Luis Suárez, en el momento de ser expulsado.

Luis Suárez, en el momento de ser expulsado.

Copa del Rey

Los árbitros denunciarán a Luis Suárez por 'reírse' de su expulsión

"Es algo que se veía venir. Ha pasado lo que quería [el árbitro]. Estoy indignado", afirmaba el delantero tras el partido ante el Atlético. El Barça cuenta con él para la final.

Noticias relacionadas

Se le acumulan los problemas al Barça. Si el conjunto azulgrana perderá de cara la final de la Copa del Rey a Sergi Roberto después de que el lateral fuese expulsado ante el Atlético, la situación de Luis Suárez -también expulsado en el minuto 90- no parece que pueda tener remedio, después de que el Comité de Árbitros de la RFEF haya decidido este miércoles denunciar al delantero uruguayo por sus críticas hacia el árbitro a la conclusión del encuentro.

"Me río de mi expulsión, es algo que se veía venir. Ha pasado lo que quería [el árbitro]. Estoy indignado", afirmaba el delantero, visiblemente molesto con la decisión de Jesús Gil Manzano. Unas palabras que, lejos de ayudar a calmar los ánimos tras una accidentada vuelta de semifinales ante los colchoneros, podrían conllevar un castigo extra para el uruguayo.

Aunque el Barcelona anunció este miércoles que recurrirá la segunda amarilla de Suárez por una disputa aérea con Koke en la que el azulgrana sacó el brazo y golpeó en el rostro al colchonero, la sanción a la que se expone el uruguayo -además de la suspensión automática de cara a la final- oscila entre los dos y los tres partidos.

El Barça presiona para los expulsados estén en la final

Por otra parte, el FC Barcelona parece hacer oídos sordos al reglamento y a la denuncia del Comité de Árbitros contra Luis Suárez y ha decidido incluir este miércoles a ambos en el cartel promocional de la final -bajo el lema '¡La final nos espera!'- que los catalanes jugarán ante el vencedor de la eliminatoria entre Alavés y Celta.

Un mensaje claro de que el conjunto culé pretende que ninguna de las dos expulsiones ante el Atlético de Madrid acarree la sanción de un partido que contempla la normativa. En ambos casos, el Barça ha recurrido las amarillas que les costaron la expulsión tanto al lateral como al delantero.