Xabi Alonso, durante un viaje con el Real Madrid.

Xabi Alonso, durante un viaje con el Real Madrid. EFE

Fútbol Presunta evasión de dos millones de euros

Xabi Alonso: el mismo asesor fiscal y la misma sociedad 'offshore' que Mascherano

La similitud de la presunta evasión fiscal del futbolista tolosarra con la de Javier Mascherano contrasta con el diferente final de sus procesos: el barcelonista reconoció el delito y devolvió 1,5 millones de euros a Hacienda; Alonso negó cualquier conducta irregular.

Noticias relacionadas

Xabi Alonso se mostró muy satisfecho hace unos meses, en enero, cuando el juez Enrique de la Hoz archivó el caso contra el jugador y su asesor fiscal, Iván Zaldua, por presunto fraude fiscal entre 2010 y 2012. Se trataba de un proceso muy parecido, y con el mismo asesor, al que terminó en la confesión, devolución de dinero y multa del jugador argentino Javier Mascherano.

La única diferencia en el caso del argentino es que éste tenía, además una sociedad no declarada en Miami. La supuesta evasión de Alonso era como la de su excompañero en el Liverpool: los ingresos por derechos de imagen, como es ya habitual en el mundo del fútbol. El futbolista guipuzcoano los había cedido en 2009, por cinco millones de euros, a la sociedad portuguesa Kardzali Comercio Serviços de Consultoria e Investimentos, radicada en Madeira.

El caso Alonso ha levantado malestar en la Agencia Tributaria desde sus inicios, dado el trato diferente otorgado a dos casos considerados similares y las reticencias del juez a aceptar los argumentos de la Fiscalía.

Dos millones de euros

El fisco acusaba a Alonso de haber defraudado 606.876 euros en 2010, 170.012 euros en 2011 y 1,25 millones en 2012 tras haber vendido en 2009, poco antes de abandonar Liverpool por Madrid, sus derechos de imagen a la firma madeirense. La isla portuguesa era hasta 2012 una "región ultraperiférica dotada de un régimen fiscal con total exención de impuestos". Según la Agencia Tributaria, la operación de Alonso y su entorno era "una pura simulación", una "entelequia" conducente a la "completa opacidad fiscal frente a la Hacienda pública española". "La cesión [de derechos de imagen] no es real, porque en ningún momento el señor Alonso se desprendió de sus derechos de imagen", razonaba Hacienda.

La Agencia Tributaria denunció al futbolista ante la Fiscalía de Delitos Económicos de Madrid en 2015. La fiscal asignada no lo denunció directamente —como suele hacer la Fiscalía de Barcelona—, sino que comenzó su propia investigación. Interrogó a directivos del Real Madrid y a empresas que había publicitado el caso (Adidas, El Corte Inglés, Angulas Aguinaga, Procter & Gamble o la agencia The Best of You). En diciembre de 2015 la Fiscalía archivó el caso. Se da la circunstancia de que Alonso y Mascherano compartían asesor y cedieron sus derechos de imagen a sociedades similares registradas en Madeira.

Fiscalidad favorable

Las estrellas del deporte tienen por costumbre vender el activo de sus derechos de imagen a sociedades radicadas en países con una fiscalidad favorable. Hacienda no es partidaria de que esos derechos se exploten en un país distinto al de residencia, ni que intervenga una sociedad mercantil. Lo apropiado, según las autoridades, sería tributarlos en el IRPF (con un tipo cercano al 40%).

Las denuncias de la Agencia Tributaria contra futbolistas por la venta simulada de derechos de imagen son múltiples: además de Alonso o Mascherano están Ricardo Carvalho, Ángel di María, Fabio Coentrao, Radamel Falcao, Eto'o, Adriano o Leo Messi.