Neymar celebra su gol ante Croacia en el amistoso en Liverpool.

Neymar celebra su gol ante Croacia en el amistoso en Liverpool. EFE

Mundial

Neymar ya está recuperado: exhibición con Brasil para meter miedo en el Mundial

El futbolista del PSG salió en la segunda parte y revolucionó el amistoso entre la 'canarinha' contra Croacia en Liverpool.

Arrasó Neymar en su reestreno. El futbolista del PSG reapareció tras meses lesionado y marcó un gol con Brasil en el amistoso ante Croacia en Liverpool de preparación para el Munial. Pero más que su gol, de bella factura, fue lo que su figura significó: revolucionó un encuentro hasta entonces dormido y que iba con empate.

Neymar, que se lesionó en marzo, justo antes del partido de vuelta de octavos de Champions ante el Real Madrid, jugó sus primeros minutos desde entonces. Salió desde el banquillo y demostró que Brasil necesitará de su mejor versión para llegar lejos en Rusia. Su exhibición se hizo más notoria por como fue el guión del amistoso. Sin él, igualado y con la 'Canarinha' sin tirar a puerta. Con él, victoria de Brasil, selección a la que reanimó.

El exfutbolista del Barcelona entró al terreno de juego tras el descanso y con su entrada cambió todo. Brasil tuvo más ocasiones y en el minuto 69 marcó el primero, en una jugada de Willian con Coutinho que terminó en Neymar, que por la banda izquierda recortó a Vrsaljko, lateral del Atlético, y lanzó con fuerza a portería: nada pudo hacer Subasic, portero de Croacia.

Ya cuando el partido tocaba su fin, en el tiempo añadido, Firmino, que jugaba en casa (Anfiled Road), completó una victoria de Brasil claramente influenciado por la presencia de Neymar, que volvió a los terrenos de juego y de qué manera.  

Una mejoría que no sólo de debió al buen hacer de Neymar, que pese a revolucionar el ataque brasileño demostró que aún está falto de ritmo de juego, sino porque la inclusión del jugador del PSG permitió al barcelonista Philippe Coutinho retrasar su posición para tomar el mando del juego. Con Coutinho en la medular, en sustitución del rocoso Fernandinho, la selección de Brasil ganó en velocidad e imaginación, el caldo de cultivo que Neymar necesita para explotar sus extraordinarias condiciones.