Senegal, eliminada en primera fase por las tarjetas amarillas.

Senegal, eliminada en primera fase por las tarjetas amarillas. REUTERS

Mundial

Senegal, eliminada del Mundial por tener dos tarjetas amarillas más que Japón

  • La selección africana cayó ante Colombia (0-1) y quedan en tercer lugar del grupo. Los sudamericanos pasan como líder.
  • A su vez, Japón perdió ante Polonia (0-1) pero pasa a octavos al ganar el fair play, el sexto supuesto que existe en el reglamento para clasificarse a la siguiente ronda en caso de empate entre dos equipos.

En el grupo más abierto de todos los que había, tanto que la que partía como cabeza de serie, Polonia, ha acabado última y llegó sin opciones a esta última jornada, estaba casi escrito que habría que ir al último supuesto de los empates para decidir una clasificación a octavos. El Mundial de la igualdad, así se recordará Rusia 2018, tuvo su máxima en el grupo H. Senegal, eliminada ¡por dos tarjetas amarillas! Colombia accede a octavos como primera de grupo y Japón como segunda. [Narración y estadísticas: Senegal 0-1 Polonia]

La selección africana, que ha sido una de las más agradables de ver en este Mundial, acabó con cuatro puntos tras la derrota de este jueves ante Colombia (0-1). Son los mismos puntos que Japón, que también perdió, con idéntico resultado, ante Polonia. Esto obligaba a desempatar entre Senegal y Japón con los criterios que después se utilizan: el goalaverage general (empatado, 0), los goles a favor (empatado, 4), los goles en contra (empatado, 0) y el resultado de su partido (empatado, fue un 2-2). Con los cinco primeros supuestos empatados, hubo que ir al sexto: el fair play. Senegal tiene dos tarjetas amarillas más que Japón. Por eso los africanos se van a casa. [Narración y estadísticas: Japón 0-1 Polonia]

Así es este Mundial. Tan apretado que hay que ir a las amarillas para decidir un Mundial. Y que a pesar de perder el primer partido da a Colombia el primer puesto de grupo, lo que le hará enfrentarse al segundo del grupo G (Bélgica o Inglaterra) e ir por el denominado cuadro fácil, el de España, aunque solo habría un duelo ante los colombianos en semifinales.

Yerry Mina celebra su gol con sus compañeros de Colombia.

Yerry Mina celebra su gol con sus compañeros de Colombia. REUTERS

Colombia cumplió su deber y ganó. No convenció, porque jugar lo hizo más bien poco, incluso fue dominada por Senegal durante varios minutos, pero fue efectivo. Un cabezazo de Yerry Mina (dos goles lleva ya el central del Barcelona) a la salida de un córner valió a los cafeteros. Aquí los africanos pecaron de novatos, porque hicieron aquello que siempre se prohíbe desde pequeños: no hacer un cambio en un córner en contra.

En el otro partido de grupo, Japón, que era la que a priori lo mejor lo tenía, perdió ante una Polonia ya eliminada. Este Mundial también es el de la dignidad y profesionalidad de los equipos eliminados, porque todos aquellos que llegaron sin opciones a la última jornada pelearon y ganaron o empataron. Los polacos así lo hicieron e incluso perdonaron algún gol más que hubiera sido la clasificación de Senegal. Bednarek marcó el único gol del partido ante los fallos de Lewandowski, que se va de su primer Mundial sin marcar. 

Los jugadores de Senegal se lamentan tras la derrota ante Colombia.

Los jugadores de Senegal se lamentan tras la derrota ante Colombia. REUTERS

Por primera vez en la historia del Mundial, un equipo pasa de ronda (y otro queda eliminado) por las tarjetas amarillas. Concretamente dos. Para que después digan que en el fútbol está todo inventado. Que sirva como demostración de que hay que ganar en todo y que todo debe estar controlado. 

Senegal, eliminada del Mundial en primera fase por tener dos tarjetas amarillas más que Japón. Así es el fútbol y así, especialmente, es el Mundial más apretado y emocionante de la historia.

Los jugadores de Japón celebran el pase a octavos.

Los jugadores de Japón celebran el pase a octavos. REUTERS