Dele Alli, en su habitación donde juega a Fortnite. Instagram. Foto: (@dele)

Dele Alli, en su habitación donde juega a Fortnite. Instagram. Foto: (@dele)

Fútbol PREMIER LEAGUE

Un profesional alerta de los problemas del Fortnite en los jugadores de la Premier League

Kane, Alli y Ozil son los jugadores que más veces han reconocido las horas que se pasan delante de la pantalla.

Noticias relacionadas

Parece que Fortnite ha perdido fuerza desde su lanzamiento, pero sigue siendo un juego muy utilizado por varios jugadores muy importantes de la Premier League. Un jugador ha utilizado un nombre falso para explicar todos los problemas que produce en su rendimiento. 

'Sam', como se hizo llamar para proteger su identidad, confirmó que "un amigo mío jugó con Harry Kane, luego vi a Dele Alli bailando como en Fortnite en una celebración de un gol. El mundo entero parecía estar sobre Fortnite. Para Navidad tuve una alarma a las 6 de la mañana para jugar al juego antes de entrenar". No todo acabó ahí, ya que 'Sam' jugaba "hasta las 4 de la madrugada. Pronto llegué tarde a los entrenamientos la mayoría de los días y salí de la titularidad. Los entrenadores me preguntaron si tenía problemas en casa y yo mentí diciendo que mamá y papá estaban peleando, lo que me hizo sentir muy mal". 

El medio inglés publicó que las cifras de juego de varios jugadores importantes. Kane, de 25 años, ha jugado 3.362 partidas de Fortnite desde julio de 2017, mientras que Alli, de 22 años, y Kieran Trippier, de 28, han jugado 4.437 y 3.760 respectivamente. 'Sam' confirmó que estuvo a punto de perder su trabajo por su adicción al juego virtual. Además confirmó que "Fortnite fue creado para ser adictivo. La mayoría de los padres lo analizarán rápidamente, verán que tiene una clasificación de 12 años y piensan que está bien. Es peor que la bebida y las drogas. No tiene advertencia de salud.

Harry Kane jugando a Fortnite. Foto: Instagram. (@harrykane)

Harry Kane jugando a Fortnite. Foto: Instagram. (@harrykane)

Ayuda psicológica 

"Mis padres habían leído sobre Steve Pope, un psicólogo, y lo llamaron", confesó 'Sam'. "Me dijo que redujera mi juego a dos horas al día y mantuviera un diario de cómo iba mi fútbol". Tan pronto como me di cuenta de que estaba recuperando mi forma anterior, decidí no volver a jugar ", concluyó.

[Más información: Un aficionado pica a Boateng en redes: "Solo has venido a Barcelona hacer fotos"]