Los jugadores del Athletic celebran un gol en Atenas.

Los jugadores del Athletic celebran un gol en Atenas. EFE

Europa League PARTIDO DE IDA DE LA RONDA PREVIA

El Athletic remonta al Panathinaikos gracias a seis minutos brillantes

El cuadro español ganó 2-3 en Atenas en el partido de ida de la última ronda previa de Europa League. Los de Ziganda llegaron a ir perdiendo por 2-0. Marcaron Aduriz (dos) y De Marcos en los minuto 68, 71 y 74.

El Athletic Club renació en Atenas cuando parecía hundido y levantó, en seis minutos, un 2-0 en contra ante el Panathinaikos para ganar por 2-3 y encarrilar su presencia en la fase de grupos de la Europa League, liderado por el juego del bullicioso Iker Muniain y los goles del eterno Aritz Aduriz.

Fue un visto y no visto en apenas unos minutos, del 68 al 74, para pasar de un merecido 2-0 a favor del equipo del trébol a un 2-3 que casi no se creían ni los más incondicionales aficionados bilbaínos presentes en el abarrotado Apostolos Nikolaidis.

Después de que el finlandés Robin Lod marcase el 1-0 en el minuto 29 y el ecuatoriano Bryan Cabezas el 2-0 en el 55, entre Muniain y Aduriz fabricaron el 2-1 que cambió el partido. Muniain templó un centro perfecto a pie cambiado desde la izquierda y Aduriz se elevó sobre la defensa local para cortar distancias.

No habían pasado tres minutos cuando una conexión de laterales entre Mikel Balenziaga y Oscar de Marcos permitió a su equipo empatar en una jugada casi calcada, si bien con Balenziaga centrando con la izquierda y De Marcos rematando de volea con el pie.

Cerró la remontada otro gol de Aduriz, en esa ocasión de penalti. Una falta máxima en la que ya había tenido mucho que ver al abrir a Iñaki Williams tras aprovecharse de un error un error local en la salida del balón. El brasileño Rodrigo Moledo atropelló a Willams y Aduriz superó a Vlachodimos a 'lo Panenka' aunque el meta verde estuvo a punto de atajar el balón.

En definitiva, que el Athletic renació cuando se veía hundido y casi eliminado con un 2-0 a la hora de partido de la mano de un Muniain irreductible y un Aduriz en su línea de enorme goleador europeo que acostumbra en una Europa League en la que a los de Ziganda parece que les espera ya la fase de grupos. Tendrán que refrendarlo en el partido de vuelta en San Mamés.