El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, este viernes en Moncloa.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, este viernes en Moncloa. Efe

España TERRORISMO

Rajoy convoca el pacto antiterrorista como coartada para abordar el acercamiento de presos

PSOE, Podemos y los gobiernos del País Vasco y Navarra apuestan por trasladar a los reos etarras. 

Alberto Lardiés Ana I. Gracia

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunciaba este viernes que pronto se convocará el Pacto Antiterrorista para abordar la situación resultante tras la disolución de ETA. La gran cuestión pendiente ahora mismo es qué ocurrirá con los presos de la banda terrorista. Es seguro que en la reunión del citado Pacto varios partidos, entre ellos PSOE y Podemos reclamarán al Ejecutivo que acerque a los reos.  

Rajoy quiso que este viernes, cuando ETA asumió por fin su derrota, las protagonistas de su declaración institucional fueran "las 853 víctimas" que la banda terrorista "asesinó en 50 años". El jefe del Ejecutivo compareció ante los españoles para recordar "una a una a las víctimas". "Es el homenaje que hoy se merecen".

Rajoy asegura que las condenas se seguirán cumpliendo y no habrá "impunidad"

Delante de la vicepresidenta y el ministro del interior, anunciaba que Juan Ignacio Zoido convocará próximamente a los representantes de aquellas formaciones políticas que forman parte del Pacto Antiterrorista para abordar el final de ETA. Fuentes gubernamentales subrayaban que "la política de dispersión", decisiva para derrotar a la banda terrorista, "no va a cambiar".

Que se muevan otros

Rajoy pretende que los partidos que sí apuestan por un acercamiento de presos a cárceles de País Vasco o alrededores pongan encima de la mesa la cuestión. El Gobierno "seguirá aplicando la ley", es decir, la conocida como vía Nanclares: que cada preso, "de forma individualizada, siempre que haya arrepentimiento, pida perdón y colabore con la Justicia", pueda recibir un beneficio particular.

Es evidente que la gran cuestión pendiente sobre el final de ETA es qué ocurrirá ahora con sus presos. Esa es la gran demanda de la organización extinta y de su entorno, como se vio este viernes en el acto que selló en Francia el fin de la banda. Sin duda, el asunto se abordará en la citada reunión del Pacto Antiterrorista, para la que todavía no hay fecha. 

El PSOE y Podemos ya han dejado claro que apuestan por el acercamiento de los reos de ETA a cárceles del País Vasco y regiones colindantes. En esa línea, este mismo viernes los gobiernos nacionalistas de Euskadi y Navarra reclamaron a Rajoy que se sume a una mesa en la que estén los tres ejecutivos. Los presidentes autonómicos Uxue Barkos e Íñigo Urkullu presionaban así al Ejecutivo.

Este último decía esta misma semana que Rajoy "es sensible" a un cambio en la política penitenciaria. Y, cuando tantos actores diferentes lo reclaman, el Gobierno tendrá más fácil vender el acercamiento entre su electorado. Una coartada perfecta y construida por otros para acometer el hipotético proceso de acercamiento -sin excarcelaciones ni privilegios- de presos de ETA. 

Agradecimientos del Gobierno

Más allá de hipótesis de futuro, en este día histórico en que se confirmó el fin definitivo de ETA, Rajoy quiso subrayar también el esfuerzo de todos aquellos que han contribuido a que triunfe el Estado de Derecho. El jefe del Ejecutivo agradeció a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado su sacrificio.

También se refirió al trabajo de jueces, fiscales y periodistas que pelearon para erradicar el terrorismo; a la Corona y a todos los presidentes del Gobierno sin distinción: "Todos se desvivieron en la lucha contra el terrorismo. Todos sufrieron la misma indignación y el mismo dolor ante tantos atentados".