Filipe Luis y Griezmann celebran un gol con el Atlético.

Filipe Luis y Griezmann celebran un gol con el Atlético. EFE

Champions League

Las lecciones que debe aprender el Atlético de la eliminación del Sevilla en Leicester

El conjunto hispalense sacó un buen resultado en la ida (2-1), pero cayó en el King Power tras cometer varios errores. Simeone ha tomado nota para no repetir los mismos fallos. 

Noticias relacionadas

¿Alguien pensaba que el Leicester acabaría con el Sevilla? ¿O que tras un buen resultado en la ida (2-1), caería en la vuelta (2-0)? ¿O que su defensa fuera a fallar (como en el primero y en el segundo gol de los ingleses en el King Power)? Seguramente, nadie hubiera apostado por ello antes del cruce entre ambos equipos. Pero ocurrió. El equipo de Sampaoli, favorito, abandonó la Champions sin creérselo. Y eso lo tiene muy presente el Atlético, que, a pesar de la ventaja (1-0), no se fía de los ingleses. De hecho, Simeone ha tomado nota para aprender de los errores del conjunto hispalense y transmitirle a sus jugadores qué tienen que hacer y qué no.


AGUANTAR LA PRIMERA MEDIA HORA


El Atlético sabe que es superior al Leicester, pero también que se va a encontrar un ambiente infernal en el King Power Stadium. En ese sentido, es consciente de que el equipo inglés, probablemente, lo intentará meter en su campo durante los primeros 30 minutos y después irá bajando la presión. Así lo hizo contra el Sevilla. Y, a pesar de que, por ejemplo, Nasri tuvo una muy buena oportunidad para poner a los hispalenses por delante, finalmente fue Morgan el que abrió el marcador en el minuto 27. Para el Atlético es de vital importancia superar esa barrera de los 30 minutos y llegar sin encajar gol al descanso.


NO FALLAR EN DEFENSA


El Atlético puede tomar como referencia lo sucedido en el Calderón. En la ida, el Leicester no consiguió disparar entre los tres palos en toda la segunda mitad. ¿Y en la vuelta? El objetivo es hacer lo propio. El Sevilla cayó por dos fallos defensivos (el primero lo marcó Morgan y el segundo Albrighton, que aprovechó un rechace). Sin embargo, parece complicado que el equipo de Simeone cometa los mismos errores. Al fin y al cabo, los números le avalan: de los 45 resultados de la era Cholo, ninguno de ellos lo elimina si se juega a 90 minutos (sí lo haría el de la final contra el Real Madrid de 2014, que quedó 4-1, pero en la prórroga).


A esto hay que añadirle su buen momento en este 2017. Este año, el Atlético sólo ha sufrido tres derrotas en los 26 encuentros disputados hasta la fecha -ninguna de ellas como visitante-. Pero, a pesar de caer en dichos choques, los resultados le servirían para clasificarse: Las Palmas (2-3) y Barcelona (dos veces 1-2). Es decir, por historial y recorrido este curso, el conjunto rojiblanco es favorito para pasar a semifinales de Champions.

Savic y Vardy pelean por el balón

Savic y Vardy pelean por el balón EFE


NO ENTRAR EN EL JUEGO DE VARDY


En lo futbolístico, el gran peligro para el Atlético de Madrid es Vardy; y en lo extrafutbolístico, también. Ante el Sevilla, él fue el responsable de dejar al equipo de Sampaoli con 10. Nasri, primero, vio una amarilla por una falta tonta en el centro del campo y después fue expulsado tras encararse con el delantero, al que le propinó un cabezazo. Eso lo sabe bien el equipo de Simeone, que ya lo sufrió en la ida -aunque lo consiguió anular- y está avisado de cara a la vuelta, donde Simeone alineará una defensa forjada en mil batallas de este tipo: Juanfran, Savic, Godín y Filipe Luis. Y, además, con todos ellos en su mejor momento de la temporada.


ENSAYAR LOS PENALTIS


El Atlético se impuso en la ida (1-0) con un gol desde los once metros de Griezmann. Sin embargo, en el equipo están preocupados por su bajo porcentaje de acierto. En concreto, los rojiblancos han fallado seis penaltis consecutivos en Liga: dos contra el Valencia (Griezmann y Gabi), uno contra el Celta (Torres) y otros dos ante Osasuna (Carrasco y Thomas). Por tanto, los rezos se encaminan a no llegar hasta la tanda fatídica. Precisamente, también, porque Nzonzi falló desde ese mismo lugar y el Sevilla no pudo forzar la prórroga.


EVITAR LAS CONTRAS


Antiguamente, en Inglaterra, justificaban el pelotazo -eso que ahora llaman fútbol directo- afirmando que era la forma más sencilla de que el balón llegara al otro área y, al mismo tiempo, de que estuviera lejos de la propia. Pues bien, una vez visto el partido del Calderón, el Leicester cumple a rajatabla con esa estrategia. Y el Atlético, precisamente, es lo que tiene que evitar, que los ingleses jueguen a la contra y lleguen rápido a la portería defendida por Oblak. Para evitarlo, Simeone contempla la opción de cambiar el esquema y utilizar a Giménez, que ya jugó de mediocentro contra Osasuna y lo podría volver a hacer en el King Power Stadium.

Koke y Griezmann celebran un gol con el Atlético.

Koke y Griezmann celebran un gol con el Atlético. EFE