Messi celebra su gol ante el Olympiacos con Paulinho.

Messi celebra su gol ante el Olympiacos con Paulinho. REUTERS

Champions League

El Barça no cede con 10 ante el Olympiacos y sigue con el pleno en Champions

Cómoda victoria ante el débil Olympiacos (3-1). Los culés volvieron a tener a favor un gol en propia puerta (el quinto de la temporada). También marcaron Messi y Digne. Piqué fue expulsado en la primera parte.

Fue un partido raro en un Camp Nou medio vacío. De jugar a puerta cerrada ante Las Palmas por imposición de la directiva se pasó a jugar con la mitad de público por la potente y continuada lluvia que cayó este miércoles en Barcelona. Eso también deslució otro mitin político y quedó algo más moderado. Alguna pancarta, algún grito, muchas esteladas, pero poco más. Incluso hubo hasta una bandera de España. El chaparrón también paró, de momento, al independentismo en el estadio culé, uno de sus principales escenarios. [Narración y estadísticas: Barcelona 3-1 Olympiacos]

Ganó el Barça. Era lo esperado. Las diferencias entre el equipo de Valverde y el Olympiacos, quinto en la liga griega, son muchas. Son los dos niveles de la Champions. Pero era importante quitarse este duelo de encima porque podía ser de los típicos que te llevas un susto inesperado. Lo hicieron bien los culés, que a medio gas vencieron sin complicaciones. 

Raro fue el encuentro por el ambiente ya comentado y porque fue expulsado un jugador culé, que es noticia. Desde inicios de abril no veía una roja un futbolista azulgrana (Neymar en Málaga) y hacía un año exacto que el Barça no se quedaba con 10 en Champions (Mathieu ante el City). Ante el Olympiacos el que vio la roja fue Piqué, que no está teniendo precisamente un buen inicio de temporada. Fue también superado ante el débil equipo griego y acabó buscando una picardía castigada con acierto por el árbitro escocés William Collum. 

A Gerard se le fue la mano y remató con esa parte del cuerpo, ilegal en el fútbol, un balón que le quedó para rematarlo sin peligro ni oposición. Estaba a puerta vacía y solo había que empujar el esférico, pero Piqué se equivocó. Era la segunda amarilla, al borde del descanso. La primera la había visto nada más comenzar el encuentro, al tener que agarrar a un rival que se le escapa por banda. Esta vez su bajo nivel le pasó factura. Así lleva siendo estos dos primeros meses de competición, muy lejos de lo que él llegó a demostrar.

Cuando se quedó el Barça con 10, los azulgrana ya estaban por delante gracias a otro gol en propia puerta del rival, esta vez de Nikolaou. En eso sí que no fue raro este equipo. Es el quinto autogol a favor de los culés en lo que va de temporada y es la cuarta vez que ese gol en propia puerta es el 1-0 (el tanto que desatasca el duelo). Se marcó Tosca en propia con el Betis en la primera jornada de Liga, en Girona Aday e Iraizoz y en Lisboa, ante el Sporting, Coates. Quinto gol en propia a favor del Barcelona este curso. Más de los que lleva Luis Suárez.

Ya en la segunda parte, y con un Barça claramente superior, los de Valverde (que se enfrentaba a su exequipo) aumentaron distancias con goles de Messi y Digne. El argentino subió un poco su intensidad y solo con eso marcó las diferencias. Su gol 100 en Europa llegó de una falta directa bien lanzada pero en la que también pudo hacer más Proto, portero del Olympiacos. Después Leo subió la banda, regateó y con un pase medido regaló el gol a un hombre poco acostumbrado a ello, Digne. Ya al final del partido marcó Nikolaou, esta vez en la portería de Ter Stegen, para dejar el 3-1 final.

Pleno del Barcelona en Champions, con nueve puntos y tres victorias en tres partidos. Sin la clasificación matemática, los culés tienen ya la virtual. Muy mal tiene que hacerlo en los tres próximos partidos (Olympiacos, Juventus y Sporting de Portugal, por este orden) para quedarse fuera o incluso para no ser primero. Los azulgrana siguen su curso. No es que jueguen de forma sublime, pero juegan para lo que hay que hacer en este deporte: ganar.