Cristiano Ronaldo celebra uno de sus goles ante la Juventus.

Cristiano Ronaldo celebra uno de sus goles ante la Juventus. REUTERS

Champions League IDA DE CUARTOS DE FINAL

El Real Madrid aplasta a la Juventus y Cristiano marca la mejor chilena de la historia

Noche legendaria del jugador portugués, que marcó un doblete en la humillación del equipo de Zidane al campeón italiano (0-3). CR7 alcanzó la apoteosis con un gol de chilena espectacular. El Madrid resumió su historia con un partido descomunal. Pie y medio en semifinales.

No debe haber complejos ya. No debe haber miedo a decirlo. Cristiano Ronaldo es el mejor jugador del mundo. Así lo demuestra en los días grandes, en los momentos determinantes, aquellos en los que solo los elegidos están destinados a hacerse eternos. El portugués es historia del fútbol, una máquina inacabable, un seguro de vida, un portento descomunal. En Turín alcanzó el éxtasis. Un gol de chilena le encumbró al cielo de Europa. El público de la Juventus se puso en pie y le aplaudió. Él lo agradeció. Fue su gran noche. Una más. [Así te hemos contado el Juventus 0-3 Real Madrid]

El Real Madrid machacó a la Juventus en un partido que ya es historia del fútbol. Los blancos resumieron en Turín toda su historia. Después de ganar tres Copas de Europa en cuatro años, regaló a Europa un encuentro total. Se deberá estudiar este partido en años próximos. Tres goles, dos disparos al palo, multitud de ocasiones, superioridad insultante y un resultado para sellar el pase a semifinales. Y el rival era el campeón de Italia, un equipo tan histórico que hace más grande la hazaña. Es el club que el año pasado goleó al Barcelona (3-0) en esta misma ronda. 

Zidane: "Es uno de los más bonitos de la historia del fútbol"

De azul turquesa, el Real Madrid se puso hasta arriba de gloria con una exhibición para los siglos de los siglos. Hubo que frotarse los ojos para aceptar lo que en Turín pasaba. El equipo de Zidane se puso el traje europeo, sacó el rodillo y aplastó a la Juventus. Un 0-3 con el que los madridistas vivirán unos días muy felices. Se lo han ganado. Son aficionados del mejor equipo del mundo.

El momento de la chilena de Cristiano: un gol para la historia.

El momento de la chilena de Cristiano: un gol para la historia. REUTERS

Y al frente de todo ello, Cristiano Ronaldo dos Santos Aveiro. Todos los que dudaron, soltaron un silbido e incluso se rieron de él no solo deberán pedir perdón, sino que tendrán que cumplir una penitencia. ¿Qué más quieren? ¿Qué más tiene que hacer? 10 goles el año pasado entre cuartos, semifinales y final. Este año, tres al PSG. Ya van dos a la Juventus. ¿Y todavía alguien tiene dudas?

Cristiano ha ganado todo. Incluso logró una Eurocopa con Portugal, en otra de esas hazañas que ni ante los más críticos del portugués podrán esconder. Y después de hacer tanta historia, no frena. El calificativo legendario se queda hasta pequeño para definir su partido en Turín. Dos goles, una chilena para el recuerdo, aplaudido por una hinchada tan enorme como la de la Juventus y confirmación de lo que es: el jugador más determinante y relevante del mundo.

Cristiano había adelantado al Real Madrid en el minuto 3 con un remate de primeras tras un buen pase de Isco. Era la enésima aparición de Ronaldo, que no se pierde una cita grande. Sin embargo, lo mejor estaba por venir. Después de que el equipo de Zidane, que estuvo también inmenso en su lectura del partido, sufriera con algún acercamiento de la Juventus, Cristiano quiso hacer más historia. Es difícil, pero lo logra.

Cristiano, en la celebración de su primer gol a la Juventus.

Cristiano, en la celebración de su primer gol a la Juventus. REUTERS

Su gol de chilena puede ser ya el marco más bonito para el próximo lustro. Si el Real Madrid gana esta Champions, no cabe duda que esta chilena será como la volea de Zidane en 2002. Será la imagen incónica, la que represente la superioridad de este club, el mejor de todos. El pase perfecto de Carvajal lo hizo mayúsculo Cristiano, que al fin metió su gol soñado. Una chilena preciosa, de leyenda. Tanto tiempo intentando el gol así para acabar lográndolo en un escenario inigualable. 

Le quedó aún tiempo al portugués para regalar el tercer gol a Marcelo, que completó la fiesta de un equipo inmenso. El Madrid en Champions no es humano. Kroos y Kovacic dieron sendos remates al larguero y hasta Cristiano perdonó el hat-trick. Quizá no lo creerán, pero el 0-3 se quedó corto. 

La actuación extraterreste de Cristiano 'esconde' los partidazos de Varane, Sergio Ramos (se perderá la vuelta por acumulación de tarjetas) y Keylor Navas, la expulsión (merecida) de Dybala y el acierto de Zidane en el partido: sacó a Isco, después a Lucas y en el 60' quitó a Benzema, cuando no aportaba. Zizou también sigue callando bocas.

Este Juventus - Real Madrid es ya historia del fútbol. El día que Turín se puso en pie para aplaudir a Cristiano Ronaldo, el mejor jugador del fútbol, la máquina inacabable, el futbolista más determinante de la historia. Pónganse todos de pie, no importan los colores. El Madrid y Cristiano, a por la decimotercera. Y de que manera.

Cristiano Ronaldo consuela a Buffon.

Cristiano Ronaldo consuela a Buffon. REUTERS