Gomis, durante un encuentro. Foto: Twitter (@ASSEofficiel)

Gomis, durante un encuentro. Foto: Twitter (@ASSEofficiel)

Deportes LIGUE 1

Gomis, futbolista del Saint-Étienne: muere tiroteado con un AK-47 semanas después del asesinato de su hermano

Noticias relacionadas

Nueva trágica historia en el mundo del fútbol. William Gomis, canterano del Saint Etienne de tan solo 19 años, ha resultado muerto después de un tiroteo con un AK47 en la Costa Azul. Según el diario francés L'Èquipe, la policía francesa habría admitido que la principal causa de la muerte podría estar motivada por el tráfico de sustancias estupefacientes. 

El propio club francés ha comunicado la muerte de su exjugador, admitiendo el dolor que sienten "dirigentes, entrenadores y futbolistas" y expresando todas sus condolencias a la familia. Gomis no ha sido el único fallecido, ya que un chico de tan solo catorce años de edad también ha sido asesinado. Otro medio francés como Van Matin asegura que aún no se conoce la identidad de los perpetradores, los cuales continúan huidos pese a la labor policial por intentar encontrarles. Además, apuntan que se han encontrado casquillos de diferentes tamaños en el lugar de los hechos. 

Hace solo unas semanas, el hermano del defensa también tuvo un trágico final al fallecer después de ser disparado con una pistola. El joven defensa fue uno de los jugadores claves para conseguir que el filial del equipo galo consiguiese ascender a la segunda categoría del fútbol francés. 

Otras trágicas muertes de deportistas

En los últimos meses también se conoció el caso de Tyler Honeycutt, jugador del Khimki, equipo de baloncesto ruso, quién murió tras un tiroteo con la policía en Los Ángeles. El alero se atrincheró en una vivienda del barrio de Sherman Oaks, donde se suicidó pese a las indicaciones policiales de que abandonase el hogar sin ningún arma en la mano.

Al igual que en este caso, las drogas pudieron ser la principal causa, al admitir la madre del norteamericano que consumía "gas de la risa" desde hace varias semanas, el cual le había "estropeado el cerebro", impidiéndole "comer o dormir" de una forma normal.