Pancarta en San Mamés en apoyo de las repúblicas autoproclamadas de Donbás.

Pancarta en San Mamés en apoyo de las repúblicas autoproclamadas de Donbás.

Fútbol

El zasca a un líder de Herri Norte en una entrevista a un medio ruso

El cabecilla asegura que su grupo apoya a las repúblicas autoproclamdas de Donbás (Este de Ucrania), incluso con colectas para las milicias, y el periodista le pregunta si no sabe que precisamente ultras del Spartak combatieron en esas milicias.

La confusión ideológica en política exterior de los grupos ultras de fútbol deriva a veces en situaciones esperpénticas, como la de la entrevista de un cabecilla del grupo radical Herri Norte al periódico ruso Soviestky Sport, principal medio deportivo escrito del país.

"Sí, los ultras del Athletic apoyamos [a las repúblicas autoproclamadas de] Donbás, la URSS y las formaciones de Donetsk. Organizamos colectas en apoyo de las milicias y hemos colgado en la tribuna en carteles reivindicativos", presumió un "portavoz" del grupo, que no dio su nombre.

El periodista ruso, Vadim Anisimov, le pregunta entonces si no conoce que ultras precisamente del Spartak de Moscú (entre otros clubes rusos) han luchado en Donbás como voluntarios de esas mismas milicias. El cabecilla de Herri Norte no tiene entonces más remedio que reconocer que "no sabía nada sobre eso".

Un corresponsal del mismo periódico, Filip Papenkov, se mofó en su crónica del cacao mental en política exterior de los ultras del Athletic por sus cánticos a favor de Donbás en su "manifestación antifascista" del jueves, supuestamente para expresar su rechazo a los ultras del Spartak. "Cómo han llegado a esta asociación de ideas los aficionados vascos es un misterio", dice.

"El fútbol como excusa"

Vitaly Ayapetov, columnista de Sovietsky Sport, se hace la siguiente reflexión: "Si fuese cierto que todos los aficionados del Spartak fuesen fascistas, ¿por qué no hubo problemas cuando viajaron a otra ciudades españolas, como Madrid o Barcelona? Para estos 'antifa' (en referencia a Herri Norte), el fútbol es solo una excusa para defenderse de la mítica amenaza fascista".

El autor arremete contra el alcalde de Bilbao, tanto por el "despliegue policial ineficiente" como por criticar a los aficionados rusos y no hacer no hacer lo propio "en su propia casa". "¿De veras que un club que sólo acepta a jugadores vascos nos acusa de fascismo?", continúa Ayapetov.

El ministro de Deportes ruso, Vitaly Mutkó, ha dicho que "los aficionados rusos deben respetar las leyes y costumbres de los países a los que viajan".

Los alrededores de San Mamés fueron este jueves, en los prolegómenos de la vuelta de dieciseisavos de final de la Europa League, escenario de una batalla campal entre ultras del Athletic de Bilbao y del Spartak de Moscú, disturbios que se saldaron con un ertzaina muerto por infarto, seis heridos y nueve detenidos, cinco de ellos vascos, tres rusos y un polaco.