional de Policía se había "reflexionado un año después" del referéndum ilegal "por las cargas y la violencia que hubo". El periodista argumentaba esa cuestión "teniendo en cuenta que ustedes se concentraban también en homenaje a sus compañeros que intervinieron en aquella operación".

La TV pública valenciana se niega a preguntar en español a una entrevistada que no entiende las preguntas.

La portavoz de Jusapol pedía una y otra vez que le preguntaran en castellano, para evitar malos entendidos en un asunto tan delicado, más allá del respeto a quien habla una de las lenguas cooficiales en ese territorio autonómico. Sin embargo, el trabajador dela televisión pública repite las cuestiones constantemente en valenciano, removiéndose en la silla del estudio. 

Incluso, a través de las preguntas, el presentador trataba de estigmatizar el acto reivindicativo de Jusapol inquiriendo por las razones de que "esté invitado el partido xenófobo y antieuropeo VOX", a lo que la agente y portavoz de la asociación de policías y guardias civiles respondía que "somos apolíticos, hemos invitado a todos", pero ni el PP ni el PSOE aceptaron.

Ignorando al resto de formaciones políticas que también estuvieron con el sindicato, el periodista insiste: "Sí, pero el líder de VOX intervino en la concentración, ¿compartís ese mensaje ultra, antieuropeo que lanzó el líder de VOX", insiste el periodista...

-Perdone, no le he entendido la pregunta.

-[En valenciano] Sí, que si compartís... porque se puede confundir. Igual no compartís ese discurso xenófobo, ultra y antieuropeo del líder de VOX, que pronunció en esa manifestación. Y es para aclararlo a nuestra audiencia...

-Vamos a ver, le vuelvo a reincidir. Me estoy quedando a medias. No puedo contesar una pregunta que no entiendo.

-[En valenciano] María Victoria, de Jusapol Alicante, muchísimas gracias. Ha quedado claro la posición de los agentes... 

Y en ese momento, sin hacer un mínimo esfuerzo por hacerse entender en castellano como reclamaba la portavoz alicantina de la asociación de miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, el periodista da por terminada la entrevista, ignorando en todo momento los ruegos de su invitada.

Dejando a un lado el incidente idiomático, provocado por la política lingüística forzada por el PSPV y Compromís en "la tele de todos los valencianos y valencianas" -cuyo presupuesto es de 55 millones de euros-, el tono inquisitorial de las preguntas ha provocado no poca indignación en las redes sociales.