Sobre Margarita Robles (en la foto, con Adriana Lastra) ha recaído la responsabilidad de comunicar.

Sobre Margarita Robles (en la foto, con Adriana Lastra) ha recaído la responsabilidad de comunicar. PSOE / Flickr

España ATENTADOS DE BARCELONA

El PSOE recompone su imagen tras un mes de meteduras de pata

El PSOE se abona a la prudencia en la gestión de los atentados. Apoya al Gobierno y Generalitat a la vez que evita críticas a Podemos por no firmar el Pacto Antiyihadista.

Los atentados en Barcelona y Cambrils han devuelto la prudencia al PSOE. Tras varias semanas de deslices de sus portavoces, los socialistas han optado por la contención en sus declaraciones. Los socialistas no son noticia y esa es su mejor noticia, asumen en Ferraz.

Desde el primer momento, el PSOE ha evitado criticar la actuación de las fuerzas de seguridad, los responsables políticos o la coordinación entre estos. Su secretario general, Pedro Sánchez, se mantuvo en contacto con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pero el enlace con el ministro del Interior fue de Margarita Robles, la exmagistrada y portavoz parlamentaria, quien ha sido elegida como cara visible del partido por su perfil institucional y su conocimiento de las estructuras del Estado. 

Particularmente medida ha sido la respuesta del PSOE al ser preguntado por la negativa de Podemos a firmar el Pacto Antiyihadista, un acuerdo promovido en primer lugar por Sánchez en 2015 tras la matanza de trabajadores de la revista satírica Charlie Hebdo en París. Según aseguró Robles en el Ministerio del Interior, es "accesorio" que Podemos no haya firmado el pacto porque lo que se evidenció este lunes es una unidad "clarísima" de todas las fuerzas contra los terroristas. 

"No entenderían que nos peleásemos"

"Los ciudadanos no entenderían que los políticos nos peleásemos y estuviésemos todo el día discutiendo", explican fuentes socialistas. "Por eso tenemos que ser muy cautos y muy prudentes. Lo que hace falta ahora son avances en el terreno policial y apoyo a las víctimas. Con siete heridos críticos los políticos no podemos echarnos los trastos a la cabeza", insisten las mismas fuentes.

El propio Sánchez ha optado por no adquirir un gran protagonismo. Estuvo en el minuto de silencio del viernes en Barcelona y allí hizo sus únicas declaraciones públicas, al margen de tuits en los que consideró "brillante" el operativo de los Mossos d'Esquadra, por ejemplo.

Sánchez llama uno por uno a los barones

Sánchez acudirá el sábado a la manifestación junto al líder del PSC, Miquel Iceta, y una nutrida representación de su partido. Él mismo se ha encargado de llamar uno a uno a los principales líderes del partido para que no fallen, como adelantó EL ESPAÑOL este martes. Allí estarán seis de los siete presidentes autonómicos y el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero. 

El PSOE sí tiene previsto entrar al fondo de los debates planteados estos días. Pero no ahora. Por una parte, tiene previsto hacer un análisis de los fallos que podrían haberse evitado durante la gestión de los atentados y, sobre todo, aquellas acciones que podrían haberlos previsto. También creen que el Pacto Antiyihadista merece un debate público, no sólo por la negativa de Podemos a firmarlo sino por la falta de reuniones desde 2015. La responsabilidad de convocarlas es del Gobierno, con el que el PSOE es crítico.

Un mes de meteduras de pata

La ausencia de polémica sobre la posición del PSOE en relación con los atentados contrasta con un verano horribilis que llevó a exministros como Jordi Sevilla, en el pasado cercano asesor de Sánchez, a recordarle que "no es obligatorio pisar todos los charcos informativos y menos en agosto". 

Las polémicas han alimentado muchos informativos y diarios. Por una parte, las palabras de Óscar Puente sobre la importancia de la crisis en Venezuela le llevaron a un agrio enfrentamiento en redes con El País y causaron polémica en el escenario político español y latinoamericano. 

José Luis Ábalos, número tres del partido, advirtió una forma de "esquirolaje" en la decisión del Gobierno de reforzar con la Guardia Civil la seguridad del Prat, generando un vendaval de críticas de la oposición. 

La entrevista en EL ESPAÑOL de José Manuel Franco, candidato a liderar el PSOE madrileño y cercano a Sánchez, en la que aseguró que Madrid podría ser una nación en el Estado plurinacional del PSOE llegó a ser comentada hasta en la rueda de prensa del Consejo de Ministros y provocó un encendido artículo de Tomás Gómez, exlíder regional, en el que avanzó una candidatura alternativa para hacerle frente.