Agente de la BRIMO de los Mossos, el pasado sábado en Barcelona.

Agente de la BRIMO de los Mossos, el pasado sábado en Barcelona. Enric Fontcuberta EFE

España PROCESO SOBERANISTA

Indignación entre los mossos: "Los mandos nos han lanzado a los radicales"

Las grietas en el seno de los Mossos d'Esquadra son cada vez más profundas ante el devenir de los acontecimientos políticos. Los agentes demuestran su hastío tras las tensiones que asumieron el pasado sábado en Barcelona, el asalto del Parlament de este lunes y las manifestaciones públicas del presidente catalán Quim Torra, en las que apoyaba la labor de los Comités de Defensa de la República (CDR). "Nos han lanzado a los radicales", es el lamento que se escucha en ciertos estamentos del cuerpo autonómico.

La reivindicación es especialmente fuerte dentro del Área de Brigada Móvil de los Mossos, más conocida como BRIMO. En otros términos, los antidisturbios de la Policía catalana. Son ellos los que se enfrentaron a los radicales que el sábado provocaron algaradas en Barcelona. Según explican, aguantaron gritos y ofensas, incluido el lanzamiento de pintura y proyectiles.

Desde la unidad se escuchan voces que cargan contra la ambigüedad de los mandos de los Mossos, aconsejando su inhibición en algunos casos y ordenando su intervención en otras. También se refieren a la mala comunicación con Policía Nacional y Guardia Civil, que desemboca en "agujeros de seguridad" difíciles de atender. Entre ellos, situaciones como las que se vivieron este lunes, a última hora, en el Parlament, cuando los Mossos se encerraron en el Parlament ante la presión de los radicales.

Agresión tras la manifestación en Barcelona

Esa mala organización, siempre siguiendo las conclusiones a las que han llegado estas voces de los Mossos d'Esquadra, hace que las situaciones de tensión con los radicales estén peor atendidas que si hubiera una unidad de criterio. Vuelven a poner como ejemplo los sucesos del pasado sábado, cuando en Barcelona se manifestaron miembros y simpatizantes de Jusapol (organización que recoge reivindicaciones de la Policía Nacional y Guardia Civil).

Los asistentes a la convocatoria exigían la equiparación salarial con otros cuerpos policiales autonómicos y expresaban su apoyo a los agentes desplegados en Cataluña el 1 de octubre de 2017. En determinados puntos se encontraron con los radicales, que les abroncaron y cortaron el paso. También se registraron agresiones. Los agentes de la BRIMO, denuncian, se encontraban entre dos aguas.

¿Cómo cargar contra miembros de una organización, los CDR, a los que Quim Torra les dice que "hacen bien en apretar"? Ese es el mensaje que el presidente catalán dirigió a los CDR en este 1 de octubre, en una jornada en la que se produjeron cortes de carreteras y calles, y sabotajes en los peajes. Tampoco faltaron los ataques a los Mossos con huevos con pintura y polvos de colores.

A lo largo de la jornada, los CDR anunciaron a través de sus redes sociales que declaraban la guerra a los Mossos d'Esquadra: "Al fascismo se le combate. Otra vez vienen a provocar. Otra vez los Mossos se han equivocado", indicaban los CDR en Twitter.

Esas tensiones políticas y sociales han propiciado un malestar entre los mossos que es creciente. "Nos preocupa hacia donde va todo este camino, porque no le vemos un fin", señalan estas fuentes en conversación con EL ESPAÑOL. Consideran que en juego, juegos políticos aparte, está su propia seguridad.