Arte

La joven de la perla, recibida con honores

Hoy reabre, tras dos años cerrado por reformas, el Museo Mauritshuis de La Haya. Junto a la famosa pintura de Vermeer se encuentran El jilguero de Carel Fabritius y Lección de anatomía de Rembrandt entre otras joyas

27 junio, 2014 02:00

La joven de la perla de Vermeer brilla de nuevo en el renovado Mauritshuis de La Haya

Una original ceremonia en el patio principal del Museo Mauritshuis da la simbólica bienvenida a La joven de la perla. Presidida por el rey Guillermo de Holanda, la gala inaugural gira en torno a la pintura más famosa de la colección, la dama retratada por Vermeer en 1665, considerada una de las diez obras de arte más célebres del mundo. Seis oficiales a caballo hacen los honores al famoso lienzo, acompañados por la Filarmónica de La Haya y una banda de metales. Una joven de carne y hueso encarna a la protagonista del cuadro, y hace entrega al monarca de una llave con la que éste procede a la reapertura del museo.

Desde su inauguración en 1822, el Museo Mauritshuis de La Haya ha sido considerado uno de los más bellos ejemplos de arquitectura clásica holandesa y uno de los cuatro museos más importantes del mundo de pintura del siglo de oro holandés. Fue construido entre 1636 y 1644, cuando el conde Johan Maurits van Nassau-Siegen era gobernador de la colonia holandesa en Brasil. En 1820, el edificio fue adquirido por el Estado holandés para albergar la colección real de pintura. Con una localización única, a orillas de un lago, es el corazón de una ciudad con una gran historia, que además alberga el Parlamento Holandés y en la que vive la Familia Real. Hoy, tras una inversión de más de 30 millones de euros y dos años de reformas que han duplicado el espacio expositivo, el renovado Mauritshuis abre sus puertas de nuevo.

La pinacoteca holandesa atesora una espléndida colección que incluye tres obras maestras de Johannes Vermeer, entre ellas, Vista de Delft (c.1660-1661), así como Lección de anatomía, de Rembrandt; El jilguero (1654), de Carel Fabritus, inspirador de la novela homónima de Donna Tartt publicada el año pasado, y algunas de las pinturas más conocidas de Jan Steen sobre proverbios neerlandeses como Mientras el viejo canta, el joven fuma.

El histórico edificio ha sido renovado meticulosamente pero conservando y restaurando muchos elementos del inmueble original. La directora de la pinacoteca Emilie Gordenker manifestó que el palacete del siglo XVII no podía satisfacer todas las necesidades de un visitante del siglo XXI, así que cuando se les presentó la oportunidad de adquirir un edificio Art Deco situado en la misma calle, no lo dudaron. El desafío para el estudio holandés Hans van Heeswijk Architects -autor de la ampliación del Museo Hermitage Ámsterdam- fue fusionar dos edificios muy distintos entre sí.

Una de las principales novedades es la apertura del nuevo Royal Dutch Shell Wing en el edificio adyacente, que dobla la superficie existente del museo y está conectado al edificio histórico mediante un nuevo vestíbulo subterráneo. Este nuevo espacio proporciona nuevas galerías de exposición, un centro educativo, una cafetería y otros servicios para el visitante. El exterior del edificio ha sido modificado para que se asemeje al diseño original que ideó el arquitecto del siglo XVII Jacob van Campen.

"Quienes conozcan bien el Mauritshuis se sentirán como en casa - nos asegura la directora del museo Emilie Gordenker- y verán que le hemos hecho un 'estiramiento facial' al antiguo edificio. Quedarán sorprendidos por la entrada llena de luz y el nuevo ala, un magnífico ejemplo de arquitectura Art Deco que encaja muy bien con el Mauritshuis del siglo diecisiete. Y les sugiero que no se pierdan la gran pintura de Jacob van Campen (el arquitecto del Mauritshuis) que ha sido cedida por el rey Guillermo de Holanda para esta exposición inaugural y que nunca se expone al público".

La primera de las tres exposiciones temporales que se organizarán aborda la historia de este edificio histórico y la de sus ocupantes, un merecido homenaje a la rica historia del Mauritshuis. Se prevé un incremento del 25% de las visitas, es decir, se calcula que 300.000 personas pasearán por sus salas centenarias a lo largo del año. Durante las obras de reforma, La joven de la perla, llevada a la literatura por Tracy Chevalier, hizo una gira mundial por Estados Unidos, Japón e Italia, junto a otras obras esenciales de la pinacoteca, que fueron admiradas por 2,2 millones de personas. Ahora se exhibe en una coqueta sala con capacidad para 30 personas. La prioridad de los responsables del Mauritshuis ha sido mantener su atmósfera íntima, semejante a la de espacios como la Frick Gallery de Nueva York, muy apreciados por sus dimensiones que hacen posible verlos en su totalidad en una única visita.

Muchas de las ochocientas obras de la colección han sido restauradas y flamantes adquisiciones, como Naturaleza muerta con quesos, almendras y pretzels de 1615 de la pintora flamenca Clara Peeters, y Paisaje montañoso con San Jerónimo, un lienzo de Paul Brils de 1592, se colgarán por primera vez. La mayor parte de las salas, sin embargo, respetarán la antigua disposición de las obras exhibiéndose alrededor de dos tercios de las pinturas de la colección.

Un Vermeer a la venta

Christie's ha anunciado la venta el próximo 8 de julio del lienzo Santa Praxedis de Johannes Vermeer con una estimación de 7,5 a 9,5 millones de euros. Datado en 1655 se trataría del cuadro más antiguo del artista y uno de los únicos dos trabajos de su producción menos convencional que aún quedaban en manos privadas. Un reciente análisis de pigmentos llevado a cabo por el Rijksmuseum junto con la Free University de Amsterdam atribuye la autoría de la pintura a Vermeer.

Se ha establecido que no solo el plomo blanco usado en el lienzo es compatible con la pintura holandesa sino que indiscutiblemente no es italiano; los exámenes han revelado además un vínculo con otra de las primeras pinturas de Vermeer -Diana y sus compañeras-, que posee el Mauritshuis de La Haya. "Aunque celebro la reciente investigación técnica sobre la pintura, y espero que podamos tener una conclusión definitiva sobre su atribución a Vermeer, todavía quedan algunas cuestiones abiertas. Solo queda un Vermeer más en manos privadas, pero no estoy interesada en adquirirlo para el Mauritshuis", responde sin ambages la directora de la pinacoteca.

Solamente un cuadro de Vermeer ha salido a pujas en la última década. Se trataba del pequeño óleo del maestro Mujer joven sentada ante el virginal, por el que se pagaron 21,7 millones de euros en Sotheby's Londres en 2004.