Carmen Martínez-Bordiú tiene un nuevo novio.

Carmen Martínez-Bordiú tiene un nuevo novio.

Famosos EL AMOR NO TIENE EDAD

Timothy, el joven de 30 años que enamoró a Carmen Martínez Bordiú en un yate

La nieta de Franco presume de tener a su lado a un joven interesado en la filosofía que ha llegado desde las antípodas para rejuvenecer su corazón.

Carmen Martínez-Bordiú (66 años) está feliz y rejuvenecida junto a su nueva pareja. Se trata de Timothy, un treintañero de origen australiano con el que ya pasea de la mano por Madrid y del que presume delante de sus amigas en los locales de moda de la capital, aunque todavía no ha querido presentárselo a su madre, Carmen Franco Polo (91).

Según cuentan a JALEOS personas conocedoras de esta nueva amistad entre este joven y la nietísima, su flechazo se fraguó en alta mar. Se conocieron este verano en un yate en el que estaban disfrutando de una reunión con unos amigos en común y desde entonces se han vuelto inseparables. Timothy, que es como se llama, tiene el pasaporte australiano y británico y es el personal trainer y coach espiritual de Carmen, ya que es experto en terapias emocionales y guía en temas de carácter sentimental. No es de extrañar, entonces, el entusiasmo que muestra Bordiú con esta nueva etapa vital, ya que parece que su nuevo acompañante le ha contagiado sus dotes para equilibrar su vida y centrarse en ella misma.

La nietísima de Franco no suelta de su mano al joven rubio, de ojos rasgados y barba de tres días con el que camina por el madrileño barrio de Salamanca. Es en ese barrio donde tiene su piso de 300 metros cuadrados, en el que también lleva viviendo su nuevo amor a pesar de que su idilio comenzó hace tan solo un mes. Sin embargo, el hecho de que le hayan alargado el contrato ha multiplicado sus ganas de quedarse más tiempo en España y así disfrutar más de la compañía de su 'amiga especial'.

Carmen Martínez-Bordiú con su nuevo y joven amor.

Carmen Martínez-Bordiú con su nuevo y joven amor. 'Corazón TVE'

Tanto es así que el estilismo de la nietísima ha rejuvenecido de la noche a la mañana y ha sacado de su armario los vaqueros ceñidos y el atrevido estampado de leopardo para demostrar que no teme al qué dirán. La portada de la revista Corazón TVE ha desvelado el rostro del joven con el que aparece, no solo disfrutando de un paseo hacia el cine en la ya oscura noche de la capital, sino también conversando, a ratos con una sonrisa en la cara y en otras ocasiones con un semblante más intenso con el que se intuye que la temática del debate era más intenso.

Quizá en uno de esas serias conversaciones decidieran hablar de temas trascendentales como de Filosofía oriental, una disciplina que estudió el hombre que ha sustituido al empresario Luis Miguel Rodríguez 'El Chatarrero', la última pareja conocida de Martínez-Bordiú, y según apuntan, motivo por el que contrató los servicios de coaching de Timothy.

Por el momento, su amor ha demostrado que es capaz de romper cualquier barrera. Nacieron a 20.000 kilómetros de distancia, les separan 34 años y ni siquiera comparten el mismo idioma materno, pero Carmen se maneja perfectamente hablando en inglés, que es la lengua en la que se comunican.

Carmen Martínez Bordiu y Luis Miguel Rodríguez durante una corrida de toros el año pasado.

Carmen Martínez Bordiu y Luis Miguel Rodríguez durante una corrida de toros el año pasado. Gtres

Con todo ello, la hija de Carmen Franco está viviendo una segunda juventud gracias a que se declara, según la citada publicación, "profundamente enamorada" del neozelandés. Por eso, las sesiones 'golfas' de cine, los paseos cogidos de la mano y las salidas románticas han vuelto a ser parte de su agenda diaria.

Tras su ruptura con 'el rey de la chatarra', a finales de verano de 2014, Martínez-Bordiú ha querido estar más pendiente de su madre, que el pasado mes celebró su cumpleaños con un lujoso crucero por el Danubio. Además, Carmen ha cumplido el sueño de su madre y le ha regalado un viaje a Irán, un país que siempre deseó conocer con todos los gastos pagados. Está claro que a la nietísima le sobra amor tanto para su nueva conquista como para su amada progenitora.

[Más información: Nos colamos en el lujoso ático de la familia Franco]