Juan Porras Blanco, autor de Er Prinzipito, adaptación del clásico al andaluz.

Juan Porras Blanco, autor de Er Prinzipito, adaptación del clásico al andaluz. Fernando Ruso.

Libros Literatura y regionalismos

'Er Prinzipito', una versión en andaluz contra los "finolis"

El antropólogo y profesor de Cultura Andaluza defiende que con su adaptación del clásico de Saint-Exupéry se ayuda a vencer el estigma que persigue a la lengua andaluza. 

Pepe Barahona Fernando Ruso

—¿Hacía falta una traducción de El Principito a la lengua andaluza?

—¿Acaso estorba? ¿Hace falta que nos expresemos en andaluz? Si nos molesta la diversidad lingüística, también nos molesta la diversidad humana. Y yo, como doctor en Antropología, prefiero la diversidad y hago uso de mi derecho a emplear mi lengua para que otros disfruten de la filosofía que emana esta obra, pero en su propio acento, porque así se siente mejor.

Juan Porras Blanco es el autor de Er Prinzipito, la adaptación del clásico de Antoine de Saint-Exupéry al “andalú”. Un libro que empieza así. “Una beh, kuando yo tenía zeih z'añiyoh, bi un dibuho mahnífiko en un libro a tento'e la zerba bihen ke ze yamaba 'Histoires Vécues (Ihtoriah bibíah)'”.

¿Lo entienden? “Yo siempre recomiendo que la gente lo lea en voz alta, porque el andaluz viene de la oralidad y al oírlo es cuando se reconoce”, detalla Porras, doctor en Antropología Social y Cultural por la Universidad del País Vasco, licenciado en Filosofía por la de Granada y profesor asociado en la Universidad Pablo de Olavide (UPO). También miembro de la ZEA, Sociedad para el estudio del andaluz o Zoziedá pal Ehtudio'el Andalú, un ente que según explica el propio Porras aglutina a lingüistas, historiadores, escritores y todo un variopinto grupo de ‘andalófilos’.

—¿‘Andalófilos’?

—Sí, amigos del andaluz. Somos una asociación que desde el año 2006 promovemos el debate en torno a cómo escribir en andaluz. Y también para defender nuestra lengua frente a los ataques que recibimos. Organizamos la Junta de Escritores en Andaluz, una reunión que se viene desarrollando bianualmente desde el año 2002.

Un ejemplar de Er Prinzipito.

Un ejemplar de Er Prinzipito. Fernando Ruso.

—Porque el andaluz ¿es una lengua?

—El andaluz es un sistema lingüístico con identidad propia, eso es innegable, y se puede catalogar como lengua, como dialecto o como habla. Y esa catalogación se hace desde un punto de vista ideológico. Hay academicistas que niegan la existencia del andaluz. Es más bien una cuestión política. Hay quien incluso lo devalúa al nivel de acento, y me refiero a la propia presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Para mí es una lengua, y Er Prinzipito está traducido al ‘andalú’ usando el dialecto algarbeño, empleado en la comarca malagueña de la Algarbía. De donde soy.

Concejal por 'Mijas gana'

Juan Porras, o Huan Porrah según él se presenta, es de Málaga, mas concretamente de Mijas, donde fue concejal. En las pasadas elecciones de 2015 se presentó por el partido ‘Mijas gana’, afín a Podemos, sin conseguir representación en la corporación municipal. Políticamente de izquierdas, el autor de Er Prinzipito también está vinculado, aunque no milita, al Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), al que pertenece Diego Cañamero o Andrés Bódalo, en prisión por varias y controvertidas intervenciones de protestas. De hecho, la presentación de la adaptación de Saint-Exupéry es este martes en la sede local del SAT en Sevilla. Un hecho que, según defiende el autor, ha alimentado aún más si cabe la polémica en torno a “este hecho histórico”.

El autor de Er Prinzipito dando clase a sus alumnos.

El autor de Er Prinzipito dando clase a sus alumnos. Fernando Ruso.

“Es un paso más para quitarle el estigma a la lengua andaluza”, reivindica Porras, que pregunta al periodista de EL ESPAÑOL si tiene que hablar en castellano durante la entrevista para ser entendido. Por fortuna para el autor de Er Prinzipito, su interlocutor es también andaluz, del Bajo Guadalquivir, nacido en Lebrija y, por lo tanto, paisano de Elio Antonio de Nebrija, autor de la primera gramática castellana.

“Nebrija fue un traidor de su tierra”, sorprende Porras. “Sí, porque aconsejó a los Reyes Católicos que se impusiera la norma castellana o toledana en detrimento de la pujante de la Baja Andalucía, y le hizo flaco favor a su tierra”, argumenta el antropólogo, que ha usado varias fuentes para la adaptación de El Principito al ‘andalú’.

Seis meses y varias fuentes

Dos ejemplares del Francés, tres del Castellano y uno del Inglés para fundirlos en Er Prinzipito. “Una posición mental de cómo sería la obra de Saint-Exupéry al habla de mi zona”, explica. El proceso ha durado seis meses, interrumpidos por sus clases como profesor de Cultura Andaluza en la UPO y su labor como labriego. “La ventaja —sostiene el autor— es que El Principito es un libro corto, si hubiese sido el Quijote como muchos me proponen de broma…”.

Por fortuna para él, la idea de traducir la obra de Saint-Exupéry parte de la editorial alemana Tintenfass, gestionada por un matrimonio de profesores universitarios que ya han adaptado El Principito a más de 70 lenguas minoritarias. Así, se puede leer este clásico en varios dialectos del alemán o del francés, pero también en la lengua de los indígenas americanos, en pastún y, ahora, en ‘andalú’.

Porras defiende que su obra es perfecta para que los profesores de Secundaria propongan su lectura a sus alumnos. “Así se puede disfrutar de la filosofía que emana ‘El Principito’ pero en la lengua vernácula de los andaluces”

“Fue una ‘pechá’ —barbaridad— de escribir”, detalla el autor de la adaptación. Porras defiende que su obra es perfecta para que los profesores de Secundaria propongan su lectura a sus alumnos. “Así se puede disfrutar de la filosofía que emana ‘El Principito’ pero en la lengua vernácula de los andaluces”, argumenta. “Porque no es lo mismo leerlo en ‘finolis’ o en Francés, que en su propia lengua, en ‘andalú’ se siente más”, justifica.

No es 'un cateto de campo'

Por eso, Juan se deshace de la polémica que lleva observando con atención desde que se anunció la presentación de Er Prinzipito en la sede del SAT en Sevilla. “Supongo que parte de quienes critican esta iniciativa son gente que odian al sindicato, pero esto es algo cultural”, defiende Porras. “Y me da pena —añade— que la gente proyecte su odio hacia un proyecto tan bonito e interesante como este”.

“Sé que muchos pensarán que soy un cateto de campo, quizás desde el desconocimiento, o desde el odio, pero por desgracia para ellos soy doctor en Antropología, licenciado en Filosofía y profesor universitario y me lo he currado —zanja Porras—, le pese a quien le pese”.

El autor de Er Prinzipito.

El autor de Er Prinzipito. Fernando Ruso.