Albert Rivera, en Buenos Aires este jueves.

Albert Rivera, en Buenos Aires este jueves. Efe

España TERRORISMO

Ciudadanos se queda solo en su rechazo al acercamiento de los presos de ETA

Rivera reclama a la banda que colabore con la justicia. Rajoy deja abierta la posibilidad del final de la dispersión. Urkullu dice que el jefe del Ejecutivo es "sensible" a aproximar a los reos. 

Ciudadanos es el único partido que se opone sin fisuras a un acercamiento de los presos de ETA a cárceles del País Vasco tras el anuncio de la disolución de la banda terrorista. La formación que preside Albert Rivera está en contra de cualquier cambio en la política penitenciaria sobre los reos etarras. En cambio, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, apelaba este jueves a "aplicar la ley" pero no descartaba tajantemente los acercamientos. Y, por su parte, PSOE y Podemos ven con buenos ojos el final de la política de dispersión de los reclusos de ETA. 

Josu Ternera pone voz al último comunicado de ETA sobre "el final de su trayectoria"

Rivera, de visita oficial en Buenos Aires (Argentina), no se refería directamente al acercamiento de presos a cárceles del País Vasco y comunidades limítrofes. Pero ahuyentaba esa opción al afirmar, en línea con lo que argumentan los colectivos de víctimas del terrorismo, que ETA también debe "pedir disculpas a la sociedad" y colaborar con la Justicia para esclarecer los más de 350 asesinatos que todavía están sin resolver.

"Lógicamente es una buena noticia para todos los españoles, sobre todo para las víctimas, que se ponga fin definitivo al terrorismo de ETA, pero también quiero denunciar que le pedimos a ETA que colabore con los más de 350 casos que hay sin resolver", afirmaba el presidente de Cs en la capital argentina. Por si había alguna duda, fuentes del partido naranja remarcan que no se plantean ningún cambio en la política penitenciaria actual.  

Rajoy sobre ETA: "No desaparecen sus crímenes"

Durante una visita a La Rioja, el presidente del Gobierno también arremetía con dureza contra ETA. Pero, eso sí, dejaba abierta la posibilidad del acercamiento de presos. Porque aseguraba que, diga lo que diga la banda, "la única política de futuro en materia antiterrorista, como siempre, es aplicar la ley, que para eso está. Y que nadie -ha subrayado- se llame a engaño". 

¿Qué es "aplicar la ley"?

En puridad, "aplicar la ley" también comprende un acercamiento de los presos de ETA a cárceles vascas. De hecho, este mismo jueves el lehendakari, Íñigo Urkullu, afirmaba en una entrevista a El País que "Rajoy es sensible a un cambio en la política penitenciara" que afecta a los reos de la organización que anuncia su final definitivo

ETA anuncia su disolución definitiva sin perdón ni arrepentimiento

La batalla política por este asunto está servida en el centro derecha. Ya semanas atrás el propio Rivera advirtió al Gobierno diciendo que no apoyaría los Presupuestos Generales del Estado si había contrapartidas negociadas con el PNV como privilegios de los presos etarras

¿Está el acercamiento de reclusos sobre la mesa? 

Mucho se ha especulado en los últimos dos años con la posibilidad de que el Gobierno de Rajoy acabe acercando a los presos de ETA a prisiones de País Vasco y colindantes a cambio de la disolución de la banda criminal. ¿Está realmente el acercamiento de reclusos sobre la mesa de negociación entre el PNV y el Ejecutivo? De las palabras de Urkullu se deduce que sí. Pero también parece obvio que este asunto no se vinculó a la negociación sobre los Presupuestos

Algunas voces del propio Partido Popular, como la de Borja Sémper, portavoz de la formación en el Parlamento vasco, apuntan a cambios en la política de dispersión si ETA desaparece de forma definitiva. Por ejemplo, un año atrás Sémper afirmó que si se producía la disolución, "la política de dispersión cambiaría en 48 horas". Sin embargo, los portavoces nacionales de los populares, como Rafael Hernando o Fernando Martínez-Maillo, siempre apuntan en la dirección opuesta: "Ni acercamiento ni privilegios".  

En el PSOE y Podemos sí son proclives al acercamiento -no a la liberación o privilegios- de los presos de ETA. Las formaciones nacionalistas catalanas tampoco se han manifestado en contra de esta posibilidad. Y, así las cosas, parece que Ciudadanos es el único partido que se opone a esta hipotética medida que también censuran los principales colectivos de víctimas del terrorismo.