Weah celebra un gol con el PSG

Weah celebra un gol con el PSG Reuters

Fútbol PSG

Timothy Weah, la sensación del PSG ya marca en la Ligue-1

Noticias relacionadas

Una liga en Francia con el PSG, dos scudettos con el Milan, Jugador Mundial de la FIFA 1995 y un Balón de Oro histórico para África ese mismo año. Ese es el palmarés de George Weah, presidente de Liberia a día de hoy, pero uno de los mejores delanteros del mundo en los años 90 que compitió de tú a tú en Europa con los Maldini, Romario o Del Piero.

Ahora más de 20 años después es Timothy Weah el que espera seguir los pasos de su padre. Lo hará nada menos que en PSG, donde debutó ayer en la primera jornada de la Ligue-1 sustituyendo a Neymar en el minuto 83 de partido ante el SM Caen y marcando el 3-0 definitivo.

No fue casualidad, ya que el joven estadounidense de tan solo 18 años ya sabe lo que es estrenarse con el conjunto parisino. El pasado 21 de julio Weah marcaba su primer tanto con la camiseta del PSG en el encuentro amistoso de la International Champions Cup ante el Bayern de Múnich. Un chute de confianza y descaro que Thomas Tuchel quiso recompensar en la Supercopa de Francia ante el Mónaco. Con un Neymar que acababa de aterrizar de sus vacaciones fue Timohty Weah la referencia en ataque y no defraudó, marcando el 3-0 ante el conjunto monegasco. Velocidad y explosividad al servicio del un PSG que luchará un año más por el trono en Europa.

Timothy Weah marca un gol contra el Caen

Timothy Weah marca un gol contra el Caen EFE

Desconocido con Emery

Aunque ha sido ahora cuando el nombre de Timothy Weah ha comenzado a sonar, el joven delantero americano ya tuvo sus primeros minutos la pasada temporada a las órdenes de Unai Emery. Weah jugó en tres partidos de liga y uno de copa, también fue convocado para la final del torneo, pero el norteamericano no disfrutó de ningún minuto.

Ahora, con la llegada de Tuchel al banquillo parisino y el ilusionante arranque de temporada de Weah, queda claro que estamos ante un jugador dispuesto a protagonizar un buen puñado de titulares, ambición no le falta: "Quiero ser el mejor en la historia del fútbol de los Estados Unidos", reconoció hace unos días.