Gabriel Rufián durante su intervención en el Congreso

Gabriel Rufián durante su intervención en el Congreso

España CONGRESO

Rufián exhibe unas esposas en el Congreso: "Ojalá M. Rajoy las lleve algún día"

El portavoz de ERC monta una bronca en la sesión de control: "A algunos les gustaría verme con unas de estas, tengan paciencia". 

Gabriel Rufián nunca defrauda. Este miércoles el portavoz de ERC ha vuelto a montar un show en la sesión de control al Gobierno del Congreso de los Diputados. El diputado ha exhibido unas esposas desde su escaño mientras preguntaba al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. "Ojalá un día el señor M. Rajoy lleve unas de estas", ha concluido su intervención. Después de la respuesta de Zoido, ha abandonado el hemiciclo entre abucheos. 

Primero Rufián ha preguntado a Zoido por "las últimas actuaciones policiales en Cataluña", sin mostrar ningún utensilio, como aquella impresora inolvidada e inolvidable. El titular de Interior ha respondido que esas "últimas actuaciones" han consistido en que "la Policía Nacional acaba de detener a 7 ultras que montaron una riña tumultuaria en la Plaza de Catalunya el 12 de octubre". 

En su segundo turno, el portavoz de ERC ha apostado otra vez por el espectáculo. Con las esposas en su mano izquierda y con una camiseta con las caras de los políticos catalanes encarcelados, Rufián ha empezado diciendo que "a algunos les gustaría verme con ellas puestas, tengan paciencia"

Después, ha espetado a Zoido que "esta es su política, su programa electoral; ustedes han hecho de sus cárceles nuestra pesadilla, nosotros haremos de las urnas la suya; ustedes nos han molido a palos, les aseguro que nosotros les moleremos a votos; ojalá algún día el señor M. Rajoy esté un día con unas de estas". 

Zoido ha respondido con dureza a Rufián con que "ha tenido su minuto de gloria" y con una defensa cerrada de las Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Además, le ha recordado que en su día prometió que dejaría el Congreso en 18 meses y todavía no lo ha hecho, cuando ese límite temporal vencía el pasado marzo. Tras escucharle, Rufián ha abandonado la cámara entre abucheos y gestos cruzados entre ERC y el PP. El show ha funcionado.