Enrique Castro 'Quini', en un homenaje que le brindaron en el Camp Nou.

Enrique Castro 'Quini', en un homenaje que le brindaron en el Camp Nou. REUTERS

Fútbol ADIÓS A UNA LEYENDA

Enrique Castro 'Quini': el futbolista de una generación, el gol de España

Mito y leyenda de Gijón y su Sporting, el que fuera delantero del club asturiano, Barcelona y selección, fue mucho más que un jugador. Fue la imagen del fútbol y la vida. Deja una herencia de simpatía en todos los campos del país. 

En Gijón, el corazón se paró en la noche de este martes. En una ciudad que vive por su Sporting, cuyo estado de ánimo gira en torno a lo que pase en El Molinón, su hijo más querido falleció a los 68 años tras sufrir un infartoHa muerto Enrique Castro 'Quini', un futbolista brillante que fue mucho más que eso. Fue el fútbol y la vida.

15 de junio de 2008 en un riconcito querido de Gijón. El Sporting, tras una etapa de miserias y riesgo de desaparición, se jugaba subir a Primera División diez años después. El Eibar esperaba en El Molinón y, de repente, apareció en el palco su hijo más querido. 'Quini', aún con la quimioterapia, luchando contra el cáncer que sufría, apareció en su casa. Los gritos de 'Ahora, ahora, ahora Quini, ahora" aún retumban, con emoción, en el estadio. 'El Brujo' celebró los goles, como uno más. El Sporting ascendió. 

'El Brujo' falleció este martes en su Gijón del alma, la que, como dice la canción, "no te olvidará nunca, nunca, nunca...". Con la muerte de 'Quini' se va a uno de los más grandes del fútbol español, el delantero de una generación, mito y leyenda del Sporting, uno de los futbolistas más queridos que hayan pisado los campos de España.

A nadie ha adorado tanto El Molinón. Fue el que mejor representó al equipo, primero como jugador (16 temporadas, en dos etapas), después como delegado y más tarde como director de relaciones institucionales del club. Un tipo afable, cercano. Un hombre que se hacía querer, según explican los que le conocen. El jugador que acercó con sus goles el fútbol a las casas.  

Cuando jugaba 'Quini', este deporte era muy diferente. Eran los años del barro, los años de la Transición. Los de los cambios políticos y sociales en España. Cuando le secuestraron, el país aún se recuperaba del 23-F que había ocurrido una semana antes. El fútbol era del pueblo, todo lo contrario a lo que existe hoy, con focos en todos lados, con sueldos millonarios y estrellas inalcanzables. 

Fue ese traumático secuestro el que marcó a 'Quini' y a la sociedad españolaEl fútbol se paró (especialmente el Barça, que iba líder en aquella Liga y acabó perdiéndola, en beneficio de la Real Sociedad, ante la situación de shock de los futbolistas culés) y el país se quedó helado. Fueron 25 días de encierro en una casa de Zaragoza, en la que tres individuos buscaban salir de la pobreza secuestrando al jugador del momento. A todos ellos los acabó perdonando. Así era él.

Quini, tras ser liberado después de su secuestro, abraza a Nuñez, presidente entonces del Barcelona.

Quini, tras ser liberado después de su secuestro, abraza a Nuñez, presidente entonces del Barcelona.

Jugó con España 35 veces. Fue cinco veces máximo goleador de Primera División (a la altura de Di Stéfano, solo superado por Telmo Zarra) y otras dos de Segunda. Pero por encima de todos, 'Quini' fue el delantero de todos, de una generación de españoles. Era un futbolista ya extinguido. Traspasaba colores. Fue del Sporting, pero en Oviedo le tuvieron siempre un respeto máximo. Jugó en el Barcelona, pero en el Bernabéu se le tuvo simpatía. Fue la unión de España con el fútbol. Antes, durante y después.

Su retirada, en un Sporting - Real Madrid de homenaje en 1987, supuso querer más a la persona. Cada vez que viajaba con su Sporting, especialmente como delegado del equipo, puesto que ocupó durante 20 años (hasta agosto de 2015), era homenajeado y agasajado. Hizo saques de honor en campos rivales. Los jugadores se querían hacer fotos con él. Era una especie de mito alcanzable. Pocas personas en este deporte pueden hablar de tanto cariño en tantos sitios distintos.

Enrique Castro 'Quini', el 'brujo' del gol

"El Sporting es 'Quini' apareciendo en El Molinón el día del ascenso. 'Quini' es el Sporting entero. Para los que no lo vimos jugar, era el alma del club. Iba más allá de sus goles. El club, y la ciudad de Gijón, le debe mucho", comenta a EL ESPAÑOL Emilio Ordiz, un joven seguidor del club asturiano. 

Como dice la canción que todo gijonés ha cantado alguna vez en su vida, tú Gijón del alma "no te olvidará nunca, te llevará muy dentro de sus entrañas". Se va 'Quini', 'el brujo' del gol, el futbolista al que todos siempre quisieron. Descanse en paz.