El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. efe

España SESIÓN DE CONTROL EN EL SENADO

Una diputada de ERC culpa al Gobierno de actuar como un nuevo GAL "sin violencia física"

Rajoy responde: "Dejen de inventarse operaciones, no sé lo que es la 'operación zanahoria'".

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha respondido por primera vez sobre la supuesta operación zanahoria, que es la etiqueta que el grupo parlamentario ERC ha puesto a la posible oferta que el Gobierno central ha hecho a la Generalitat para frenar el independentismo. Lo ha hecho en el pleno del Senado a una pregunta de la senadora Mirella Cortès, que ha señalado al Ejecutivo central de ser responsable de un "nuevo GAL pero sin víctimas" cuyo objetivo es, a su juicio, hacer desaparecer el plan independentista.

La senadora ha reprochado en sede parlamentaria la actuación del jefe de gabinete del presidente del Gobierno, Jorge Moragas, que envió unos mensajes a la que era novia del hijo de Jordi Pujol, Victora Álvarez, pidiéndole que contase todo lo que sabía de los negocios ilegales de la familia del expresident. La parlamentaria recordó también las grabaciones hechas en el despacho del exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, con el director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso.

Cortès también afeó en el Senado la actuación de Eugenio Pino, ex número dos de la Policía, "con la utilización de la Udef para blanquear información" y la actuación del inspector jefe José Ángel Fuentes, "con la utilización de fondos reservados para pagar información sobre el exalcalde de Barcelona que se ha demostrado rotundamente falsa". La senadora del grupo independentista también recordó aquella vez que el comisario José Villarejo dijo: "Vamos a joderos por instrucción directa del ministro del Interior".

"Las malas artes"

La senadora Cortès calificó la operación contra el independentismo de Cataluña como un nuevo GAL que ha mantenido "las malas artes, las cloacas del Estado, los periodistas comprados y la recompensa con fondos reservados para comprar declaraciones". La parlamentaria insistió en esta vía, y pidió a Rajoy que negara en sede parlamentaria si no existe una operación encabezada por los dirigentes del PP catalán, encabezado por Jorge Moragas, para "destruir un movimiento político y las principales instituciones democráticas de Cataluña en contra de los principios básicos que sostienen el Estado de derecho" y le preguntó directamente si él no es el señor X que lidera esa hipotética operación.
En tono socarrón, el jefe del Ejecutivo ha pedido a su interlocutora que se dejen de "inventar operaciones. Ahora he visto que han inventado otra, la operación zanahoria. Yo no sé lo que es la operación zanahoria. Pero tengo la sensación de que si yo quiero plantear algo al presidente de la Generalitat, ustedes no lo van a apoyar, porque dicen que eso es una zanahoria y hay que hacer lo que dicen ustedes". 

Conferencia de presidentes

Mariano Rajoy volvió a afear la ausencia del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en la Conferencia de Presidentes y recordó los fondos económicos que el Estado destinó a Cataluña en mecanismos como el Fondo de Liquidez Autonómica. "63.000 millones de euros que permitió mantener los servicios públicos y que los proveedores cobraran. A eso me he dedicado mucho tiempo". 
Delante de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que lleva en primera persona la 'operación diálogo', Mariano Rajoy volvió a imponer que "la ley se cumpla, que los gobernantes no deben saltárselo a la torera" como condición imprescindible para mantener el diálogo abierto. "En un Estado de derecho todos, incluidos los diputados y los senadores, estamos sometidos al imperio de la ley".