José Villarejo

José Villarejo

España Audiencia Nacional

Lamela envía a prisión a Villarejo, que involucra al CNI en su declaración

Los agentes intervinieron 180.000 euros en metálico al comisario jubilado. Su compañero Salamanca y su socio Redondo, también a prisión.

Alejandro Requeijo Daniel Montero

La jueza de la Audiencia Nacional ha ordenado el ingreso en prisión incondicional del comisario jubilado, José Manuel Villarejo, su socio Rafael Redondo y el también comisario Carlos Salamanca, detenidos ambos el pasado viernes en la operación Tándem acusados de integración en organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales. En el caso de Salamanca, la jueza le imputa además un delito  contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. 

En el operativo también fueron arrestados un hijo y la mujer de Villarejo, otro hijo de Salamanca y un socio de un clínica sanitaria de Málaga. Estos cuatro han quedado en libertad. La jueza sólo le ha impuesto a la mujer de Villarejo la medida cautelar de retirada del pasaporte.

Según han informado a EL ESPAÑOL fuentes judiciales, el comisario Villarejo declaró durante 50 minutos y contestó tanto a las preguntas de su abogado como de la Fiscalía. Fue interrogado acerca de la existencia de un informe que en el año 2012 un alto cargo de Guinea Ecuatorial encargó al mando policial a través de su compañero Salamanca. El documento trataba sobre uno de los hijos del presidente guineano Teodoro Obiang y el objetivo era lanzar contra él una campaña de desprestigio.

5,3 millones de euros

Esta información venía recogida en la denuncia anónima que dio pie al caso y a la que tuvo acceso El País. Según esa denuncia, el comisario y su socio Rafael Redondo formalizaron el cobro de 5,3 millones de euros por el trabajo a través de una de las empresas de Villarejo, Grupo Cenyt, dedicada a la investigación. Según las fuentes consultadas, el comisario de 66 años, jubilado de la Policía desde agosto del año pasado, reconoció haber realizado ese trabajo, pero matizó que lo hizo tras informar de ello al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y contar con su cobertura. A las preguntas de la Fiscalía, dijo no recordar cuánto había cobrado por el servicio.

Por su parte, Carlos Salamanca (a quien Villarejo describió como su "amigo") fue preguntado por la compra de un coche a través de una de las sociedades de Villarejo. Los investigadores sospechan que con ello pretendía deducirse el IVA de forma fraudulenta. También ha sido preguntado por una serie de actividades para facilitar la regularización de la nacionalidad de una mujer sudamericana. Carlos Salamanca, fue durante años el comisario del aeropuerto de Barajas y ya fue investigado en la operación Emperador por sus presuntos vínculos con la trama china liderada por Gao Ping. Finalmente resultó absuelto. Actualmente es el comisario jefe de la Unidad Central contra Redes de Inmigración y Falsificación (UCRIF).

En cuanto a la mujer de Villarejo, fue interrogada acerca de sí era la administradora única de Cenyt Group, a lo que contestó que dejó de serlo en 2015 y que esa función la desempeñaba su marido y Rafael Redondo. En los diferentes interrogatorios, la Fiscalía se ha interesado también por otras empresas del conglomerado que dirige Villarejo, muchas de ellas levantadas durante los cerca de diez años que permaneció de excedencia del Cuerpo.

"Agente encubierto" desde 1993

Fue en 1993 cuando la Dirección General de la Policía le solicitó regresar -según el comisario, como “agente encubierto”- y le permitió continuar con sus negocios empresariales e incluso ponerlos al servicio del Estado para operaciones sensibles. El comisario siempre ha negado haber cobrado del Estado por esos servicios.   

Villarejo, Salamanca y el resto fueron detenidos el pasado viernes. Según fuentes conocedoras de la investigación casi una veintena de policías acudieron al domicilio de Villarejo el viernes por la tarde. Contaron con la colaboración de dos perros para la búsqueda de dinero. Uno de los fiscales estuvo hasta las seis de la mañana en el domicilio del veterano comisario, situado en la localidad madrileña de Boadilla del Monte.

En ese domicilio, en el interior de una caja fuerte, los agentes hallaron 80.000 euros en metálico. En otra de sus propiedades registrada en Málaga, se incautaron de otros 100.000 euros. Villarejo ha explicado este domingo ante la jueza que parte de ese dinero procede de una herencia familiar.

Las declaraciones de los siete acusados tuvieron lugar entre las 17 y las 22 horas de este domingo ante la titular del Juzgado de Instrucción Número 3 de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, la misma magistrada que ordenó el ingreso en prisión de los exconsellers de la Generalitat.

Los siete detenidos por la operación Tándem han pasado el fin de semana en las dependencias policiales de la Comisaría de Chamberí. La mujer de Villarejo fue la única que aceptó responder a las preguntas de los agentes de la Unidad de Asuntos Internos que han llevado a cabo la operación en colaboración con la Fiscalía Anticorrupción.