Neymar padre e hijo.

Neymar padre e hijo.

Fútbol

Llaman mimado a Neymar y su padre se cabrea: "Buitre, te tragarás tus palabras"

El exjugador Walter Casagrande dijo del futbolista brasileño que "no tiene el tamaño de un Maradona, de un Messi o de un Cristiano Ronaldo" y Neymar da Silva salió en defensa de su hijo.

Neymar da Silva, padre de Neymar Júnior, calificó de "buitres" a los críticos del jugador brasileño tras la derrota del PSG ante el Real Madrid por 3-1 en el partido de ida de los octavos de final de la Champions League.

"En una guerra están los que se alimentan de victorias y los que, como los buitres, se alimentan de la carroña de los derrotados. Nada hacen, nada producen, viven del brillo o, con más frecuencia, de los momentos difíciles de sus 'presas'", escribió el progenitor del atacante brasileño en su cuenta de Instagram.

En su opinión, en el universo del fútbol hay "muchas personas" que se comportan como un "buitre" y se aprovechan de "un micrófono fuerte, de una carrera de 'jugador' sin mucho brillo y siempre a la sombra de otros más talentosos" para "destilar sus frustraciones".

"Aprovechan una derrota, una batalla perdida para quedarse al acecho, esperando la derrota en la guerra" con objeto de "alimentar sus egos, como los buitres se alimentan de la carroña", añadió sin citar nombres propios.

Los comentarios de Neymar da Silva, también representante de su hijo, llegan horas después de que el exjugador y comentarista en SporTV Walter Casagrande llamara "mimado" al delantero del PSG y le acusase de tener poco sentido colectivo.

"Neymar todavía no tiene la genialidad, el tamaño de un Maradona, de un Messi, de un Cristiano Ronaldo, que sus equipos pueden esperar para que ellos resuelvan" un partido, apuntó Casagrande en el programa Redação SporTV.

Junto al texto, el padre de Neymar adjuntó una fotografía de su hijo con la imagen de un ave fénix porque él, asegura, "renacerá, preparado para los combates que vengan por la frente". "En cuanto a ti, buitre, te quedarás con hambre. Y solo te quedará tragarte tus palabras, tan podridas como la carroña", sentenció el progenitor.