Teresa Cunillera, en un acto reciente como delegada del Gobierno en Cataluña.

Teresa Cunillera, en un acto reciente como delegada del Gobierno en Cataluña. Toni Albir Agencia EFE

España CATALUÑA

Cunillera, tras el escrache al juez Llarena: "No le faltó protección en ningún momento"

  • La delegada del Gobierno en Cataluña lamenta que "este tipo de situaciones impiden el desarrollo normal de la convivencia".
  • "El ciudadano Llarena tiene el derecho a cenar con quien quiera y donde quiera. ¡Sólo faltaría!".
  • Uno de los testigos del escrache: "Venían de cacería"

La delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, cree que escraches como el sufrido en la noche del sábado por el juez Pablo Llarena, que instruye el sumario por el que están encausados 25 dirigentes y referentes independentistas, son situaciones "desagradables porque impiden el desarrollo normal de la convivencia" pero asegura que el magistrado estuvo protegido gracias al dispositivo que le acompaña habitualmente. 

"Al juez Llarena no le faltó protección en ningún momento", explica Cunillera, responsable en Cataluña de las fuerzas de seguridad del Estado, en una entrevista concedida a EL ESPAÑOL que será publicada íntegramente en la Edición de la noche de este lunes. 

La delegada, una política veterana que tiene como una de sus principales misiones cimentar el diálogo entre la Generalitat y el Gobierno central, lamenta el incidente por el que un grupo de personas se dirigieron a un restaurante de Palafrugell (Girona) en el que este sábado cenaba el magistrado junto a un grupo de amigos, entre los que estaba el presidente del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz.

Reproche político al 'escrache' a Llarena en Palafrugell

Grupos autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR) difundieron el emplazamiento del restaurante con la ayuda del expresident Carles Puigdemont, que también se hizo eco en redes sociales. El resultado fue un escrache y que el magistrado, que mantiene en prisión provisional a exdirigentes como Oriol Junqueras o Jordi Turull, tuviese que salir escoltado del establecimiento entre gritos. 

Insultos de separatistas contra el juez Llarena en Gerona

"El ciudadano Llarena tiene el derecho a cenar con quien quiera y donde quiera. ¡Sólo faltaría!", advierte Cunillera. 

La delegada del Gobierno también se reafirma en las declaraciones hechas la semana pasada en las que, desde el respeto a la decisión del juez, expresa como punto de vista personal que preferiría que los políticos presos estuvieran en la calle. 

"Humanamente me siento concernida por la situación", asegura. "Respeto absolutamente la decisión del juez. Absolutamente. Pero a mí, humanamente, me toca la situación, como delegada del Gobierno y como persona. Creo que mucha gente comparte lo que digo", augura. 

La entrevista completa estará disponible para suscriptores este lunes por la noche en la Edición y este martes se ofrecerá en abierto para todos los lectores.