La periodista Marina Lorenzo, en un momento de la retransmisión.

La periodista Marina Lorenzo, en un momento de la retransmisión.

Copa del Rey

Una periodista francesa, acosada por aficionados del Barcelona: "No me toques"

Marina Lorenzo, de Canal + Francia, acabó recriminando la actitud de los seguidores culés en la previa de la final de la Copa del Rey del pasado sábado.

Ser periodista en la final de Copa del Rey que se disputó en Madrid no fue una tarea fácil. Con todo el dispositivo de seguridad centrado en los posibles altercados que podría haber por parte de independentistas o encontronazos entre las dos aficionados, algunos seguidores se 'escaparon' y molestaron a los profesionales que hacían su labor el pasado sábado.

En los últimos días se han ido conociendo vídeos en los que aficionados del Barcelona increpan a algunos periodistas que estaban haciendo su trabajo en los alrededores del estadio Wanda Metropolitano. El último caso ha sido el de la periodista francesa Marina Lorenzo, que fue acosada por algunos culés cuando se dedicaba a hacer una pieza sobre el partido que disputaron Barcelona y Sevilla.

La reportera, de Canal + Francia, fue rodeada por aficionados, algunos de ellos en estado de embriaguez y que la quitaron el micrófono, la gritaron y la empujaron. La periodista no se amilanó en ningún momento y plantó cara a los hinchas. En un primer momento pidió a uno de ellos que no le empujara y unos minutos después, tras recriminar a algunos de ellos que se colocaran delante de la cámara, fastidiando así la conexión, se encaró con un aficionado, contra el que se plantó de forma clara. "No me toques, no me toques", le dijo Marina, la segunda vez repitiéndoselo con un tono de voz más alto y en perfecto castellano.

Una periodista francesa, acosada por aficionados del Barcelona

Canal + Francia subió este vídeo a sus redes sociales para denunciar así el comportamiento machista de estos aficionados del Barcelona y mostarr su apoo a la periodista.

Este no fue el único caso polémico que ha ocurrido con la prensa en lo que tiene relación con la cobertura de la final de la Copa del Rey. Un periodista de la cadena catalana Beteve fue atacado durante su retransmisión, siendo empujado y agredido por aficionados radicales del Barcelona.