20º etapa de La Vuelta

20º etapa de La Vuelta

Ciclismo VUELTA A ESPAÑA

Pogacar gana en Gredos para meterse en el podio junto a Roglic y Valverde

El ciclista esloveno dio un recital y superó así en la clasificación a Nairo Quintana y a 'Superman' López.

No hubo dos sin tres para el esloveno de 20 años Tadej Pogacar (UAE Emirates), quien firmó un triple antológico en la cima inédita de la Plataforma de Gredos con victoria en solitario y tercer puesto en el podio, cuya cúspide está reservada para su compatriota Primoz Roglic (Jumbo Visma). Entre medias se hará la foto Alejandro Valverde (Movistar).

En un escenario sin llano, con 6 puertos y desnivel acumulado de más de 4.300 metros, el único gladiador fue Pogacar, espléndido, con descaro y ambición.

Como un calco de sus triunfos en Andorra y Los Machucos, el mejor joven de la Vuelta 2019 dio una lección a todos sus experimentados rivales, que nada pudieron hacer para neutralizar un terrible latigazo soltado a 4,5 kilómetros de la cima del penúltimo puerto en Peña Negra, a 40 de meta.

Clasificación etapa 20º La Vuelta

Clasificación etapa 20º La Vuelta

Clasificación general La Vuelta

Clasificación general La Vuelta

"Una bilbainada", dijo su director, Josean Fernández Matxín. Una pasada del chaval, que soltó la traca, un órdago por el podio, que le salió de perlas. Coronó Peña Negra con Quintana desalojado del podio, descendió a tumba abierta y voló hacia la Plataforma de Gredos, en medio de un paisaje agresivo, rocoso, testigo de la hazaña de una promesa que ya es realidad.

Su apuesta le permitió presentarse en meta en solitario. Marcó un tiempo de 5h.16.40 en los 190 kilómetros que unieron Arenas de San Pedro y la cima de Gredos. Con la soga al cuello llegó Valverde a 1.32, salvando el pellejo como segundo. Roglic, sin necesidad de exprimirse 9 segundos más tarde, Quintana a 1.56 y "Supermán" López a 2.12. Eslovenia gloria, Colombia hundida.

Subiendo bajo la lluvia

Los hombres del podio debían quemar las naves en el último asalto antes del paseo triunfal en Madrid. Terreno había, fuerzas ya no tantas. La escapada del día animó el paso por las primeras dificultades con Samitier, Tao Geoghegan, Guerreiro, Edet y Howson de avanzadilla.

Astaca mostró intenciones en Pedro Bernardo (1a), con un ataque de Luis León Sánchez al que contesta rápidamente Jumbo-Visma, movimiento que repitió en Serranillos (2a), sin efecto alguno. Tras el paso por el Alto de Navatalgordo (2a), tercer acelerón de los hombres de "Supermán", que solo sirvió para condenar al quinteto de fugitivos.

Camino de Peña Negra (1a, 14 kms al 5,9 por ciento) y en la única zona de llano, Astana probó el experimento de los abanicos aprovechando el viento. Hubo corte, pero no asustó a los hombres del podio. En este puerto se olía ya la batalla. Fuglsang preparó el salto de "Supermán", quien trató de desplegar las alas a 42 de meta.

Pero el colombiano, el que descalificó a Movistar y Valverde 24 horas antes y luego pidió perdón, tenía plomo en las piernas. Tomó el testigo precisamente Valverde con un amago y parón de "peseta". Nadie quería poner en aprietos a Roglic y jugar sus bazas para intentar volcar los puestos del podio.

Exhibición de Pogacar y podio

Todos en la guarida, menos Pogacar. Un debutante en una grande fue el gran protagonista de la etapa abulense. Atacó, de verdad, a 4,5 kilómetros de le cima, se cargó ala fuga y se fue sin mirar atrás como un cohete. Estaba a 1.18 de la tercera plaza de Quintana, y coronó con 1.37.

Ya estaba en el cajón, pero Pogacar quería más. Siguió adelante mientras sus rivales buscaban respuestas donde no las había. Inició el ascenso a la Plataforma de Gredos (3a, 9,8 kms al 3,8) con hambre canina, ajeno a las pintadas de "Lobos no".

Por detrás buen escenario para el ganador del Tour del Porvenir 2018 y del Tour de California 2019. Quintana resignado, Valverde con la congoja firmando la segunda plaza, Roglic encantado de la vida y Supermán seco de fuerzas.

Estaba asegurada la fiesta eslovena. Roglic, saltador de esquí hasta 2012, dará un brinco en su palmarés con su primera grande a los 29 años. Pogacar le acompañará en el podio vestido de blanco y como revelación de la Vuelta. Una joya a tener en cuenta para el presente y futuro del ciclismo.

Entre los dos, y feliz, Alejandro Valverde. "Estoy satisfecho. No soñaba ni de lejos ser segundo, además con una victoria de etapa. Ahora al Mundial, que estará más abierto, pero tenemos una gran selección".

Fin de fiesta con la disputa de la vigèsimoprimera y última etapa entre Fuenlabrada y Madrid, con un recorrido de 106,6 kilómetros.