Joseba Egibar

Joseba Egibar Europa Press

España

PNV: "Tras diez años de humillaciones, a Cataluña no le queda otra solución"

"Tras diez años de faltas de respeto y humillación, no queda otra solución que separarse. Sería una buena fórmula para Cataluña y España", ha afirmado Joseba Egibar, portavoz parlamentario del PNV, en declaraciones a Radio Euskadi.

El presidente del GBB y portavoz parlamentario del PNV, Joseba Egibar, ha afirmado que, tras años de "falta de respeto y humillación, no hay otra solución que la separación", y ha defendido que ésta sería "una buena fórmula para Cataluña y España".

En declaraciones a Radio Euskadi, se ha referido al referéndum catalán convocado para el 1 de octubre y ha considerado "increíble" que un gobernante como el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "que ha tenido en sus manos la posibilidad de haber organizado un referéndum en condiciones, si se quiere un referéndum consultivo, se empecine en el no y no tenga otra respuesta".

Falta de propuestas desde Madrid

Tras sostener que después de casi diez años de 'procés' no se ha conocido una sola propuesta política dirigida a la ciudadanía de Cataluña por parte del Gobierno español, Egibar ha denunciado que el Ejecutivo central se "obceca en el no y la prohibición", con medidas "coercitivas y derivadas de pronunciamientos de Fiscalía y Tribunal Constitucional".

A su juicio, el 1 de octubre se va a producir un "desbordamiento democrático" y ha incidido en que no ha existido una propuesta política a la ciudadanía, por lo que solo le queda "una salida que es aplicar el voto en conciencia por dignidad personal y colectiva".

Asimismo, ha denunciado que ya se han producido "impedimentos" para poder votar el día 1 y hasta que llegue esa jornada "se conocerán nuevos intentos que pretendan impedir que Cataluña pueda votar". "Desde la lejanía, creo que por dignidad política y democrática Cataluña va a querer votar y va a votar el 1 de octubre", ha añadido.

"Falta de respeto y humillación"

En este contexto, y tras valorar que Cataluña ha hecho "propuestas de reformas políticas de calado al Estado", ha criticado que "en diez años se hayan acumulado faltas de respeto e incluso humillación política y colectiva", por lo que "ante esto no hay otra solución que la separación". "Creo que la separación sería una buena fórmula para Cataluña y España", ha expresado.

Por último, ha advertido de que lo que preocupa al Estado del día 1 "no es la pregunta sino la respuesta" y ha considerado que frente a la propuesta de estado independiente catalán, el Gobierno español "puede expresar otra fórmula e intentar convencer a los catalanes".