El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, en su despacho del Ayuntamiento de Valladolid.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, en su despacho del Ayuntamiento de Valladolid. Silvia P. Cabeza

España PSOE

Puente, "incómodo" como portavoz del PSOE:"Estoy cómodo en mi casa como alcalde"

"No puedo dar un paso sin que me pare alguien. Voy a la playa y me hacen fotos con los móviles". "Es tremendo salir a la sala de prensa de Ferraz", lamenta el alcalde de Valladolid. 

Tres meses después de asumir el cargo, el portavoz del PSOE reconoce no estar cómodo siendo la voz de la Ejecutiva de Pedro Sánchez. En una entrevista emitida por la programación regional de la Cadena Cope, Óscar Puente asegura que aceptó el cargo sólo porque Sánchez se lo pidió, que "a veces" no está "lo suficientemente documentado", que hay temas que no le interesan "lo suficiente" y que no ha asistido "ni a la mitad de las Ejecutivas" por sus obligaciones como alcalde de Valladolid. 

"No, no estoy cómodo. Creo que no he asistido ni a la mitad de las Ejecutivas. Esto me da un poco de vergüenza decirlo. Dirán: "Vaya un compromiso que tiene este señor". Pero mi prioridad es Valladolid. Y es donde yo me siento a gusto. Cuando puedo evitar ese cáliz, lo evito", ha dicho Puente. 

Las palabras de Puente se enmarcan dentro de una reflexión de unos cinco minutos a raíz de una pregunta sobre si estaba a gusto. "No, no estoy cómodo", respondió en varias ocasiones. "Donde yo estoy cómodo es en mi casa, con mi gente, en mi ciudad y en mi trabajo, que es el de alcalde". 

"Aquí [por Valladolid] estoy a gusto, en mi salsa, domino los temas. Allí tengo que opinar de cosas sobre las a veces que no estoy lo suficientemente documentado. Son cosas que a veces no me interesan lo suficiente. Ha expuesto mi privacidad hasta un nivel que no deseaba. Aquí soy muy conocido, pero salía de aquí y nadie me conocía. Me conocían los cuatro de Valladolid que estaban circunstancialmente en esa ciudadAhora yo no puedo dar un paso sin que me pare alguien. Cojo el metro cuando voy a Madrid y hoy mismo me han parado varias personas. Voy a la playa y me hacen fotos con los móviles", ha lamentado. 

Puente, que apoyó muy activamente a Sánchez en las primarias que le llevaron a recuperar el liderazgo del PSOE, ha estado en el origen de varias polémicas por sus declaraciones públicas. En julio dijo que el asunto catalán le aburría y le daba "mucha pereza". Sus palabras sobre la responsabilidad de la situación en Venezuela, que según él se exagera en España, también desataron muchas críticas y, por ello, cierto malestar en Ferraz. La semana pasada, sus dudas sobre la aplicación del artículo 155 de la Constitución, interpretadas casi de forma unánime por la prensa, llevaron al propio Sánchez a salir al paso con declaraciones a un periódico. 

Puente y los periodistas que cubren al PSOE

"Sinceramente, cada vez que sale uno a la sala de prensa de Ferraz, es tremendo. Aquí [en Valladolid] hacéis una pregunta una vez. Allí te hacen la misma pregunta cinco veces. '¿Pero no lo he dicho ya?' Yo que encima hago clarito... Puede que haya gente que es experta en hablar mucho sin decir nada. Yo al revés, en tres palabras ya he dicho lo que no debía. Es una situación que me resulta particularmente muy incómoda". 

Durante la entrevista (cuyos últimos minutos, sobre el asunto, pueden escucharse aquí), Puente ha asegurado que él pidió a Sánchez una vocalía en la Ejecutiva y que cuando éste le propuso la portavocía, pensó en declinar. "Yo no quiero irme a Madrid". "No me interesa nada ser ministro", según él. Después, lo reconsideró porque podría ser bueno para Valladolid. Según él, Sánchez le dijo: "Mi plan es que tu seas la voz del partido o una de las voces del partido, porque entiendo que eres una persona que aportas credibilidad, porque estás gobernando, porque te expresas bien". 

Ahora, Puente considera "maravilloso" que otros dirigentes hagan de portavoces, como este lunes hizo el secretario de Política Federal, Patxi López, en una rueda de prensa monográfica sobre Cataluña.