Pablo Iglesias en la Puerta del Sol de Madrid.

Pablo Iglesias en la Puerta del Sol de Madrid. Efe

España ANTE EL 1-O

Iglesias abre otro frente contra la Constitución mediante un parlamento paralelo

PP, PSOE y Cs rechazan la asamblea propuesta por Podemos para desbloquear la situación en Cataluña. 

Alberto Lardiés

Podemos sorprendía este lunes a propios y extraños con una propuesta para desbloquear la enconada situación política en Cataluña a dos semanas del referéndum del 1-O. Pablo Iglesias y sus socios de Unidos Podemos apuestan por una asamblea de diputados y concejales que elabore un manifiesto para reclamar al Gobierno del PP que negocie con la Generalitat la convocatoria de una referéndum pactado y con garantías jurídicas.  

Esta asamblea de parlamentarios y concejales sería "extraordinaria" y, por ello, paralela al Congreso, el Senado o el Parlamento Europeo, cuyos miembros están ya invitados a asistir por Podemos. Asimismo, Iglesias anunciaba que también podrían sumarse los alcaldes de ciudades con 50.000 habitantes o más.

De la asamblea quedarían excluidos tanto el PP, al que Iglesias y los suyos ya dejaban fuera al proponer esta idea, como Ciudadanos, que no ha recibido propuesta alguna y que la descarta de plano. Eso sí, Podemos sí ha contactado con el PSOE para que Pedro Sánchez y sus correligionarios se sumen a la iniciativa. No parece que vaya a ser así teniendo en cuenta su primera respuesta.

Rechazo unánime de los otros tres grandes partidos

La propuesta de Podemos no tiene el apoyo de los otros tres grandes partidos. Óscar Puente, del PSOE, apelaba a "no trocear la soberanía nacional". Pablo Casado, del PP, contestaba diciendo que "Puigdemont tendría que haber venido a la conferencia de presidentes en el Senado" y que "Podemos tampoco ha estado en las reuniones en las que hemos intentado mejorar la financiación autonómica".

Por último, Inés Arrimadas, de Ciudadanos, decía que "extraña que Podemos diga que quiere hacer una mesa de diálogo con la oposición y no se ponga en contacto con el partido que lidera la oposición en Cataluña". En otras palabras, el rechazo a la iniciativa de Podemos es compartido por PP, PSOE y Ciudadanos. Dos tercios del Congreso contra la asamblea de diputados y concejales

Un pulso a la Constitución y ¿en clave electoral? 

La propuesta de Podemos supone, como se ha dicho, utilizar una institución nueva que no está comprendida en las instituciones que consagra la Constitución. Así, Iglesias redobla su pulso al régimen del 78. El pasado viernes el secretario general del partido de los círculos afirmaba que "el éxito del régimen de 78" fue "llegar a un acuerdo de país" que está roto y aseguraba que Podemos puede sustituir por otro nuevo, aunque no aclaró cuál ni dio más detalles. 

Podemos siempre ha propuesto para Cataluña que se celebre un referéndum pactado entre la Generalitat y el Gobierno. Una consulta que tendría "efectos jurídicos" y en la que, no puede olvidarse, Iglesias y los suyos defenderían el "no", porque abogan por la continuidad de Cataluña dentro de España, aunque con otro estatus, con el de "nación soberana", como decía el propio líder de Podemos en la Diada. Básicamente, la asamblea que ahora proponen Podemos y sus socios redactaría un manifiesto con esa propuesta

Otra clave de esta asamblea de diputados y concejales es que Podemos ha querido mostrar que propone soluciones frente a la inacción del Gobierno. Una forma de tomar la iniciativa en un momento donde el debate político gira en torno a si habrá o no consulta el 1-O y a qué pretende hacer el Ejecutivo para impedirlo. Algo que se podría interpretar en clave electoral, toda vez que parece obvio que en breve habrá elecciones en Cataluña y, con esta propuesta, tanto Podemos como los comunes de Ada Colau y Xavi Domènech pueden salir reforzados ante el electorado catalán. 

El problema interno...

Por otra parte, esta propuesta de Podemos vuelve a prender la mecha del problema interno que la formación morada tiene en Cataluña. La propuesta se decidía este lunes durante un encuentro del de Rumbo 2020, el "gobierno en la sombra" que el partido puso en marcha después de Vistalegre 2. A la reunión asistían, además de los habituales, los socios parlamentarios de Podemos, con Domènech, de En Comú, y Yolanda Díaz, de En Marea, a la cabeza.

Sin embargo, no había nadie de Podem, la rama catalana del partido de los círculos. El propio secretario general de Podemos Cataluña, Albano Dante Fachín, enfrentado con Iglesias, expresaba su disgusto en las redes sociales por no haber sido invitado.