Paulo Silva, jugador brasileño.

Paulo Silva, jugador brasileño. REUTERS

Fútbol BRASIL

El futbolista que fingió su propio secuestro para no ir a entrenar

Noticias relacionadas

La vida del futbolista es muy exigente, no solo se trata de salir al campo a dar lo mejor, también están los compromisos publicitarios, los largos viajes y los entrenamientos, una rutina que seguro que en algún momento pesa a los jugadores de élite. Como a Paulo Silva, también conocido como Somália, un futbolista de 34 años que en 2010 fingió un secuestro para no acudir al entrenamiento con el Botafogo, equipo por el que firmó ese mismo año.

Según ha desvelado ahora el diario brasileño A Bola, Somália no se presentó ese día a las instalaciones del equipo alegando un robo y un secuestro que nunca se produjeron. La policía nunca hizo públicos los resultados de la investigación y ha sido el propio protagonista el que ha desvelado la rocambolesca historia.

Paulo Silva reconoció que fue todo un montaje, y lo que realmente pasó fue que la noche anterior al entrenamiento salió de fiesta hasta altas horas de la madrugada. Fue entonces cuando no tuvo una mejor ocurrencia que esconder las joyas que supuestamente le habían robado en su propio garaje. Las cámaras de vigilancia descubrieron rápidamente el montaje y Botafogo no solo multó al jugador, sino que le privó de vestir su camiseta durante el resto de su carrera.

Crece la tensión en el Santos de Rodrygo

Al que tampoco le van muy bien las cosas es a Rodrygo Goes. La nueva perla del Real Madrid no atraviesa su mejor momento con el Santos. Apeado de la Copa Libertadores recientemente, el equipo brasileño ocupa la octava plaza en el Brasileirao y eso no ha gustado muchos a algunos aficionados, que no dudaron en increpar el pasado martes al presidente del club, llegando incluso a abalanzarse sobre el capó de su coche y a amenazarle en repetidas ocasiones. La seguridad del equipo brasileño tuvo que intervenir para calmar los ánimos.