Teresa Rodríguez durante un mitin, en una imagen de archivo.

Teresa Rodríguez durante un mitin, en una imagen de archivo. Efe

España HACIA 2019

Teresa Rodríguez 'reta' a Iglesias con su apuesta para Podemos Andalucía

La secretaria general del partido en Andalucía defiende unos postulados contrarios a los planes de la dirección nacional. ¿Marca propia o una nueva para 2019? 

Las relaciones políticas entre Pablo Iglesias y Teresa Rodríguez no pasan por su mejor momento. El secretario general de Podemos propone que todas las candidaturas en las que esté su partido en las elecciones autonómicas y municipales de 2019 lleven el nombre "Podemos". La secretaria general de Podemos Andalucía se está rebelando contra esa directrices y pretende concurrir a las urnas creando un nuevo partido junto a sus aliados que no utilice la impronta de la formación de los círculos. O, al menos, eso temen fuentes de la dirección de Podemos. 

En el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos, máximo órgano entre asambleas, celebrado el pasado 10 de marzo en Madrid, Iglesias anunció la convocatoria de una consulta a las bases sobre la utilización del nombre "Podemos" en los comicios locales y regionales del próximo año. Al contrario de lo que se había especulado, el plan de la dirección Podemos es mantener la denominación originaria en dicha cita con las urnas, incluso en las marcas electorales que se generen junto a sus confluencias, como IU, Equo, En Marea o En Comú. 

Rodríguez, dispuesta a aspirar a liderar candidatura con IU

Choque en el CCE

Como era de esperar, Iglesias y Rodríguez discreparon sobre esta cuestión en el Consejo Ciudadano. Fue una reunión a puerta cerrada. Tal y como había adelantado EL ESPAÑOL, en la dirección del partido existía (y existe) preocupación por los pasos que quieren dar Rodríguez y sus afines en Andalucía. Y dicha preocupación se notó en el debate que ambos mantuvieron. 

Las directrices de Iglesias estaban claras. Se pregunta a los inscritos en Podemos si quieren mantener su denominación "con la palabra Podemos formando parte del nombre de la candidatura". Sin embargo, un par de días después, el secretario de Comunicación de Podemos Andalucía, Pablo Pérez Ganfornina, insistía en la tesis de que la decisión en dicha comunidad es "dotarse de un instrumento" de nueva creación, de un "sujeto político" para concurrir a las urnas. Palabras que, como las pronunciadas por Rodríguez en el órgano interno, chocan con las intenciones de la dirección. 

"Es complementario"

Para sorpresa de los presentes, Ganfornina decía en su comparecencia que "no vamos a imponer a nadie la marca Podemos" y, cuando le preguntaban si la consulta decidida por la dirección nacional afectaba a sus planes de crear un "nuevo sujeto político", decía que "no afecta de ninguna forma" porque "es totalmente complementario". Una opinión que no se comparte entre los dirigentes de Podemos a nivel nacional. 

La dirección, como explicó Iglesias, quiere utilizar la marca propia a toda costa pese a que se alíe con "otras fuerzas del bloque del cambio". Rodríguez, del sector Anticapitalistas, opta por una coalición con otras fuerzas políticas en la que la denominación sea secundaria. ¿Es conciliable? Parece complicado. 

Así las cosas, en la semana entrante, entre los días 21 y 25 de marzo, los inscritos de Podemos en toda España tienen que decidir sobre la marca electoral de 2019. Y se da la circunstancia de que en Andalucía tal vez haya una sorpresa en la votación. Por ahora, Rodríguez y los suyos no han dicho públicamente por qué opción prefieren, pero parece claro que optan por derrotar en esta consulta a Iglesias.