El Cultural

Recuperaciones

Concurso de micropoemas conducido por Joaquín Pérez Azaústre

30 agosto, 2021 09:28

¡Buenos días!

Estuvieron a punto de ganar estos poemas:

Juanvi
La noche es monte de olivos
Desde las negras pupilas con voz de niño
La boca vacía emergiendo del mar.

La afirmación inicial ya marca el tono del poema, con esa plasticidad expuesta como la estampa de un paisaje, con su evocación. A partir de ahí viene el punto interno de giro o la sorpresa, con ese referente de vulnerabilidad emergiendo. Imaginación sugerente.

Mari Carmen Pavón
Fuerza la montaña a llorar sobre el secarral
Y al albor surgen cosechas renovadas.
Los girasoles invaden el insomnio.

La acción dentro del panorama que se atisba tiene su fuerza no sólo motriz dentro del poema, sino también sugerente. Hay pérdida y hay renovación, con esa creativa imagen final y “Los girasoles” girándose hacia nuestra lectura, con su luz interior. Buen final.

Iah
Las voces se evaporan en lirios rojos,
los ojos de diamantes se transforman
en lágrimas asfixiantes.

La estampa se presenta con serenidad, marcando el paso a una serie de imágenes punzantes y claras que nos van introduciendo en un estado de ánimo que cristaliza al final. La transformación del segundo verso concentra el foco de su plasticidad. Bien.

Pero el ganador es

Lolee
El río dormido, un silencio sin orillas,
lleva
su tesoro de manzanas en el fondo

Estamos ante un poema sencillo, que se ofrece con la placidez de esa primera imagen: un “río dormido”. Sin embargo, dentro del sueño también suceden cosas: hay un “silencio sin orillas” -en el que late el misterio- y también un lecho que no se ve: ese maravilloso “tesoro de manzanas en el fondo”. Máxima sutileza en lo que nos sugiere.

Tema de la semana: “Recuperaciones”. Septiembre tiene algo de eso: un nuevo curso, con sus cuentas pendientes. Podemos recuperarnos, podemos alterar el ritmo de las cosas al comenzar de nuevo. Escribamos de esto, en 3 versos y no más de 140 caracteres, esta última semana en la que Cuenta 140 está dedicado a la poesía. Necesitamos nacer de nuevo con septiembre, necesitamos ese nuevo pulso con nosotros mismos y con la realidad, con la posibilidad de acercarnos a lo que deseamos. Escribamos sobre las recuperaciones, sobre esa redención que nos espera al nombrarla.