Ilie Nastase en una imagen de archivo.

Ilie Nastase en una imagen de archivo. INQUAM PHOTOS Reuters

Tenis

Ilie Nastase sigue abonado a la polémica: detenido por conducir ebrio

El exnúmero uno del mundo de tenis protagonizó un nuevo escándalo tras ser vetado de la Copa Davis y de la Copa Federación hasta 2020 el año pasado.

El rumano Ilie Nastase, exnúmero uno del mundo, fue detenido en la madrugada del viernes en Bucarest por conducir un coche supuestamente en "estado ebrio", informó la prensa local.

"Como se encontraba en un visible estado de embriaguez, se le pidió que hiciera una prueba de alcoholemia y en ese momento se mostró recalcitrante, pronunció insultos contra los agentes, motivo por el que fue arrestado y trasladado al Instituto de Medicina Legal para tomar muestras biológicas", señaló la policía en un comunicado.

Tras varias horas en la comisaria, Nastase recibió permiso para salir, aunque le abrieron un expediente por conducir en estado ebrio y negarse a hacer las pruebas. "Me preguntaron: ¿Has bebido? , tres cervezas. Venga señor Nastase, ha estado tres horas allí (en el restaurante), ha bebido más. Dije que había comido durante esas tres horas. Me enfadé porque no me creyeron", contó Nastase a la cadena de televisión Antena 3.

"Me pidieron que soplara, dije que no, quiero ir a la comisaria y allí lo haré. No esperaron a ir de manera civilizada. Uno me sacó del coche, me puso con la cara sobre el asfalto, se subió uno con las piernas sobre mí y me esposó. Y dijeron, ahora vamos", prosiguió. "¿No habría sido mejor que me llevara sin las esposas y que me hiciera el test allí (en la comisaria)?", se preguntó Nastase, quien precisó que nunca fue agresivo físicamente con los agentes, aunque puede que sólo verbalmente.

Conocido por protagonizar escándalos, el extenista de 71 años fue multado con 20.000 dólares y vetado de los torneos de la Copa Davis y Copa Federación hasta el 23 de abril de 2020, tras insultar a una periodista, a la tenista británica Johanna Konta y a un árbitro. En 2017, Nastase se dirigió groseramente a estas tres personas durante la celebración de un partido de la Copa Federación entre Reino Unido y Rumanía, mientras ejercía como capitán del equipo rumano. Un día antes, había realizado comentarios racistas contra la tenista estadounidense Serena Williams durante la conferencia previa a la eliminatoria.