Chris Froome en pleno Tour 2017.

Chris Froome en pleno Tour 2017. YOAN VALAT EFE

Ciclismo

Froome, excluido del Tour por su organización y declarado persona non grata

La organización de la ronda francesa ha decidido no admitir al cuatro veces campeón de la prueba debido a su positivo por dopaje en la última Vuelta.

Noticias relacionadas

Chris Froome no será admitido en el próximo Tour de Francia. La dirección de la carrera gala ha decidido dejar fuera al cuatro veces campeón de la prueba a menos de una semana de que arranque esta, ya que considera que su presencia en la misma "daña la imagen" de la Grande Boucle. Todo se debe al positivo por dopaje que el ciclista británico dio en la pasada Vuelta a España, por el que no se ha condenado ni absuelto a Froome hasta la fecha.

Además de tomar esta resolución, el Tour también ha declarado persona non grata a Froome. Ahora, el Comité Olímpico Francés debe decidir el martes si respalda la decisión de la carrera o si, por el contrario, deja tomar la salida al corredor del Sky. Su posición se conocerá el miércoles.

Le Monde ha adelantado la decisión alcanzada este domingo, que será apelada. Si el Comité Olímpico Francés da la razón al Tour, Froome aún podría acudir al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), cuya sentencia al respecto sí sería definitiva. Sin embargo, la probabilidad de que el organismo pueda tomar cartas en este asunto antes de que la carrera empiece el sábado 7 de julio es muy pequeña.

La presión mediática en contra de la presencia del británico en la ronda francesa ha sido decisiva para que ASO, empresa organizadora del Tour, haya tomado esta determinación. En un primer momento, se había optado por dejar correr a Froome, debido a la falta de argumentos jurídicos en contra del último vencedor del Giro y a la indemnización millonaria a la que se arriesga la prueba por parte del corredor y del Sky al no dejarle competir.

Sin embargo, los organizadores han acabado escudándose en el artículo 28 de sus normas, que afirma, de acuerdo a la regulación de la UCI (Unión Ciclista Internacional), lo siguiente: "Se reserva expresamente el derecho de rechazar la participación en - o excluir de- la prueba a un equipo o cualquiera de sus miembros cuya presencia podría dañar la imagen o reputación de ASO o del evento".

El Tour comunicó su postura a Froome y al Sky por correo electrónico. Su intención es que una hipotética nueva victoria en Francia del corredor nacido en Kenia no quedase a expensas de lo que se determine finalmente sobre su positivo. Un riesgo que sí corrió el Giro en su última edición, que podría quedar desierta en el caso de que se confirme el presunto dopaje del que se acusa a Froome, que ha defendido su inocencia una y otra vez hasta el día de hoy.

Hay un precedente al que el vigente ganador de la ronda gala puede agarrarse para mantener vivas sus opciones de disputar el Tour. En 1999, Manolo Saiz, entonces director del equipo ONCE, y uno de sus corredores, Richard Virenque, fueron de la partida a pesar de que la organización no les quería en la salida debido al escándalo de dopaje que sacudió la carrera el año anterior. Froome podría enfrentarse hasta a dos años de sanción si su positivo acabase confirmándose, quedando desposeído de todas las victorias que ha conseguido desde septiembre de 2017.