La eurodiputada Elena Valenciano durante una intervención ante el pleno

La eurodiputada Elena Valenciano durante una intervención ante el pleno Parlamento Europeo

España PSOE

¿Por qué Sánchez renuncia a que una mujer del PSOE lidere a los socialistas en la Eurocámara?

Protestas en el PSOE porque el secretario general no respalda para el puesto a la 'susanista' Elena Valenciano a pesar de que es una de las favoritas. "No podemos apartar al ostracismo a compañeros por pensar diferente", dice Soraya Rodríguez.

Noticias relacionadas

El grupo parlamentario socialista en la Eurocámara se queda sin líder. El actual, el italiano Gianni Pittella, ya se ha despedido de su equipo. Salvo sorpresa, será elegido senador en las elecciones del 4 de marzo en su país. El puesto quedará vacante y los 189 miembros del grupo Socialistas y Demócratas (S&D) deberán votar a su sucesor, que ocupará el cargo hasta las próximas elecciones europeas, en primavera del año que viene. 

La socialista española Elena Valenciano ha sido señalada como una de las favoritas, tanto por fuentes socialistas de varias delegaciones como por artículos en prensa que sigue la actualidad europea. Sin embargo, la dirección del PSOE no la considera para el puesto, negando que en su decisión de no respaldarla tenga que ver con haber defendido a candidatos diferentes en las últimas primarias del partido entre Sánchez y Susana Díaz. 

El otro candidato con posibilidades es el alemán Udo Bullman, que como Valenciano es ya uno de los vicepresidentes del grupo, votado por sus compañeros de escaño. Pero el plazo de candidaturas no se ha abierto aún y probablemente surjan más aspirantes, especialmente si Valenciano no se presenta. Su entorno asegura que no dará el paso sin el respaldo de su partido. 

¿Por qué es importante el cargo?

El presidente del grupo es la voz de la socialdemocracia europea en el Parlamento, en el que se sientan en total 750 diputados. El S&D es el segundo grupo de la cámara y su líder participa en los debates más importantes: con otros portavoces, con el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker y los comisarios, o con los jefes de Estado y de Gobierno que habitualmente visitan la cámara comunitaria.

Los socialdemócratas europeos, y también el PSOE, suelen dar una gran importancia a las batallas políticas europeas, que condicionan la política nacional. La importancia de la Eurocámara es, para el PSOE, indiscutible. 

¿Valenciano tiene un buen perfil?

Aún no se han presentado formalmente las candidaturas porque Pittella aún no ha dejado el puesto, pero diversas fuentes aseguran que Valenciano podría llegar a lograr el cargo. 

Tiene una amplia experiencia en la cámara, ya que esta es su tercera legislatura. Es miembro de la comisión de Asuntos Exteriores, vicepresidenta de la Comisión Especial sobre Terrorismo y ha sido presidenta de la de Derechos Humanos. Habla varios idiomas y tiene numerosos contactos en las instituciones.

¿Cómo es la votación? ¿Tiene posibilidades?

Una vez se confirme que Pittella vuelve a Italia, el grupo abrirá el proceso para reemplazarle. Los diputados que lo deseen presentarán sus candidaturas y se votará entre ellas. Suele haber competición y, además del alemán Bullman, suenan otras candidatas, la belga Kathleen Van Bremp y la portuguesa Maria Joao Rodrigues. Pero si se presenta Valenciano, las otras dos mujeres, de países más pequeños, podrían no dar el paso. España es la tercera delegación, tras la alemana y la italiana y descontando a la británica, que pronto causará baja por el Brexit.

Valenciano tiene a su favor su trayectoria, que es mujer y que sería un reemplazo idóneo para Pittella. De un italiano a una española. Bullman tiene en contra un perfil mucho más discreto y la saturación de alemanes en la presidencia de grupo. El líder de los populares, (Manfred Weber) la de la Izquierda Unitaria (Gabi Zimmer, que comparte familia con Podemos e IU), o la copresidenta de los Verdes (Ska Keller) son alemanes. 

Pero, sobre todo, Si Bullman es elegido, en los debates confrontaría con Weber, y eso puede ser un problema. Los partidos de ambos eurodiputados compartirán muy pronto Gobierno en Berlín, donde se reeditará, salvo sorpresa, la gran coalición. En otras palabras: los líderes de los dos principales grupos europeos, que representan a dos tercios de la cámara (406 diputados), confrontarían en Estrasburgo mientras en Berlín gobiernan juntos. 

¿Cuál es su historia con Sánchez?

Valenciano fue la cabeza de lista en las últimas elecciones europeas, de 2014 y, una vez elegida, presidenta de la delegación española. Puso su cargo a disposición en cuanto Pedro Sánchez ganó por primera vez las primarias del PSOE, unas semanas después. Sánchez la relevó y nombró jefa de delegación a Iratxe García, actualmente en el puesto. Pasó de ser la vicesecretaria general del PSOE con Alfredo Pérez Rubalcaba y cabeza de lista a las europeas a ser una más de los 14 diputados socialistas españoles. 

En su etapa como número dos del PSOE, Valenciano fue muy próxima a Eduardo Madina, que perdió frente a Sánchez en 2014. El año pasado, se posicionó con Susana Díaz en las últimas primarias, llegando a acudir a numerosos debates en su nombre. Antes había presentado en el Comité Federal la propuesta de abstención que llevó a su partido a facilitar la investidura de Mariano Rajoy. La nueva dirección del PSOE no tiene muy buena opinión de ella por cuestiones internas. 

¿Qué dice Sánchez?

"He de recordar que Valenciano es vicepresidenta del grupo socialista europeo con el apoyo de esta Ejecutiva. En segundo lugar, queda poco más de un año para que sean las elecciones europeas. La candidatura que va a presentar el PSOE va a ser femenina, es decir, una cabeza de lista mujer, y yo aspiro a tener el mandato de la presidencia del grupo parlamentario socialista a lo largo de la próxima legislatura", ha dicho Sánchez este martes al ser preguntado en el programa Espejo Público, de Antena 3. 

En dos ruedas de prensa, este lunes y el pasado viernes, Carmen Calvo ha ido modulando el discurso. El viernes, la número cuatro del partido aseguró que no tocaba hablar de ninguna candidatura porque Pittella seguía en el cargo. "No estamos en eso", dijo. Este lunes, Calvo adoptó la nueva posición, asegurando que lo importante es la próxima legislatura y no esta. En ambas ocasiones habló de buscar "una situación unánime" para no dividir al partido europeo, evitando respaldar a Valenciano. 

¿En qué falla la postura de la Sánchez?

¿Puede el PSOE tener ahora la presidencia y también después? Evidentemente. Es más: si Valenciano es elegida y hace ahora un buen trabajo, nada impide que el PSOE pueda optar a ese cargo en junio o julio de 2019, una vez se hayan celebrado las nuevas elecciones europeas. En ese sentido, la continuidad o las credenciales de una buena gestión hasta entonces podrían ser el principal reclamo para seguir ocupando ese puesto de relevancia. 

La Ejecutiva de Sánchez apela a la "unanimidad", pero ese es un concepto muy raro en el Parlamento Europeo, poco habituado a la disciplina de voto. El proceso para elegir presidente de grupo suele incorporar varios candidatos. Suele haber competición, asumida como algo normal, como las primarias en el PSOE. Se da por hecho que, se presente o no Valenciano, esta vez también la habrá por la importancia del cargo. 

Las sospechas de los defensores de Valenciano giran en torno a que Sánchez ya está pensando en la lista electoral del año que viene. Si Valenciano es presidenta de todos los socialistas europeos, sería inexplicable que no repitiese en un puesto de salida, aunque sólo fuese para tratar de revalidar el cargo. 

¿Por qué ha causado división en el PSOE?

Sectores cercanos a Valenciano y a Susana Díaz lamentan que la Ejecutiva renuncie a un cargo europeo porque la aspirante no les es cercana. Ese es uno de los motivos argumentados por Soraya Rodríguez, diputada en el Congreso, en la reunión del grupo parlamentario en la cámara baja que ha tenido lugar este martes. 

Según fuentes conocedoras de la reunión, Rodríguez criticó que se haya rechazado una mujer española presumiblemente en favor de un hombre alemán. "¿Y si se presenta una socialista belga, a quién apoyaremos, a una socialista que no es española o al candidato alemán? La conclusión: apoyamos a mujeres mientras no sean españolas", ha criticado, en la versión de un diputado presente en la reunión. "Lo importante es el partido, no las personas. No podemos apartar al ostracismo a compañeros por pensar diferente. Así era, al menos, el viejo PSOE", ha dicho Rodríguez. 

Mario Jiménez, portavoz del PSOE en el Parlamento Andaluz y ex número dos de la Gestora del PSOE, también ha protestado en Twitter:

En Change.org se recogen firmas. De momento, superan las 500. 

¿En qué se parece al caso Guindos?

La elección del nuevo presidente de grupo coincide con la oposición frontal del PSOE a que Guindos se convierta en nuevo vicepresidente del BCE. Los motivos de Sánchez respecto al aún ministro de Economía son tres: es un hombre, no tiene un perfil técnico y Rajoy no le ha consultado.

En este caso, Valenciano es una mujer, tiene el perfil adecuado y, según fuentes de su entorno, hace semanas que ha planteado la posibilidad de conseguir para el PSOE el cargo europeo. Todo ello un momento en el que el partido puja por una mayor representación de españoles y, en concreto, de españolas en la cúpula de las instituciones comunitarias. Los que dicen no haber sido consultados son los trece eurodiputados españoles, descontando a Iratxe García, la presidenta de la delegación, muy cercana a Sánchez.