Pedro Sánchez y Begoña Gómez, su esposa, este fin de semana en Los Ángeles (EEUU).

Pedro Sánchez y Begoña Gómez, su esposa, este fin de semana en Los Ángeles (EEUU). BALLESTEROS Agencia EFE

España RIVAL DE CARMENA

Sánchez, sin candidato para Madrid, retrasará las primarias hasta enero

  • La Ejecutiva regional tiene previsto elevar a la Federal la excepción al proceso, que para el resto de municipios se desarrollará entre octubre y noviembre. 
  • Malestar en las bases por la tardanza en el diseño de una campaña autónoma y la posibilidad de que se resuelva con un nuevo paracaidista designado por Sánchez. 
  • Los ministros Reyes Maroto (Industria) y Grande-Marlaska (Interior), Rodríguez Uribes (delegado del Gobierno) o Pilar Llop (delegada contra la violencia machista), en las quinielas.

Pedro Sánchez sigue sin candidato para la alcaldía de Madrid y por ese motivo tiene previsto retrasar a enero la celebración de elecciones primarias para la capital. Está previsto que el PSOE celebre en la Comunidad de Madrid primarias para elegir a sus cabezas de cartel para 2019 entre los meses de octubre y noviembre, por lo que el proceso de la capital se desmarcaría del resto de los municipios. 

Esa es la previsión con la que trabaja la Ejecutiva regional, liderada por José Manuel Franco, y que formalmente aprobará Ferraz. El retraso pretende dar más tiempo al presidente del Gobierno y secretario general del PSOE para que pueda proponer un candidato y se justificará por la importancia estratégica de la capital. "Madrid es muy importante y tenemos que acertar. Aún tenemos tiempo", explican fuentes de la dirección socialista. 

Sin embargo, en las bases del PSOE madrileño se extiende el malestar por no contar ya con un candidato mientras los demás partidos ya calientan motores para la cita con las urnas. La actual alcaldesa, Manuela Carmena, ha decidido ya presentarse a un segundo mandato, aunque la lista de personas que le acompañe será motivo de intensas negociaciones por su decisión de superar la dinámica de partidos o plataformas en favor de una agrupación de electores. El PP elegirá a su candidato entre octubre y noviembre, mientras que Ciudadanos ya despliega un discurso de precampaña con la actual portavoz municipal, Begoña Villacís, al frente. 

El otro gran candidato socialista en Madrid, Ángel Gabilondo, fue confirmado en junio, un año antes de las elecciones autonómicas, que coinciden con las municipales en la fecha: 26 de mayo de 2019.

Las quinielas

Sánchez no parece tener muy clara su apuesta para Madrid y entre los nombres que circulan están el de Reyes Maroto, ministra de Industria y hasta su llegada al Gobierno, diputada en la Asamblea de Madrid. El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes, es mencionado habitualmente en las quinielas. Recientemente se ha añadido el de Pilar Llop, delegada del Gobierno para la lucha contra la violencia machista, y también se menciona al titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska.

El nombre de Cristina Narbona, presidenta del PSOE y a quien más de uno compara con la propia Carmena, ha dejado de sonar por sus reiteradas negativas a ser considerada aspirante. Sin embargo, en las últimas primarias para el liderazgo regional, era la única que concitaba el respaldo de todos los candidatos enfrentados.  

El silencio de Sánchez genera inquietud

Lo cierto es que no hay ninguna indicación de lo que pretende Sánchez y nadie da excesiva credibilidad, más allá de que suenen como posibilidad, a todos esos nombres. Y ese es, precisamente, uno de los problemas.

Tanto en la Ejecutiva del PSOE madrileño como en sectores de las bases consultados por EL ESPAÑOL se da por hecho que será Sánchez quien decida. De ahí el retraso a enero. Eso desvirtúa simbólicamente el proceso de primarias, que exige que el candidato compita con otros incluso si es independiente y no tiene carné socialista. Pero una vez hable Sánchez, probablemente a nadie le queden ganas de dar la batalla.

"Estamos en un momento muy complicado porque nos están poniendo muy difícil sacar adelante este Gobierno, por lo que lo último que necesitamos es nuevas peleas entre nosotros", explica un candidato potencial a las primarias.

Temor a otro dedazo fallido

El criterio de Sánchez es capital y dirigentes del PSOE confiesan que temen un "dedazo, como se ha venido haciendo hasta ahora, como hacía Zapatero, que salga como los anteriores", según explica uno de ellos. Se refiere a las candidaturas de Trinidad Jiménez (2003), Miguel Sebastián (2007) y Jaime Lissavetzky (2011), todos designados por el expresidente del Gobierno.

En 2015 el candidato fue Antonio Miguel Carmona, apoyado por la dirección nacional y la regional, entonces encabezada por Tomás Gómez. No tuvo que someterse a primarias porque el otro aspirante, Enrique del Olmo, no reunió los avales necesarios. 

De momento, en el PSOE se guarda silencio a la espera de la decisión de Sánchez, pero ni él ni Franco han puesto muy fáciles las cosas al elegido, ya que en los medios de comunicación han aparecido informaciones que señalan que ambos sugirieron a Carmena que debía presentarse a un segundo mandato. Así es difícil presentar un proyecto autónomo y ganador, se resignan algunos socialistas madrileños. 

Posible recuperación del PSOE

En el PSOE se confía en varios elementos para mejorar los 9 de los 57 concejales del pleno. Por una parte está el efecto del Gobierno socialista, que puede reanimar al electorado que se decantó por Carmena. Por otra, la erosión de la ilusión que supuso en 2015 Podemos y la propia Carmena, que ya sabe las limitaciones de gobernar. Por último, los socialistas esperan que se premie la labor del grupo municipal durante estos años, liderado por Puri Causapié, que ha mantenido el equilibrio entre la oposición a Ahora Madrid y el apoyo a Carmena frente al PP y Ciudadanos.

En 2015, Ahora Madrid logró 20 concejales. Junto al PSOE suman 29, tan solo uno más que los 28 de PP (21) y Cs (7), por lo que los cuatro partidos se preparan para una reñida competición. El PSOE madrileño espera encararla como una competición virtuosa con Carmena para llegar a sectores complementarios y reeditar el acuerdo de gobierno.