Nadal, durante un entrenamiento en Roland Garros.

Nadal, durante un entrenamiento en Roland Garros. Corinne Dubreuil FFT

Tenis Roland Garros

En Roland Garros, una vez más, todos contra Nadal

  • El español, que debutará ante Simone Bolelli, tuvo suerte en el sorteo y evitó a sus grandes rivales sobre tierra hasta la final del torneo.
  • Cinco minutos con Nadal
París (enviado especial)

En París, todos contra uno. Rafael Nadal, 10 veces campeón de Roland Garros y máximo candidato a la Copa de los Mosqueteros, debutará en el torneo contra Simone Bolelli (5-0 en el cara a cara), que reemplazó al lesionado Alexandr Dolgopolov, sabiendo que está a años luz del resto de favoritos al título, que una vez más vuelve a ser el jugador a batir y que los otros 127 que están en el cuadro buscan exactamente lo mismo: derrotar al mejor tenista de todos los tiempos sobre arcilla en la catedral de la tierra. De entrada, el español conoció este jueves que tiene un camino agradable para ir avanzando rondas y optar a levantar su undécimo trofeo el próximo domingo 10 de junio.

Así, y si se impone la lógica del ranking, Nadal se mediría con Joao Sousa en segunda ronda, Richard Gasquet en tercera, Jack Sock en octavos de final, Kevin Anderson en cuartos, Marin Cilic en semifinales y Alexander Zverev en la final.

En esa lista no hay ningún nombre que asuste al mallorquín, que por ejemplo podría haberse encontrado con David Ferrer en su debut (fue la final de 2013), con Novak Djokovic en la tercera ronda porque el ranking actual del serbio (22 mundial) le impidió llegar al sorteo como uno de los principales cabezas de serie, forzándole a superar un cuadro duro desde el inicio, o con Dominic Thiem en cuartos, al que como a los otros dos evitó hasta una potencial final. En consecuencia, un examen sencillo para un tenista que llega tras ganar tres de los cuatro torneos que ha disputado en la gira de tierra (Montecarlo, Barcelona y Roma), lanzado hacia la conquista de otro título en París.

A las siete de la tarde del jueves, Gabriella Papadakis y Guillaume Cizeron, tres veces campeones mundiales de patinaje artístico (2015, 2016 y 2018) y ganadores de la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018, entraron a pie por los jardines botánicos de París para participar en el sorteo de los cuadros de Roland Garros, que se celebró un día antes de lo habitual (históricamente la ceremonia ha sido el viernes por la mañana). Actuando como manos inocentes, los dos deportistas destaparon el camino de los favoritos, hasta que al final aparecieron Nadal y Jelena Ostapenko (vigentes campeones) para valorar entre risas si habían tenido suerte o no.

A los 31 años, que serán 32 en unos días (el 3 de junio), el mallorquín es un jugador único en la élite. Con 18 años recién cumplidos, el español conquistó su primer Roland Garros y desde entonces ha ido sumando uno por temporada, a excepción de las derrotas de 2009 (con Robin Soderling en octavos), de 2015 (con Djokovic en cuartos) y de una lesión en la vaina cubital posterior de la muñeca que le obligó a retirarse del torneo antes de jugar la tercera ronda. Está claro: como Nadal, que ha ganado 79 de sus 81 partidos en el segundo grande del curso, no hay ninguno.

Por su parte, Garbiñe Muguruza, la campeona de 2016, se estrenará en Roland Garros ante Svetlana Kuznestova (que ganó el título en 2009), con un recorrido en el que aparecen nombres como el de Carina Witthoeft, Anastasia Pavlyuchenkova, CoCo Vandeweghe, Serena Williams, Karolina Pliskova, Simona Halep o Caroline Wozniacki.