Colom supera a su defensor en el enfrentamiento ante Ucrania

Colom supera a su defensor en el enfrentamiento ante Ucrania CRISTÓBAL GARCÍA Agencia EFE

Baloncesto ESPAÑA 72-68 UCRANIA

España sella su billete para el Mundial de China tras vencer a Ucrania

La Selección Española logró este sábado su clasificación para el Mundial de China 2019 tras una ajustada y trabajada victoria ante Ucrania (72-68), en un encuentro en el que siempre fue por delante en el marcador, pero en el que sufrió hasta la última jugada para cumplir su objetivo sin esperar más ventanas eliminatorias. [Narración y estadísticas: España - Ucrania]

Beirán protege la bola ante un defensor

Beirán protege la bola ante un defensor CRISTÓBAL GARCÍA Agencia EFE

El primer cuarto fue tranquilo para la selección española, siempre por delante con una diferencia que alcanzó los siete puntos (11-4) a los cuatro minutos, y los aciertos exteriores, sobre todo de Jaime Fernández.

No obstante, los ucranianos fueron cerrando el tiro español, y se acercaron en el marcador (13-10) a los siete minutos, aunque su presión no fue suficiente para hacer peligrar el triunfo español al final del primer cuarto (20-14).

Tras un minuto de errores colectivos y sin anotaciones, los visitantes se fueron aprovechando de la debilidad local. Quino Colom contrarrestaba las acciones ucranianas mientras Brobrov hacía mucho daño en el aro rival y los errores hispanos daban vida al conjunto de Ievgen Murzin. La altura era un problema para los jugadores de Sergio Scariolo, que movía el banquillo buscando desequilibrio en su oponente y en las marcas (27-21).

La inspiración de Jaime Fernández, máximo anotador español, mantenía arriba a los suyos, aunque los ucranianos aprovechaban cualquier despiste para acercarse en el marcador (30-27). Sólo las acciones individuales y los errores colectivos salvaban una situación de agobio español, y un tiple de Abalde y los tiros libres de Beirán decantaron el cuarto del lado hispano (39-31).

España sentenció tras el paso por vestuarios

Tras el descanso, Sebas Saiz mantuvo a España, aunque tuvo la respuesta del poderoso pívot del San Pablo Burgos Kravtsov, que mantuvo la incertidumbre en el resultado tras un parcial de 0-6 (40-37).

El intercambio de canastas obligó a Scariolo a pedir un nuevo tiempo muerto con 51-48 en el marcador tras otro parcial favorable a los visitantes 0-5, aunque sus jugadores siguieron por delante al final del tercer acto (54-48).

Los últimos diez minutos fueron los más igualados e intensos, con Ucrania apretando y desdibujando con el paso de los minutos a una selección española que por momentos perdía el sitio en el campo. Solo algunas acciones individuales resolvían el problema hasta que un imponente Bobrov abrió con su acierto un mar de dudas en los de Scariolo.

El empate a sesenta llegó a cuatro minutos del final y llegó entonces la aparición de Pablo Aguilar, que aportó cinco puntos consecutivos (70-64) a falta de minuto y medio para el final. Cuando todo parecía resuelto, una falta antideportiva pitada a Saiz tras una técnica lo cambió todo a trece segundos del final. Afortunadamente para España, Ucrania no aprovechó la jugada que buscaba el triple exterior de Herun, y Llovet selló el triunfo y el billete para el Munidal desde la línea de tiros libres.

España 72-68 Ucrania

España: San Miguel (5), Abalde (11), Fernández (17), Vázquez (-) y Aguilar (5), -quinteto inicial-, Sergi García (-), Nacho Llovet (2), Quino Colom (12), Sebas Saiz (12), Darío Brizuela (8) y Javier Beirán (-).

Ucrania: M. Pustozvonov (4), Oleksandr Lypovyy (10), Vyacheslav Bobrov (21), Viacheslav Kravtsov (10) y Bogdan Bliznyuk (8), -quinteto inicial-, Ihor Boiarkin (5), Volodymyr Herun (10), Serhii Pavlov (-), Olksandr Riabchuck (-) y Andrii Myronenko (-).

Parciales: 20-14 | 19-17 | 15-17 | 18-20

Árbitros: Ademir Zurapovic, Martin Horozov y Tanel Suslov.

Incidencias: Partido de la cuarta jornada de la segunda ronda de clasificación del grupo I de la Copa Mundial 2019 disputado en el Pabellón Santiago Martín, de Los Majuelos, en La Laguna, ante 4.500 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de Patrick Baumann, secretario de FIBA.