El país está "paralizado" y es víctima del "maniqueísmo" partidista. Ximo Puig (1959, Morella, Castellón) cree que a España le falta tener un proyecto para sí misma sobre la mesa. Propone tejerlo desde el consenso, ya que cree que "la política es diálogo" y "lo otro no es política". No es muy optimista salvo cuando habla del "renacimiento" que, según él, vive la Comunidad Valenciana.

La preside desde 2015, cuando gracias al concurso de Compromís y Podemos se hizo con las llaves de la Generalitat tras dos décadas de gobierno del PP. "La primera vez que fui a Bruselas casi me cachean", ironiza respecto a la desconfianza que entonces generaba su comunidad tras los Gobiernos de Eduardo Zaplana, Francisco Camps y Alberto Fabra. 

Es miércoles en el Senado y Puig ha concertado una visita con el presidente de la cámara alta, Pío García-Escudero, para pedirle que se reúna la Comisión de Comunidades Autónomas. Allí quiere comparecer para hablar de lo que sus asesores definen como "su libro": la financiación autonómica, un reto tan relevante como poco sexy para la opinión pública. Su Gobierno ha hecho de ella su principal reivindicación, a pesar de que Mariano Rajoy incumple sus propios compromisos al no hacer una propuesta para un modelo que debía haberse renovado hace cinco años.

Con el actual sistema, la financiación per capita de la Comunidad Valenciana ha sido inferior a la media "en más de 1.300 millones de euros al año", según su equipo. Aunque los gastos de la Generalitat han sido un 8% más bajos que la media, la Generalitat ha tenido que endeudarse para sostener los servicios públicos. 

Pocos parecen escucharle porque, como en la reforma de la Constitución, la de la ley electoral o Cataluña, hay demasiadas ideas pero pocas ganas de acordar una única solución. Unos por otros, la casa sin barrer. 

Entrevista a Ximo Puig

¿Tiene el Gobierno más celo en cumplir el artículo 155 de la Constitución que el 156, que habla de la financiación de las autonomías?

Ese es el problema. Hay que cumplir toda la Constitución, no lo que le interesa en cada momento a los gobernantes. Tenemos que aspirar a que haya singularidad entre las regiones pero igualdad entre los ciudadanos. Eso no se está produciendo porque hay unas profundas asimetrías. Desde que me convertí en presidente, he intentado cohesionar internamente a la sociedad y a los partidos políticos y hemos conseguido un grado de unidad muy alto. Somos la comunidad más perjudicada. Lo llevamos a la Conferencia de Presidentes hace un año y se aprobó a propuesta nuestra una fecha [para la propuesta del modelo], el año 2017. El incumplimiento es absolutamente inaceptable porque la hoja de ruta se cumplió hasta que le tocó al Gobierno actuar.

España está paralizada, en un impasse. Parece que la política catalana ha generado una hegemonía abrasiva respecto a la política española

¿Por qué?

España está paralizada, en un impasse. Parece que la política catalana ha generado una hegemonía abrasiva respecto a la política española.

¿Se trata de una justificación razonable o un pretexto?

No es razonable sino un mero pretexto, porque a la Conferencia de Presidentes ya no asistió Cataluña.

¿Se puede reformar la financiación autonómica sin que Cataluña sea parte del acuerdo?

Ya se incorporará cuando quiera. Pero se podría aprobar incluso un modelo transitorio para evitar que las asimetrías condicionen las políticas públicas. Faltan 16.000 millones de euros para el conjunto del sistema. Si no se reconstruye, se está recortando el Estado del bienestar por la vía de los hechos. No es un debate identitario, de victimismo o de políticos. Quienes ha sufrido más recortes en este período de tiempo han sido las comunidades autónomas. Es decir, se ha recortado en bienestar.

Según Puig, no hay división en el PSOE.

Según Puig, "no hay división" en el PSOE. Jorge Barreno

Rajoy ha dicho que no espera aprobar los presupuestos hasta "finales de junio". ¿Puede un Gobierno que no aprueba sus propias cuentas liderar un pacto a medio plazo que cambie el sistema para las autonomías? 

Hay que cumplir la ley y hace cinco años que ha caducado el modelo, provocando situaciones como las que un informe del BBVA describía hace unos meses: el crecimiento y otros indicadores de la Comunidad Valenciana van bien por el impulso privado y no se aprovecha más de medio punto de crecimiento por falta de inversión pública. Pero además de infrafinanciación hay infrainversión. Se invierte menos de lo que le corresponde por población y con Rajoy se ha llegado a los mínimos históricos. Este año se invierte la mitad de la mitad de lo que nos correspondería.

"No hay un proyecto para España sobre la mesa"

¿Es la financiación el mayor problema de España? ¿De él pueden derivarse graves enfrentamientos entre regiones? ¿Con un buen modelo de financiación, Cataluña no estaría en la situación actual?

Ayudaría mucho un modelo compartido en el que se le diera la cobertura de carácter económico político a las autonomías. Se trata de reconstruir un modelo para España que en estos momentos no está encima de la mesa.

¿No hay proyecto para España?

No lo hay, en general. No se trata de culpabilizar a nadie. Estamos en un momento de reseteo de la realidad. Debemos de aspirar a un modelo federal que garantice la igualdad de los ciudadanos y la singularidad de los territorios. También hay que generar espacios comunes. Estamos en el Senado y lo único que tiene de territorial son las banderas que hay en la puerta. Si no se reforma en la vía federal, el Senado no tiene sentido.

Habla usted de igualdad de derechos en un Estado federal. En el caso de la Sanidad, un paciente tiene distintas coberturas ya en la actualidad, dependiendo de la comunidad en la que viva.

Para eso hace falta corresponsabilidad fiscal y una cartera básica de servicios. Nosotros, por ejemplo, hemos dejado de hacer otras cosas para ser la primera comunidad que ha garantizado que todos los enfermos de hepatitis C son tratados. Nos ha costado 150 millones de euros, pero han salvado a más de 15.000 personas.

¿Deberían estar asuntos como esos por escrito y para todo el país?

Puede haber margen, pero la igualdad básica debe estar garantizada y común. Y, sobre todo, la financiación básica por ciudadano.

El presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, presume de no haber recurrido al Fondo de Liquidez Autonómica y dice que los valencianos deberían estar “agradecidos” a Rajoy.

No tengo ningún interés de confrontación, pero el presidente Feijóo es el que se ha situado contra los valencianos. Hemos hecho un estudio que demuestra que si hubiéramos tenido la financiación de Galicia, tendríamos una deuda de 19.000 millones de euros frente a los 44.000 que tenemos. Y si hubiera sido al revés, Galicia tendría casi nuestra deuda. Le digo a todos los ciudadanos de España que de la corrupción y el despilfarro del PP en la Comunidad Valenciana nos ocupamos nosotros, pero de la infrafinanciación, no. Nos endeudamos gastando menos que otras comunidades. ¿Quién puede estar en contra de la igualdad?

El PSOE está resituándose. Si alguien creyó que había soluciones mágicas, se equivocó

¿Cómo está el PSOE en el ámbito nacional? El último barómetro del CIS dice que el PSOE tiene una estimación de voto del 24,1%, tan solo cuatro décimas más que las últimas elecciones. Mientras el PP se hunde y Podemos cede. ¿Por qué se queda estancado? ¿Le cuesta al PSOE de Pedro Sánchez despegar?

Estamos en un tránsito y espero que vayamos resituándonos. Hay muchos elementos que van incluso más allá de la dinámica del propio partido. Si alguien creyó que había soluciones mágicas, se equivocó. Hay una crisis de la socialdemocracia de hace mucho tiempo. La respuesta a la crisis ha hecho emerger elementos de nueva perspectiva…

Todo eso es previo a Pedro Sánchez. Se le escogió, ya en 2014, para precisamente conjurarse contra esos nubarrones.

Pero no existen recetas mágicas. Pedro Sánchez está haciendo un trabajo, pero debe ser progresivo.

No veo división interna en el PSOE. No la veo en absoluto. Se ha generado una polémica absurda porque algunos presidentes no hayamos ido al Comité Federal

¿Qué cree que es una mayor amenaza para el PSOE, la división interna, que estos días ha tenido un nuevo capítulo…?

[Interrumpe] Yo no veo división interna. No la veo en absoluto. Se ha generado una polémica absurda porque algunos presidentes no hayamos ido al Comité Federal. Yo tenía desde hacía tiempo una reunión con rectores de universidades.

No acudieron al máximo órgano entre congresos a aprobar el reglamento de funcionamiento del partido. No era una cita cualquiera. 

No había ninguna discusión sobre el reglamento. Nuestra federación lo ha apoyado y todos saben que en algunos ámbitos yo iría más lejos. Pero yo quiero reflexionar sobre la apertura del partido.

¿El problema es la percepción de un partido dividido o de que no está en condiciones de representar a mayorías, del partido para afuera?

El partido debe tener una dinámica de apertura. Los mecanismos internos no pueden frenarla.

¿Es lo que está pasando?

Nuestros mecanismos generan mucho tiempo de debate interno y, a veces, si no se hace pensando en la sociedad, puede alejarnos de ella. Hay que modernizarlos y abreviarlos.

En el PSOE nos pasamos demasiado tiempo hablando de nosotros mismos

En el PSOE se pasan demasiado tiempo hablando de ustedes mismos, pues.

Efectivamente. Mire si hace tiempo que comenzó el proceso y aún faltan las asambleas locales. Es evidente que eso merece alguna reflexión. Pero en estos momentos no hay ninguna crisis interna, hay un secretario general y una Ejecutiva que han sido elegidos. Hay que respetarlos, a ellos y a los demás, que también hemos sido elegidos. No quiero contribuir lo más mínimo al ruido.

Ximo Puig, en la sala de comunidades autónomas del Senado.

Ximo Puig, en la sala de comunidades autónomas del Senado. Jorge Barreno

"Si había alguna posibilidad, hubiera sido razonable apoyar a Valenciano"

¿Le hubiera gustado que el PSOE apoyase a Elena Valenciano para convertirse en presidenta del grupo parlamentario socialista europeo?

Me gustaría que siempre se apoyase a personas del PSOE que tengan alguna posibilidad de tener algún cargo de relevancia.

También en este caso.

Claro. Pero no estoy al tanto de la cuestión, porque no sé si había o no posibilidades. De mi contestación no se puede inferir ninguna censura a nadie. Elena Valenciano es amiga mía y muy capaz. Si había alguna posibilidad, me hubiera parecido razonable apoyarla.

Hay muchas incertidumbres y creo que Pedro Sánchez puede ser presidente del Gobierno

¿Cree que el PSOE puede convertirse en primera fuerza y Sánchez en presidente o que hay demasiadas incertidumbres?

No es incompatible. Hay muchas incertidumbres y creo que Pedro Sánchez puede ser presidente del Gobierno.

¿Cómo es posible que sólo el 17,8% de los valencianos sepan que el Gobierno de la Generalitat lo componen el PSPV y Compromís, según un barómetro encargado por su propio Gobierno?

La inmensa mayoría sabe quién está gobernando y saben que es una coalición progresista. Es cierto que hay quien pone a Podemos dentro del Gobierno y otros fuera. Pero ha pasado históricamente. Cuando en 1995 Rita Barberá llevaba ya varios años como alcaldesa los ciudadanos pensaba que seguía la anterior. El barómetro dice que la Comunidad Valenciana ha recuperado la normalidad y que lo que preocupa a la sociedad es el paro, la sanidad y la educación. El tema catalán ni aparece prácticamente y la corrupción ha bajado muchísimo, y hace cuatro años era el primer o segundo problema. Hemos alcanzado la normalidad y hemos levantado la hipoteca reputacional. La primera vez que fui a Bruselas casi me cachean. Teníamos 15 procedimientos abiertos, éramos la única comunidad autónoma que había falsificado sus cifras, junto a Grecia. Había un escenario casi de ruptura con Europa. Se habían quitado las banderas europeas en la Generalitat. Toda esa locura se ha acabado. Los dos principales bancos catalanes se han residenciado en Valencia y ha aumentado en 1.000 millones la inversión extranjera el último año. La Comunidad Valenciana está en un momento de renacimiento.

"Por supuesto que seré candidato a la reelección"

Entonces, ¿será candidato a la reeleción?.

Sí, sí. Por supuesto. Esa es mi voluntad mientras crea que pueda ser útil.

¿Le gustaría reeditar el pacto del Botanic con Compromís, con quien gobierna, y con Podemos, que apoya al Ejecutivo desde el Parlamento?

Está funcionando y lo que funciona no hay que romperlo.

Hay encuestas que señalan, también en la Comunidad Valenciana, un ascenso de Ciudadanos. Alguna apunta a la posibilidad de que pueda liderar Gobiernos en la ciudad de Valencia o Alicante.

Estamos a un año y medio de las elecciones locales y autonómicas. Cualquier planteamiento está bastante contaminado por Cataluña, donde ha habido unas elecciones de alguna manera también generales. Ciudadanos está recogiendo muchos votos del PP que consideran que la alternativa menos lastrada es ese partido. Ahí sí habrá un trasvase importante, como en el resto de las comunidades. Pero Ciudadanos no tiene un proyecto para la Comunidad Valenciana. El del PP es volver al pasado, algo que los valencianos tienen claro que no quieren hacer.

La candidatura en la ciudad de Valencia

¿Sandra Gómez, nueva secretaria general socialista en la ciudad de Valencia, debería ser la candidata a la alcaldía?

Decidirán los militantes, espero que a través de unas primarias abiertas [a simpatizantes]. Estoy muy satisfecho por el proceso de regeneración y renovación que hemos hecho en el partido. Hay un grupo de jóvenes muy preparados y con muchas posibilidades.

¿Cuenta con su apoyo?

Cuenta con mi apoyo como secretaria general y espero que finalmente sea la candidata. Pero no quiero condicionar nada en ese sentido.

"Sólo el 36% de los niños sabe valenciano"

¿Está a favor de la inmersión lingüística?

La situación de Cataluña y la Comunidad Valenciana no tiene nada que ver. En la Comunidad Valenciana no hay un conflicto lingüístico. Algunos partidos quieren intentar generar fantasmas donde no existen. Hemos llegado a una propuesta razonable y constitucional.

El PP no opina lo mismo.

Está hablada con el Ministerio. Queremos que cuando acaben su etapa escolar, los niños sepan las dos lenguas oficiales y una tercera, el inglés, que es donde estamos poniendo más recursos. Como mínimo, todos los colegios tiene que impartir el 25% de castellano y el 25% de valenciano. En una zona valecianoparlante lo normal es que alrededor del 50% sea en valenciano, el 25% en castellano y el 25% en inglés. En cualquier caso, más del 97% de los niños saben bien castellano cuando acaban su etapa escolar. Sólo el 36% sabe valenciano y sólo el 6% sabe inglés. Por lo tanto, el problema del castellano en la Comunidad Valenciana no existe. Y, además, no queremos que exista. Somos profundamente bilingües, sentimos las dos lenguas como propias.

No se puede aprovechar el momento político para intentar una recentralización

¿Le parece adecuado el actual modelo de inmersión lingüística en Cataluña?

No se puede aprovechar el debate de la independencia respecto a esto. No soy un experto, pero no se puede partidizar. No se puede aprovechar el momento político para intentar una recentralización. El Tribunal Constitucional ha puesto, como mínimo las cosas en su sitio. Durante muchos años hubo un sistema muy mayoritariamente aceptado y ese consenso que se consiguió en la sociedad catalana debe continuar.

El presidente cree que la Comunidad Valenciana está viviendo un renacimiento.

El presidente cree que la Comunidad Valenciana está viviendo un "renacimiento". Jorge Barreno

Reforma electoral: "Se trata de sillones"

¿Comparte la reforma electoral que impulsan Podemos y Compromís, que son socios suyos, o cree que es una lucha por los sillones?

Cuando se habla de lucha por los sillones… es que se trata de eso, ¿no? ¿Por qué quieren unos partidos que cambie el sistema electoral? Para tener más representación. Hay una cierta verborrea e hipocresía. ¿Queremos que haya una mejor representación, más proporcional? Sí. ¿Eso es hablar de sillones? Claro. Hablar de representación es hablar de sillones y escaños. Además de plantearla para el Congreso hay que plantearla para el Senado y que la representación sea por comunidades autónomas.

Ya planteó candidaturas conjuntas con Podemos y Compromís y Ferraz el Senado en la anterior etapa de Pedro Sánchez, que le dijo que no.

Sí, pero lo sigo pensando. No se trata sólo de una candidatura conjunta sino de si creemos de verdad en un modelo federal y que el Senado se parezca, por ejemplo, al Bundesrat alemán. No tiene sentido que sea una cámara de segunda lectura en todo.

"Pactar no es traicionar, acordar no es traicionar"

¿Cree que la reforma constitucional verá la luz vista la dificultad para lograr acuerdos en temas menos importantes?

Nosotros, como Gobierno, tenemos una posición concreta. Hay que acabar con el maniqueísmo de la sociedad española. No hay recetas para nada y no hay que ser adanista. Es necesario un poco más de respeto a los demás. Hay que querer entender las razones del otro y actuar con una madurez democrática básica. Pactar no es traicionar. El diálogo es la política. Lo otro no es política.

Pongamos a prueba su capacidad de acuerdo. ¿Es partidario de negociar los Presupuestos Generales con el PP?

En este momento, la parálisis del Gobierno es de una gran dimensión.

No me arrepiento de la absteción para desbloquear España, pero sí de cómo se hizo

Lo digo porque usted fue partidario de la abstención que invistió a Rajoy.

El PSOE hizo un servicio a este país. Le costó mucho, pero había que desbloquear esto.

¿Se arrepiente? Los militantes desautorizaron su postura. La investidura por la que usted abogó para desbloquear la situación ha derivado en la parálisis que ahora denuncia.

No se hizo todo bien en el desbloqueo. Soy bastante autocrítico con aquel tiempo. En primera persona he admitido errores y me arrepiento de cómo se hizo, no tanto de los contenidos políticos. De hecho, el PSOE ha tomado ahora el camino de la responsabilidad respecto a Cataluña. No ha habido una disgresión importante entre el pasado y el presente en cuanto a la filosofía de lo que debe ser el PSOE. Ahora estamos en otra fase. Una cosa es propiciar un desbloqueo ante una situación muy difícil y lo que pasa ahora. El Gobierno está totalmente agotado. No legisla porque no tiene apoyos y no deja legislar a los que podrían tenerlos.

¿La guerra entre Cs y el PP hace que la legislatura esté muerta?

Apunta alarmantemente en esa dirección.

Puig, poco antes de reunirse con el presidente del Senado, Pío García-Escudero.

Puig, poco antes de reunirse con el presidente del Senado, Pío García-Escudero. Jorge Barreno