Pau Gasol y Becky Hammon, a la que ve tan preparada o más que cualquier hombre.

Pau Gasol y Becky Hammon, a la que ve tan preparada o más que cualquier hombre.

NBA

Pau Gasol y su carta a favor de la igualdad de oportunidades en la NBA

Firmó un texto plagado de humanidad y valores a colación de Becky Hammon, que podría convertirse en la primera entrenadora jefe de la liga este año.

Pau Gasol siempre ha sido un deportista ejemplar en la cancha y fuera de ella. El mejor jugador español de baloncesto de la historia ha vuelto a descubrir su riqueza en valores por enésima ocasión. En este caso, el ala-pívot de los San Antonio Spurs ha lanzado un alegato cargado de pasión en favor de la igualdad de oportunidades en la NBA a través de una carta publicada por The Players Tribune. Todo a colación de Becky Hammon, con la que trabaja en Texas y que podría convertirse en la primera entrenadora jefe de la liga por excelencia en el deporte de la canasta.

En su texto, el mayor de los Gasol deja claro que él nunca ha entendido de diversidad de géneros. Lo ve todo desde el mismo prisma. Para demostrarlo, utiliza un ejemplo gráfico existente en su propia familia: su madre es doctora y Pau siempre ha creído que consiguió ese trabajo por ser buena para el mismo, y no por el simple hecho de ser mujer.

Es esa visión igualitaria la que le hace ver a la entrenadora Hammon tan capacitada como cualquier hombre para dirigir a un equipo. E incluso más. Gasol no para de desmontar los argumentos "ridículos" o dignos de un "ignorante" de quien opine lo contrario.

Primero, que la NBA no es la liga femenina (WNBA) ni la universitaria (NCAA). Después, que el hecho de ver a una mujer como entrenadora jefe es puro marketing (sin tener en cuenta que la interesada en cuestión fue una gran jugadora y ha entrenado a las órdenes de uno de los mejores durante años). Y, por último, la tesis más peregrina de todas: que la situación sería incómoda en el vestuario, a pesar de que entrenadores y jugadores siempre se cambian en lugares diferentes (por experiencia propia de Pau).

A Gasol no le parece bien que los deportes no se abran por completo a la corriente de cambios y apertura de miras que inunda el mundo en nuestros días. En lugar de ser la excepción, su campo también debería dar ejemplo. Por eso, el dos veces campeón de la NBA no puede estar más orgulloso de que la competición en la que juega intente ser abanderada del progresismo imperante hoy.

Considera que lo logra a partir de Igor Kokoskov (el primer entrenador europeo del campeonato), la propia Hammon, el apoyo del comisionado Adam Silver al movimiento LGBTI, la implicación con la comunidad negra, la responsabilidad social de LeBron James y Stephen Curry... De ahí que Pau esté orgulloso de jugar en Estados Unidos, en la "familia" de la NBA. Por mucho que todo esto sólo sean pequeños gestos y que aún quede mucho trabajo por hacer para mantener esta tendencia ejemplar.