Pablo Lima y Fernando Belasteguín celebrando un punto.

Pablo Lima y Fernando Belasteguín celebrando un punto. World Padel Tour

Otros Deportes

Así fue la segunda jornada de dieciseisavos del Buenos Aires Padel Master

Los favoritos no dieron su brazo a torcer en la pista argentina, con el gran desempeño de Bela y Lima como epicentro de los partidos de este miércoles.

Noticias relacionadas

La segunda etapa de los dieciseisavos de final del Buenos Aires Padel Master, alzaba el telón en la central de La Rural con un decorado climatológico radicalmente distinto al vivido en el arranque del cuadro. Un Sol de justicia presidió el duelo inaugural entre Marcello Jardim y Federico Quiles frente a Rubén Rivera y Raúl Marcos.

Jardim y Quiles arrancaban más y mejor asentados en la pista que sus rivales. Una comodidad que se tradujo en un break en el tercer juego que la experiencia del argentino y el brasileño se encargaría de transformar en una ventaja crucial para la suerte de la manga. Pese a defender varias bolas de break en contra, la templanza de Jardim y la ferocidad de Quiles con su volea y sus remates daban como resultado un 6-4 en el primer episodio.

Se llenaron de dudas Marcos y Rivera a medida que en el segundo set se entonaban aun más Quiles y Jardim. Su dominio de la red y su capacidad para aprovechar cada oportunidad para definir, iban a determinar un fugaz desenlace del partido. Un monólogo de la dupla argentino brasileña liquidaba el duelo con un 6-1 en el segundo para entregar el primer pase a octavos de la jornada en menos de una hora de juego.

Por un lugar en esa ronda y en la pista 2, se cruzaban los caminos de Peter Alonso-Martínez y Aris Patiniotis frente a Raúl Díaz y Toni Bueno. La lucha por el control de la red y por llevar las riendas del partido deparó un arranque táctico, con ambas parejas tratando de encontrar en la ruta al break, un camino que les hiciese tomar ventaja. Díaz y Rivera lograron desequilibrar controlando pequeños detalles y definiendo en un set muy igualado que se decidiría por un 6-3 a su favor.

Maty Marina a punto de golpear la pelota.

Maty Marina a punto de golpear la pelota. World Padel Tour

La clave, un Raúl Díaz preciso en la pegada, de menos a más en su confianza y el derroche de Bueno en defensa, jalonado por acciones de mucha calidad en la volea. La igualdad se mantuvo como tónica del arranque en el segundo set. Ocho juegos de intensa disputa sin desequilibrio alguno. La confianza adquirida durante la primera manga por parte de Díaz y Bueno fue vital, para que éstos aprovechasen un par de errores no forzados de los hombres dirigidos por Ramiro Choya, que veían como el duelo tocaba a su fin con el break postrero que acabó poniendo el 7-5 final. El madrileño y el catalán alcanzaban sus primeros octavos como pareja en este curso.

Para la segunda cita en la pista central, por un lugar en la siguiente instancia se medían, José A. García Diestro y Martín Sánchez Piñeiro frente a Adrián Allemandi y Juan Lebrón. Sería el trepidante ritmo de bola impuesto por estos últimos el factor clave que marcó la pauta del primer set. Allemandi era el dueño del tempo y su manejo, habilitaba la aparición de Juan Lebrón, que definía con la contundencia que le caracteriza. Diestro y Piñeiro no lograban acomodo en un primer set, que se cerraba a favor de la pareja hispano argentina con un global de 6-3.

Para el segundo, el comienzo parecía una prolongación de la primera manga, break de salida y 2-0 arriba, pero sus rivales aun no habían dicho la última palabra. Diestro y Piñeiro lograron aferrarse al duelo haciendo frente al pádel osado que gustan de practicar Lebrón y Allemandi. A medida que Diestro fue encontrando un mejor control de bola, Piñeiro fue capaz de acompañarle con su potencia en la pegada.

Recuperaron la rotura en el cuarto y la igualdad se mantuvo hasta que un nuevo zarpazo del neuquino y el gaditano servía para el quiebre definitivo (5-4). La fiabilidad de Tito con su saque haría el resto para meterlos en la ronda de las 16 mejores parejas en Buenos Aires (6-4).

La penúltima cita del día en la pista 2 llegaba con el partido entre Borja Yribarren y Juan Manuel Vázquez frente a Matías Marina y Javier Concepción. Los ganadores del Challenger de Helsinborg, marcaron claramente la pauta del partido. Mati Marina muy cómodo en la pista, haciendo gala de un manejo muy fluido, mientras que Concepción a sus anchas en la pegada, aprovechando la vivacidad de bola con más temperatura ambiente.

Una mezcla letal para Borja y Guga que veían como la primera manga caía del lado de sus rivales por un claro 6-1. Yribarren y Vázquez no lograban dar con la solución que frenase a sus oponentes. Lastrados por la intermitencia de los errores no forzados, Marina y Concepción no variaron su hoja de ruta para imponer su dominio también de forma clara en el segundo set. Un 6-3 en apenas una hora y diez minutos, ponía en la siguiente ronda a la dupla española.

Franco Stupaczuk en acción.

Franco Stupaczuk en acción. World Padel Tour

Sin duda el partido de la jornada y de los dieciseisavos de final. El sorteo quiso que se produjera un enfrentamiento de tal categoría y propio de instancias más altas para abrir el cuadro. Miguel Lamperti y Juani Mieres frente a Godo Díaz y Lucho Capra. Tras un inicio de partido ajustando golpes y empezando a carburar la volea de Juani Mieres y la pegada de Lamperti se iba a imponer en el 7º juego para romper el empate a 3, colocar un break y consolidar en su saque posterior el 5-3.

Sin embargo la magia que atesoran sus rivales iba hacer que se resistieran a ceder el set en ese momento, recuperando el break y forzando la muerte súbita. Un tie break ajustado y definido por detalles. Un tie break que puso en ventaja a los de Bahía Blanca: (7-6). La segunda manga iba a comenzar calcando el inicio de la primera. Con la seguridad de cada uno de los contendientes en su saque la igualdad iba a extenderse a lo largo de 8 intensos juegos.

En ese momento la ventaja volvería a sonreír a Lamperti y Mieres y al igual que la anterior manga Godo y Lucho la neutralizarían al instante y lanzarían la resolución el set, de nuevo, al tie break. Una vez más, en el momento definitivo, Lamperti sacó su cañón para dar el golpe final que había preparado Juani Mieres y meter en 1h y 51m a los bahienses en octavos de final.

Al mismo tiempo y en pista 2 se llevaba a cabo la batalla entre Matías Nicoletti y Cristian Germán Gutiérrez frente a Gerard Company y Javier Escalante. Cinco juegos tardaba la pareja argentina en ponerse por delante con ventaja de un break, rompiendo en el 5º juego para colocar un 3-2 que se culminaba con su saque en el 4-2 siguiente. Pero Company y Escalante devolvían la igualada sumando los dos siguientes juegos.

Con 4-4 lo demás se lo apuntaron Nicoletti y Cristian Germán Gutiérrez para cerrar la primera manga en 6-4. La segunda manga comenzaba con la inercia ganadora de la pareja que se llevó la primera. Enseguida ponían distancia en el marcador Nicoletti y Gutiérrez. 2-0 con un break a su favor que se ampliaría a 2 para poner el 5-1. El resultado final (6-2) les abriría la puerta de la siguiente ronda.

En el penúltimo turno de la tarde y con toda la acción ya reservada para los espectadores de la pista central de La Rural, la atención se fijaba en el debut del que fuera uno de los jugadores más aclamado en 2016, Franco Stupaczuk junto a Cristian Gutiérrez, y una joven pareja que aspiraba a lograr ese reconocimiento: Agustín Tapia y Luciano Soliverez. Pese a la distancia que separa a estas dos parejas en experiencia los dos jóvenes jugadores salieron sin miedo y sin que los cerca de 3.000 espectadores causaran el más mínimo miedo escénico en sus palas.

No obstante y fruto de un juego sobresaliente Tapia y Soliverez se llevarían el primer envite del partido con un resultado de 6-4 sorprendiendo a los ganadores de dos torneos Open esta temporada. Stupa y Cristina eran conscientes de que, o reaccionaban o el público, ya entregado a sus nuevos ‘héroes locales’ podría llevar en volandas a sus rivales. En el sexto juego de la segunda manga sería el punto de inflexión. Una rotura en favor del chaqueño y el marplatense les lanzaba a cerrar el segundo set a su favor con un resultado de 6-3.

Así se ve un partido del Buenos Aires Padel Master 2017.

Así se ve un partido del Buenos Aires Padel Master 2017. World Padel Tour

Un tempranero break en el tercero iba a encaminar el pase a los octavos de final de Stupaczuk y Gutiérrez. Con 2-0 en el luminoso caminarían seguros evitando los coletazos de genialidad de Tapia y Soliverez, para aumentar a dos breaks de distancia el resultado final: 6-2 y Stupa y Crisitian en la siguiente ronda.

Para cerrar la jornada y ocupar el último espacio libre en los octavos de final, la reedición de la pasada semifinal del Estrella Damm Zaragoza Open, esta vez, versión Buenos Aires: Fernando Belasteguín y Pablo Lima frente a Seba Nerone y Álex Ruiz. Como ocurriera precisamente antes de viajar al torneo bonaerense la pareja hispano-argentina iba a hacer sudar a los numero uno de WPT.

No obstante en el quinto juego Nerone-Ruiz rompían el saque de sus rivales gracias, sobre todo a una férrea defensa de ambos. Bela y Lima salían vivos con su constante eficacia de un enorme Álex Ruiz y de las víboras demoledoras de Seba Nerone, realizando un ‘contrabreak’ y poniendo el punto final después a un set que cerraban por 6-4.

En el segundo, la resistencia Nerone-Ruiz no podía hacer frente a los envites de unos Bela y Lima que subieron una marcha más en su juego. Conscientes de las virtudes de sus rivales evitaron cualquier intento de rebelión del bonaerense y el malagueño apretando más si cabe su volea. Un contundente 6-1 para terminar la noche en La Rural, para poner a Bela y Lima como último inquilinos de los Octavos de Final.

Dieciseisavos (miércoles) Buenos Aires Padel Máster | World Padel Tour