El teniente alemán Erwin Rommel y una ofensiva de las tropas alemanas durante la Gran Guerra.

El teniente alemán Erwin Rommel y una ofensiva de las tropas alemanas durante la Gran Guerra.

Historia 100 años del fin de la Gran Guerra

El día que Rommel capturó a 1.500 italianos sacudiendo su pañuelo

La lluvia no había cesado en los últimos cinco días en el valle del río Isonzo, al norte de Italia, donde transcurría la batalla de Caporetto. Las tropas alemanas, que habían sido enviadas a la zona para reforzar al ejército austrohúngaro y abrir brecha en el frente enemigo con un ataque sorpresa, sin bombardeo previo y valiéndose de señuelos, estaban empapadas y congeladas. Todos aguardaban impacientes la orden para iniciar la ofensiva que había de asegurar el monte Matajur, pero los minutos se consumían y el frío se acrecentaba. Al teniente Erwin Rommel, de 26 años, agotado, se le había encomendado la misión de avanzar lo máximo posible hacia el oeste.

Italia le había declarado la guerra a las potencias centrales en mayo de 1915. Tras más de dos años de enfrentamientos, la moral de las tropas italianas estaba por los suelos debido a dos motivos: el escasísimo territorio arañado a Austria y la enorme cantidad de bajas que habían sufrido, no solo a causa de las balas que se escupían de las otras trincheras, sino también de su alto mando, que ejecutaba a sus soldados por infracciones disciplinarias. La línea de defensa, en este contexto, no era todo lo férrea posible.

La operación encomendada a Rommel, futuro jerarca nazi y mariscal de la Wehrmacht durante la II Guerra Mundial, arrancó en la mañana del 24 de octubre de 1917. Bajo su mando marchaban varias compañías del batallón de montaña Württemberg. En esa primera fase de la ofensiva, bastante tranquila, el destacamento no alcanzó avances significativos en el plano militar aunque sí consiguió un botín, en ese momento, mucho más importante: reservas de comida destinadas a los oficiales italianos que les ayudaron a saciar el hambre.

Un par de soldados alemanes tratan de avanzar en 1917 en el frente italiano.

Un par de soldados alemanes tratan de avanzar en 1917 en el frente italiano.

Los alemanes se internaron en territorio enemigo a través de caminos ocultos que utilizaban los italianos para reabastecerse. En torno a las 9:15 de la mañana del día 25, y tras haber intercambiado alguna ráfaga de fuego, Rommel ya había hecho prisioneros a 1.500 soldados del bando aliado. "El trabajo marchaba sobre ruedas. Los vehículos capturados nos ofrecieron delicias inesperadas. De repente, todos los esfuerzos y batallas de las pasadas horas habían sido olvidadas", escribiría más tarde el teniente alemán en sus memorias, Infantry Attacks. Antes de ponerse el sol apresarían a otros 2.000 hombres y 50 oficiales italianos.

Al día siguiente, Rommel había ocupado Jevscek, un pequeño asentamiento al oeste de Lucio, donde los habitantes eslovenos habían ofrecido a sus hombres café y fruta. Ya solo quedaba la última fase de la ofensiva, que consistiría en un ataque frontal al monte Matajur. Esa misma mañana, la del 26 de octubre, a primera hora, se produjo un acontecimiento inesperado. Rommel se topó con el campamento del 89º regimiento de la brigada Salerno y en vez de acribillar a los italianos a balazos, los redujo con palabras:

"Con la sensación de ser obligado a actuar antes de que el enemigo decidiese hacer algo, salí del borde del bosque y, avanzando firmemente, exigí, llamando y agitando mi pañuelo, que el enemigo se rindiera y dejara las armas. La masa de hombres me miró fijamente y no se movió. Me encontraba ya a cien metros de la línea del bosque y era imposible ponerme a cubierto si recibía fuego enemigo. Tuve la impresión de que no debía quedarme quieto o estábamos perdidos".

Una compañía alemana se toma un respiro durante la ofensiva para conquistar el monte Matajur.

Una compañía alemana se toma un respiro durante la ofensiva para conquistar el monte Matajur.

Sorprendentemente, y movidos por su baja moral, los soldados italianos tiraron las armas, corrieron hacia Rommel, lo levantaron en brazos y gritaron:"¡Viva Germania!". Solo hubo un oficial que dudó en rendirse y recibió un balazo de uno de sus propios hombres. Los alemanes se enfrentaban ahora un problema logístico: cómo controlar a todos los prisioneros, que ya se contaban por varios miles. El teniente, al que luego se le conocería con el sobrenombre de El zorro del desierto, llamó a uno de sus oficiales y a tres soldados para que se hiciesen cargo de los reclutas de la brigada Salerno.

Sin embargo, desde el alto mando llegó una orden dirigida a Rommel que le obligaba a frenar la ofensiva, pero su respuesta fue enérgica: "Pensé en romper mi compromiso y regresar... ¡pero no! La directiva fue dada sin conocimiento de la situación sobre el terreno [ya se encontraban en las pendientes del monte Matajur]. Quedaba trabajo por hacer y cada soldado del batallón Württemberg, en mi opinión, equivalía a 20 italianos".

La mayoría de los hombres de Rommel fueron obligados a cumplir las órdenes y retroceder, pero el teniente alemán se quedó con un centenar de soldados de infantería y seis cuadrillas de ametralladoras pesadas. Y lo que había sucedido antes con el 89º regimiento del batallón Salerno, se repitió con el 90º regimiento, aunque en esta ocasión sí fue necesario intercambiar varias ráfagas de fuego antes de que entregasen las armas. "Rápidamente, antes de que los italianos se diesen cuenta de los pocos que éramos —narraría Rommel—, separé a los 35 oficiales de los 1.200 hombres. El coronel capturado se enfureció cuando vio que éramos solo un puñado de soldados alemanes".

Algunos de los soldados italianos hechos prisioneros por Rommel.

Algunos de los soldados italianos hechos prisioneros por Rommel.

Minutos más tarde, al mediodía del 26 de octubre, Rommel y su compañía hicieron cima en lo alto del monte Matajur y dispararon una bengala blanca y tres verdes en señal que la operación había sido un éxito. En un intervalo de 52 horas y sin apenas descanso, Rommel había capturado 81 armas pesadas, 150 oficiales y 9.000 hombres. Solo seis de sus hombres murieron en el enfrentamiento y 36 resultaron heridos. Fue una operación de proporciones homéricas que le valió la más alta condecoración prusiana, la Pour la Mérite, y el ascenso a capitán. Caporetto fue la graduación por todo lo alto de Erwin Rommel en la Gran Guerra.