Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en una imagen de archivo.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en una imagen de archivo. Javier Lizón Agencia EFE

España NEGOCIACIÓN DE LOS PGE

Iglesias exigirá a Sánchez la política económica más de izquierdas de la democracia

Daniel Basteiro Alberto Lardiés

Pablo Iglesias comienza el curso dispuesto a pasar de colaborador necesario a cerebro intelectual de la acción de Gobierno de Pedro Sánchez. El líder de Podemos se reúne este jueves con el presidente del Gobierno en el Palacio de la Moncloa decidido a recuperar el peso político perdido desde que la polémica por su nueva vivienda ensombreció la credibilidad de su estrategia y el nacimiento de sus hijos de forma prematura lo obligó a concentrarse durante dos meses en su vida personal. 

Iglesias llega a la Moncloa decidido a hacer valer los 67 diputados de su grupo parlamentario sin los que el PSOE (con 84) no puede sacar adelante prácticamente ninguna medida adelante. El partido morado tiene previsto incorporar un buen número de medidas sociales y económicas, como ha avanzado el propio Iglesias.

Entre las medidas estará una intervención del mercado eléctrico ante las recientes subidas del precio de la energía. "Si el Gobierno quiere entenderse con nosotros hay que cortar el paso a los abusos de las eléctricas", dijo este miércoles.

Iglesias condicionará el apoyo a Sánchez a un plan social y económico

Las propuestas de Podemos

El grupo parlamentario liderado por Iglesias ya ha advertido una y otra vez al Gobierno, tanto en público como en privado, que su apoyo a los Presupuestos pasa por la adopción de una política económica completamente novedosa. Pablo Echenique, que condujo las negociaciones en ausencia del líder de Podemos, insiste en que "hay que dejar atrás la austeridad". 

De hecho, el documento base de Unidos Podemos se llama "Dejar atrás la austeridad". Y contiene numerosas propuestas que chocan tanto con la política económica del desaparecido Gobierno de Rajoy como con las posiciones del PSOE de estos últimos años en varios temas de calado. 

Entre otras cosas, Unidos Podemos plantea un impuesto a la banca, un tipo mínimo efectivo de sociedades del 15% -ambas opciones ya aceptadas por el Gobierno-, un impuesto de solidaridad de las grandes fortunas, la eliminación de las sociedades de inversión de capital variable (sicav), la supresión de las deducciones fiscales de los planes de pensiones privados el o incremento del tipo marginal del IRPF en los tramos más altos. En esto último parece haber acuerdo.

Para mejorar los ingresos de la Seguridad Social, Podemos y sus socios más cercanos abogan por anticipar el incremento del salario mínimo interprofesional a 1.000 euros, que los autónomos coticen en relación con los ingresos, luchar contra el fraude en cotizaciones, destapar la base máxima de cotización o eliminar bonificaciones.

Asimismo, Unidos Podemos exige derogar las leyes que reformaron la sanidad -que implicó los copagos farmacéuticos para pensionistas-, la educación -que redujo las becas y permitió la subida de tasas universitarias- y de fomento de la competitividad -que supuso la "práctica destrucción" del sistema de dependencia-. Y pide la derogación de parte del real decreto que redujo la prestación por desempleo y empeoró las condiciones de los contratos a tiempo parcial.