Casemiro, Varane, Koke y Sergio Ramos en el Atlético - Real Madrid de esta temporada.

Casemiro, Varane, Koke y Sergio Ramos en el Atlético - Real Madrid de esta temporada. REUTERS

1ª División DERBI MADRILEÑO (16:15H)

Zidane y un descafeinado derbi madrileño entre la 'pelea' por el pasillo

El técnico francés aseguró que su equipo no hará el pasillo al Barcelona si se da esa posibilidad. Devuelve así la jugada a los culés, que ya le negaron a los blancos este honor. Madrid y Atlético juegan este domingo un duelo insulso.

Más que por el mensaje, que también, Zidane sorprendió por la claridad. El entrenador francés levantó la voz (sin gritos, claro, y sin crear ninguna polémica) para decir algo tan inesperado como entendible. El Real Madrid no hará el pasillo al Barcelona si se da el caso de que al Clásico del próximo 6 de mayo (jornada 36 de Liga) llega ya el conjunto culé como campeón.

Las tradiciones se han roto. El Barcelona se 'cargó' un código de honor el pasado año y ahora el Real Madrid le devuelve la jugada. Los culés se negaron a hacerle el pasillo a los blancos esta misma temporada y ahora Zidane es el líder de una mayoritaria corriente en el madridismo de no hacer al Barça lo que ellos no hicieron.

Pongámonos en situación. El Barcelona - Real Madrid se jugará el domingo 6 de mayo, en la antepenúltima jornada de Liga. Para que el Barça llegue a ese Clásico como campeón matemático (por ejemplo, gane el torneo una semana antes en La Coruña), deberá tener nueve puntos de ventaja sobre el Atlético de Madrid y/o diez sobre el Real Madrid. Si se cumplen esas premisas, el Barça será campeón y a los blancos, en la jornada 36, le correspondería hacerle el pasillo.

Zidane confirma que el Madrid no hará pasillo al Barça

Pero Zidane reaccionó un mes antes de ese Clásico y de la posibilidad de hacer el pasillo (que aún no es seguro, se deben cumplir las cuentas mencionadas anteriormente) y lo dejó todo muy claro. "Nosotros no vamos a hacer pasillo, es una decisión mía", dijo Zizou este sábado. En realidad, es una respuesta a la negativa del Barcelona, hasta en dos ocasiones, a hacérselo al Real Madrid. Ojo por ojo.

El pasillo es una tradición, instaurada en el fútbol español en los años 70, que ni mucho menos es obligatoria y que no está escrita en ningún lado. Se hace por respeto al campeón. Siempre fue visto como una manera de felicitar con honores a un equipo que ha ganado un título reciente, sea cual sea la competición. Siempre se ha visto como algo positivo, pero en los últimos tiempos se ha utilizado para ridiculizar o insultar. Y de ahí que grandes rivales se nieguen a hacerlo. A lo largo de la historia hay tres precedentes de pasillos en un Clásico: el Barcelona se lo hizo al Madrid en 1988 y 2008 y los blancos se lo hicieron a los azulgrana en 1991.

Sin embargo, este año el calendario fue caprichoso y colocó dos Clásicos justo después de dos títulos del Real Madrid. El primero, en agosto, cuando los dos grandes del fútbol español disputaron la Supercopa de España, siendo el partido de ida en el Camp Nou una semana después de que el equipo de Zidane ganara la Supercopa de Europa ante el Manchester United. No lo hizo el Barça entonces, como tampoco cuatro meses después, el caso que desencadenó todo esto.

Cristiano, ante Juanfran, en el partido de ida.

Cristiano, ante Juanfran, en el partido de ida. EFE

Cuando el Madrid ganó el Mundial de Clubes, al Barcelona, en el siguiente partido de los blancos (Liga en el Bernabéu), le correspondía hacer el pasillo al campeón mundial, pero los culés se negaron. Rompían así una tradición en el fútbol español al alegar que ellos no hacían el pasillo a equipos que ganaron competiciones que no disputaban. El problema del Barça era que la hemeroteca les condenaba, ya que ellos mismos hicieron un pasillo al Sevilla por ganar la UEFA (torneo en el que ellos no estaban) y cuando los culés ganaron el Mundial de Clubes, sus inmediatos rivales sí se lo hicieron: en 2009 el Villarreal y en 2015 el Real Betis. El club catalán no esgrimió entonces que al no haber jugado Villarreal y Betis esa la competición que ganó no les hicieran pasillo.

Que el Barcelona hiciera el pasillo al Madrid tras el Mundial de Clubes no era un capricho blanco, sino la continuación de lo que siempre se hizo. Al igual que homenajearon al Barcelona cuando así se lo mereció, también otros equipos hicieron el pasillo al Madrid tras ganar un torneo en el que esos clubes no participaban. Nunca nadie antes había esgrimido el argumento (lícito por otra parte) de que por no participar en esa competición te da la opción (y el feo detalle) de no homenajear al campeón.

El derbi más insulso en años

¿Y por qué surge esta polémica ahora? Porque una victoria del Real Madrid al Atlético de Madrid en el derbi madrileño de este domingo (16:15 horas) facilita que el Barcelona sea antes campeón y, por tanto, que en el Clásico del 6 de mayo (que será justo después de la eliminatoria de semifinales de Champions, donde puede haber un Barcelona-Madrid) no haya nada en juego. En resumen, una victoria de los de Zidane a los de Simeone beneficia a los de Valverde.

Griezmann, sonriente, en el último entrenamiento del Atlético de Madrid antes del derbi.

Griezmann, sonriente, en el último entrenamiento del Atlético de Madrid antes del derbi. EFE

El derbi queda en un segundo plano entre tantas otras noticias más importantes que un partido descafeinado por su poco valor clasificatorio. Lo único que se dirime es quién será segundo en una Liga en la que da igual quedar segundo que tercero, porque el objetivo de ambos clubes debe ser el de ganar el título. Ahora el Real Madrid está a cuatro puntos del Atlético, pero apenas importa eso.

Ambos clubes están más pendientes, porque es más importante, de sus compromisos europeos de cuartos de Champions y Europa League, eliminatorias que tienen encarriladas tras ganar 0-3 en Turín y 2-0 al Sporting de Portugal respectivamente. Tanto estos duelos como los que vendrán después (semifinal y, en el mejor de los casos, final) están más presentes que el derbi madrileño.

Por ello habrá novedades de inicio. Por ejemplo, jugará Bale, que ni calentó ante la Juventus, y Asensio, que salió en la segunda parte en Turín. La lesión de Nacho abre la puerta a Vallejo, en toda cuenta que Varane tiene molestias y que forzarle no tiene sentido al estar sancionado Ramos en Champions, por lo que solo el francés y el propio Vallejo son los disponibles para el partido de vuelta en Champions. Cristiano podría aparcar el descanso y así jugar ante uno de los equipos a los que más goles ha marcado.

Zidane, junto a Cristiano, en el entrenamiento del Real Madrid este sábado.

Zidane, junto a Cristiano, en el entrenamiento del Real Madrid este sábado. EFE

En el Atlético no se espera tantas rotaciones y Griezmann, ya clave el año pasado, y Costa, que vuelve al Bernabéu con la camiseta rojiblanca, serán la amenaza de un equipo que ya cambió por completo la historia de los derbis ligueros. Jugadores como Koke, Saúl o Gabi pueden también partir de inicio en un derbi insulso, sin el nerviosismo y la emoción de otras temporadas.

Cuatro años lleva el Atlético de Madrid sin perder en Liga en el Bernabéu, que son también los mismos años que el Real Madrid ha eliminado consecutivamente al Atlético de la Champions (dos finales, una semifinal y unos cuartos). Los derbis han cambiado mucho. Tanto que apenas deciden nada, como el de este domingo.